MALTRATO ANIMAL

Condenado a 18 meses de cárcel por dar muerte a tres buitres con veneno

Un buitre leonado sobrevuela el cielo del Parque Nacional de Monfragüe. EFE/J.J.Guillen Un buitre leonado. EFE/J.J.Guillen

El Juzgado de lo Penal número 1 de Cáceres ha condenado a 18 meses de cárcel al responsable de una explotación de ganado ovino en Plasenzuela por dar muerte a tres ejemplares protegidos de buitre leonado rociando con veneno a varias ovejas muertas de su propiedad que dejaba a disposición de estas aves carroñeras.

Además se le impone una multa, con una cuota diaria de tres euros, durante 21 meses, y deberá indemnizar a la Dirección General de Medio Rural de la Junta con 18.000 euros, 6.000 por cada buitre.

En concreto se le atribuye un delito continuado de maltrato de animales domésticos con resultado de muerte y de un delito continuado contra la fauna silvestre por la muerte de los animales protegidos, ambos delitos en relación de concurso medial, con un delito continuado de uso de veneno.

Según la sentencia, el acusado mezclaba los insecticidas “clorpirifos” y “sulfotep”, cuyo uso es letal y está prohibido, con maíz, pienso, avena y garbanzos, mezcla con la que envenenó además a cuatro palomas domésticas.

Asimismo, rociaba “de modo sistemático” a sus ovejas con la sustancia, con el resultado de “al menos 200 de ellas muertas” y para matar a los buitres que se alimentaban en el muladar próximo a la explotación.

Los hechos sucedieron el pasado 7 de abril de 2019, cuando agentes del Seprona localizaron dos cadáveres de buitre leonado próximos a la finca y, con ayuda del servicio cinológico de la Junta, un tercer cadáver de este animal.

Además, se encontraron aproximadamente 200 cadáveres de ovejas apiladas para que las aves carroñeras se las comieran y, guardado en el armario de una nave, un cubo de plástico con la leyenda “veneno”, con la mezcla citada, y una garrafa de plástico con unos dos litros de líquido.

En la explotación del condenado desde 2017 han muerto 244 ovejas según el censo de enero de 2019 “sin que las mismas presentaran ningún rastro de lesión ni de enfermedad según las necropsias realizadas a algunos de los cadáveres”, apunta la sentencia.

A juicio del magistrado, “no puede establecerse con seguridad que la muerte de las ovejas fuera el resultado buscado por el acusado”.

Asimismo, en la finca arrendada por el acusado han aparecido otros cadáveres de buitres leonados, que no fueron objeto de investigación por desconocerse su hallazgo por la Guardia Civil.

Los buitres leonados envenenados con la carne de las ovejas rociadas con las sustancias han sido valorados en 6.000 euros cada uno de ellos. EFEverde.

 




Secciones:                
EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com