QUERELLA CONTAMINACIÓN

La Fiscalía de Barcelona se querella contra una planta de compostaje por vertidos

Vertidos de una planta de compostaje. EFE/ J.J. Guillen/ARCHIVO

La Fiscalía de Barcelona se ha querellado contra una empresa de compostaje de Manlleu (Barcelona) y su gestor por los vertidos contaminantes generados por la planta en un terreno de cultivos cercano, al menos desde 2015, pese a haber recibido numerosos requerimientos e inspecciones.

La querella, presentada ante los juzgados de instrucción de Vic (Barcelona) por un delito contra los recursos naturales, el ministerio público pide al juez que, como medida cautelar, ordene clausurar el vertido de aguas residuales sin tratar procedente de la planta de compostaje, mientras la empresa no adopte las medidas necesarias para evitar los residuos contaminantes.

Querella por vertidos

La Fiscalía, en base a los análisis de los vertidos de la planta, sostiene que la actividad de la empresa provoca sustancias contaminantes que fluyen por un terreno cercano, lo que además de dañar los cultivos supone un “grave riesgo para los ecosistemas naturales y el medio ambiente”.

Según el ministerio público, la empresa y el director querellado, que gestiona la planta desde 2018, “han sido plenamente conocedores de la situación descrita a lo largo de los años, dados los numerosos requerimientos e inspecciones llevados a cabo por la administración”, pero se han limitado a aplicar “medidas parciales que se han revelado como ineficaces, tolerando conscientemente con su pasividad una grave alteración del medio”.

La empresa comenzó en 1995 su actividad de valorización de residuos orgánicos mediante el compostaje y desde 2012 cuenta con licencia ambiental para llevar a cabo labores de compostaje y de recepción y gestión de residuos, sin autorización para realizar vertidos al dominio público hidráulico.

A raíz de una denuncia presentada por el propietario de los terrenos afectados, los Mossos d’Esquadra inspeccionaron la zona, entre noviembre de 2019 y febrero del año pasado, y comprobaron que por la finca discurría un líquido marrón que formaba pequeños charcos y acababa infiltrándose en el terreno.

Afección por los lixiviados

También detectaron zonas del campo del denunciante donde los cultivos no crecen y que, precisamente, coinciden con el curso de los lixiviados procedentes de la planta de compostaje.

A raíz de las muestras analizadas, se comprobó que las aguas pluviales sucias de la balsa de la planta presentan una elevada toxicidad y un alto nivel de amonio, así como concentración de migroorganismos indicadores de contaminación fecal producto de los residuos orgánicos en descomposición.

Según la querella, los líquidos hallados en el campo de cultivo proceden de la “infiltración y mezcla de las aguas residuales producidas por la empresa”, lo que en opinión del fiscal debería ser corregido “a la mayor brevedad posible, ya que su carga contaminante es susceptible de afectar a las aguas subterráneas y superficiales de la zona”.

De hecho, añade la querella, las instalaciones de la planta se encuentran sobre una masa de agua subterránea que forma parte del acuífero de la Plana de Vic.

En los últimos años, según la denuncia, tanto el Ayuntamiento de Manlleu como la Agencia Catalana del Agua (ACA) han abierto expedientes a la empresa por las filtraciones contaminantes, sin que la planta haya corregido debidamente la situación. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com