COMPOSTAJE CO2

Compostaje, el antídoto verde

Compostaje, el antídoto verde

Las familias y pequeños grupos de personas pueden aportar su granito de arena para disminuir la presencia de uno de los principales gases causantes del calentamiento del planeta, el CO2, apuntándose al compostaje.

Según un informe realizado por la consultora independiente InclamCO2, para la asociación ecologista Amigos de la Tierra, AdT, (www.tierra.org) el denominado compostaje descentralizado o doméstico es una buena “receta” para ahorrar emisiones de gases de efecto invernadero.

 Pero ¿qué es el compostaje doméstico, en qué consiste?. Para la asociación Amigos de la Tierra “se trata de una práctica sencilla para gestionar la fracción orgánica de los residuos, ya que, a través de su descomposición aerobia (en contacto con el oxígeno) se obtiene ‘compost’, material rico en nutrientes muy beneficioso para el suelo, que ayuda a reducir la erosión y a mejorar la vida vegetal y es un abono de excelente calidad, que se podría conseguir en los propios domicilios o en centros comunitarios próximos”.

“De esta manera se cierra, sin necesidad de transporte, el ciclo de los residuos orgánicos, por lo que, en el caso del compostaje doméstico, la producción de emisiones de gases de efecto invernadero se puede considerar nula”, según InclamCO2 (www.inclam.com).

El informe de AdT analiza los sistemas de gestión de residuos, desde su recogida hasta su traslado a un lugar de reciclaje, y compara las emisiones de CO2 del tratamiento de la fracción orgánica de los desperdicios en un vertedero, una incineradora, una planta de compostaje tradicional y el compostaje doméstico.

En la comparativa también se incluye una planta de biometanización, una instalación que trata la basura y, a partir de la fermentación y degradación de su materia orgánica, genera ‘biogás’ (gas combustible, en su mayor parte metano) y ‘compost’.

El estudio de AdT demuestra que en un proyecto tipo de compostaje doméstico, en el que participan 80 familias, se pueden ahorrar al año entre 800 kilogramos y una tonelada de gases de efecto invernadero, es decir lo que emitiría un coche recorriendo 3.200 kilómetros, en comparación con el tratamiento de estos residuos en diferentes tipos de plantas de tratamiento.

 REDUCIENDO LA HUELLA DE CARBONO.

El estudio de AdT abarca todos los factores relacionados con la ‘huella de carbono’, es decir con el cálculo de las emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo de todo el proceso que se esté estudiando, desde el agua utilizada, hasta la electricidad y, por último, el transporte, el mayor generador de gases de efecto invernadero.

 Para reducir las emisiones de CO2, AdT, que realiza proyectos de promoción del compostaje doméstico desde hace quince años, llegando a cerca de 50.000 personas, solo en España, propone fomentar la producción de ‘compost’ en las casas, y plantas comunitarias y descentralizadas cercanas a los municipios.

“La gestión de la fracción orgánica de los residuos es una de las más sencillas”, según Alodia Pérez Muñoz, responsable del Área de Recursos Naturales y Residuos, de AdT, quien explica en entrevista con Efe, los pormenores y ventajas del compostaje doméstico como “antídoto” o “vacuna” para las emisiones de CO2.

Explica Alodia Pérez que la “fracción orgánica de los residuos es la parte del contenido de nuestra bolsa de basura que se descompone de manera natural, por ejemplo los restos de comida, hojas, ramas, papel, etc.”

“Esta fracción supone normalmente entre un 40 y un 50 por ciento de los residuos domésticos, por lo que su tratamiento adecuado reduce en gran medida los impactos ambientales de los desechos de una casa”, añade la experta.

Según Pérez “la gestión mayoritaria de estos desechos es el vertido o incineración, con graves impactos ambientales asociados, por su inestabilidad en la descomposición y por su elevado contenido en carbono, que al quemarse se convierte en precursores de las dioxinas y los furanos -contaminantes ambientales persistentes-”.

 “Afortunadamente -según la experta de AdT- el tratamiento de la materia orgánica de los residuos mediante compostaje y biometanización está aumentando en muchos países y regiones, que tratan de dar una salida adecuada a estos recursos, recuperando su valor y cerrando el ciclo natural de la materia orgánica”.

Señala Alodia Pérez que “la gestión de los residuos tiene su huella de carbono asociada, y la fracción orgánica se calcula desde el momento en que la basura se deposita en el contenedor (o compostador en el caso del compostaje) hasta que ese residuo es recuperado o eliminado, teniendo en cuenta el transporte y el consumo de electricidad y agua, a lo largo de todo el proceso”.

 ABONO ORGÁNICO Y NATURAL.

“El compostaje doméstico tiene ventajas ambientales con dos vertientes: por un lado reduce los residuos destinados a una gestión por métodos más comunes, ahorrando transporte, vertido e incineración y, por otra parte, permite obtener un abono orgánico natural, reducir el aporte de químicos a los suelos y recuperar la materia orgánica que es cada vez más escasa en los suelos de nuestro planeta”, señala la responsable de AdT.

Según explica Pérez para un proyecto tipo de compostaje doméstico, como el tomado como referencia por el estudio de InclamCO2, “se selecciona a un número de familias interesadas en participar, se les da una formación sobre la práctica del compostaje, y se les entregan una serie de materiales didácticos y prácticos (compostera, aireador, etc.)”.

Después “cada familia inicia el proceso en su domicilio y los monitores del proyecto hacen entre dos y cuatro visitas a cada casa para poder resolver dudas y ayudar con el proceso. Luego se recopila información sobre los residuos gestionados, problemas encontrados y ‘compost’ obtenido y, a los 8-10 meses, se realiza una reunión de evaluación y conclusiones”, explica.

 Según la experta de Amigos de la Tierra “los tres tipos de compostaje: doméstico, comunitario y en plantas descentralizadas, presentan grandes ventajas para el medio ambiente, frente al vertido o incineración pero, dado que cuanto más se reduce el transporte, menor es la ‘huella de carbono’, el doméstico o el comunitario ofrecen mejores resultados si están localizados cerca de los puntos de generación”.

Según esta ecologista, “los países con más tradición de compostaje doméstico, y donde se hace en más domicilios, son los del norte y del centro de Europa”.

A quienes quieran iniciarse en el compostaje doméstico, “una práctica sencilla y que aporta muchas satisfacciones”, esta experta les aconseja primero “valorar el espacio y los residuos orgánicos que tienen”.

 “Si el espacio es pequeño y no tienen jardín ni huerto, lo ideal es el ‘vermicompostaje’, en el que participan lombrices aportadas; pero si tienen un patio, huerto o jardín, el compostaje tradicional, en el que los organismos acceden a los residuos de manera natural, es la mejor opción”, señala Pérez.

Los usuarios domésticos “deben decidir el tamaño de su compostador, en función de la cantidad de residuos generados. Una vez introducidos los residuos/materias primas por primera vez, se trata de un proceso continuo, en el que se van introduciendo residuos según se van generando”, explica.

Alodia Pérez recomienda “controlar la aireación, removiendo de vez en cuando, y la humedad, equilibrando los materiales que se introducen (húmedo-seco). El volumen desciende muy rápido, y cuando deja de bajar, significa que el proceso está terminándose y se puede sacar la primera cosecha de ‘compost’”.

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies