HURACANES ATLÁNTICO

Comienza la temporada de huracanes en el Atlántico

Daños en Daytona (EEUU) por el huracán Sandy en 2010 Fotografía de archivo de un huracán. EFE/Gerardo Mora

Con la COVID-19 como agravante y muchas probabilidades de formación de una tormenta tropical en el Golfo de México en 48 horas, este lunes ha comenzado oficialmente la temporada de huracanes en el Atlántico, lo que significa el inicio de seis meses de inquietud para millones de personas.

La temporada, que, según todos los pronósticos, va a ser más activa de lo normal, se ha adelantado este año con las tormentas tropicales Arthur y Bertha, formadas en mayo, a las que en los próximos dos días se puede sumar Cristóbal.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH), hay un 90 % de probabilidades de que un sistema de bajas presiones derivado de la tormenta tropical Amanda del Pacífico se convierta en el Golfo de México en la tercera tormenta tropical de 2020 que, de acuerdo con la lista, llevará un nombre en español: Cristóbal.

Según los meteorólogos, este año habrá de 13 a 19 tormentas tropicales con nombre (con vientos de 63 kilómetros por hora), de las cuales de 6 a 10 podrían convertirse en huracanes, con vientos de 119 km/h.

Y de esos huracanes de 3 a 6 podrían llegar a ser mayores, es decir con vientos máximos sostenidos de 178 km/h o más.

Habla el CNH

Tony Reynes, meteorólogo del CNH, ha declarado a Efeverde que con la COVID-19 todo es más lento y no se pueden dejar los preparativos hasta cuando se emitan avisos de tormentas.

“La lección más importante que nos ha dejado la COVID-19 estos meses es no esperar a lo último. Ahora es el momento de prepararse. Haga su plan de contingencia”, ha incidido Reynes.

El experto señala que esta temporada atlántica trae muchos retos para las autoridades de EE.UU., que deberán modificar sus planes de contingencia especialmente en lo que se refiere a las evacuaciones y refugios.

Sobre la tormentas tempraneras, Reynes ha expuesto que en los últimos dos a tres años ha habido “una actividad un poco más alta en términos de ciclones antes de la temporada oficial”.

Sin embargo, aclara que estos fenómenos no son “ciento por ciento tropicales”, sino más bien híbridos, es decir, una combinación de condiciones tropicales e invernales sin la fuerza de los de la temporada oficial, que termina el 30 de noviembre.

Caribe, la ruta de los huracanes

La temporada en la cuenca atlántica, en que según los pronósticos pueden caber hasta tres ciclones importantes, amenaza especialmente porciones de México y Estados Unidos, pero una de las áreas más golpeadas es siempre el Caribe, ha destacado Reynes.

“Las Antillas Mayores, las Antillas Menores y la Islas Vírgenes se encuentran en la ruta más utilizada por los huracanes, especialmente durante los meses de agosto, septiembre y octubre“, ha detallado.

Eso se debe a muchos factores, pero principalmente, a la intensificación de un sistema de altas presiones en el Atlántico Central, a la altura de la isla de Bermuda, que “bloquea el paso de los huracanes hacia el norte y no les queda otro remedio que pasar por el Caribe.

En Puerto Rico, donde aún queda mucha infraestructura por reparar dañada tras el huracán María de 2017, el gobierno continúa sin un plan de emergencias para afrontar la nueva temporada.

En esta isla, como en todo el Caribe, buscan reforzar el distanciamiento social e higiene, que será más difícil de controlar en refugios en caso de evacuaciones.

En las Bahamas, donde el huracán Dorián arrasó en septiembre pasado las islas Ábaco, en el noroeste del archipiélago, el gobierno trabaja en el relanzamiento de un comité intergubernamental de crisis y la actualización del plan nacional de huracanes.

Mientras, las Islas Vírgenes Británicas han activado desde marzo un equipo de crisis de emergencia que ha tomado como medida más importante la compra de teléfonos satelitales para las islas principales.

Entre tanto, República Dominicana avanza en un protocolo para determinar, entre otros, el manejo de albergues durante la pandemia, según comenta a Efe Gloria Ceballos, directora de la Oficina Nacional de Meteorología.

Cuba, por su parte, ha tenido que cancelar el simulacro “Ejercicio Meteoro” debido a la pandemia y se prepara con la limpieza de drenajes y pozos y la poda y tala de árboles.

La isla busca además evitar “que se junten dos pandemias”, ya que las lluvias que caracterizan la temporada de huracanes ayudan a la proliferación del mosquito Aedes aegypti, vector de transmisión del dengue y el zika, entre otras enfermedades.

Sureste de EE.UU. y el miedo a los refugios

En Estados Unidos, los huracanes del Atlántico golpean especialmente al sureste del país.

En Florida, uno de los estados más vulnerables, el 42 % considera que este año es menos probable que evacúen sus hogares debido a la pandemia y el 29 % dice que no lo hará si le piden que deje su casa, según un sondeo divulgado este lunes por la Asociación Automovilística Estadounidense (AAA).

Además, el 31 % se ha mostrado más preocupado que el año pasado por los huracanes, pues la COVID-19, que ha ocasionado la muerte de 2.460 personas en el estado y contagiado a cerca de 57.000, sigue presente.

El 81 % de aquellos dispuestos a evacuar lo harán si el fenómeno es de categoría 2 o superior, detalla AAA, que recomienda que el plan de evacuación incluya “varios destinos” en caso de que un refugio u hotel esté cerrado debido a la pandemia. EFEverde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com