Sosteniblidad

Comienza el ciclo de los Foros de Sostenibilidad y Progreso de las Sociedades

  • La Conferencia inaugural, bajo el título,  “La aventura más grande en la Tierra”, estuvo a cargo de Carlos Álvarez Pereira. Presidente de la Fundación Innaxis

Comienza el ciclo de los Foros de Sostenibilidad y Progreso de las Sociedades Foto: Maria Moro

El pasado día 24 de septiembre se celebró en el CaixaForum de Madrid el primer FORO DE  LA SOSTENIBILIDAD Y EL PROGRESO DE LAS SOCIEDADES, que nace como un instrumento para la generación de conocimientos y saberes, facilitar el debate, propiciar las nuevas ideas y la participación social sobre nuestro presente y futuro común, tratando de ayudar a las sociedades a transitar hacia nuevos paradigmas de progreso sostenible.

Bajo el título “Perspectivas de sostenibilidad y progreso en las sociedades actuales”, el Foro fue organizado por el Capítulo Español del Club de Roma y la Asociación para la Sostenibilidad y el Progreso de las Sociedades (ASYPS). Ambas entidades teniendo en cuenta la convergencia de intereses y objetivos comunes, han unido sus capacidades para contribuir a la comprensión de los problemas de mayor actualidad de las modernas sociedades.

Esta primera edición ha contado con la presencia de distintos ponentes de referencia en sus campos de actuación, con el objetivo de contribuir al desarrollo humano y a que la sociedad defina las nuevas y tan necesarias trayectorias de sostenibilidad y progreso de las sociedades.

El programa de este primer foro estaba compuesto por una conferencia inaugural y dos mesas redondas (VER Programa I FORO Prospectivas de sostenibilidad y progreso de las sociedades actuales)
Como conclusiones generales, resaltan que se han puesto en evidencia los signos de una tendencia autodestructiva para la humanidad, dibujados hace ya cuarenta años en las pioneras aportaciones de los autores de  “Los límites del crecimiento” en los informes del Club de Roma y constatados por la realidad de un Cambio global ambiental y social sin precedentes. Ante ello, surge la necesidad de cambiar de rumbo, para lo que se plantean nuevos indicadores de progreso holísticos que tienen en cuenta los múltiples ámbitos de la existencia humana: ambiental, social, económico, cultural, territorial y global. Pero ese cambio no es superficial sino que se trata de una gran transición justa y sostenible hacia un nuevo modelo de sociedad y hacia otro modo de entender y medir el bienestar y el progreso de las sociedades.
IMG_20140924_125129La Conferencia inaugural, bajo el título, “La aventura más grande en la Tierra”, estuvo a cargo de Carlos Álvarez Pereira. Presidente de la Fundación Innaxis y miembro del Capítulo español del Club de Roma, que inauguró las jornadas contextualizando la problemática que supone el crecimiento exponencial de las sociedades capitalistas en el marco de un ecosistema cerrado con recursos limitados. Así, tras cuarenta años de Los límites del crecimiento del equipo Meadows en 1972, se han cumplido en gran parte las prospecciones en él realizadas, mostrándose así en la actualidad las etapas primigenias del colapso. Las tensiones geopolíticas desatadas por los recursos, la crisis financiera y el cambio climático no son más que manifestaciones de esa realidad a la que nos estamos acercando. Sin embargo, ante la evidencia de esa realidad amenazante, existe todavía la posibilidad de enfocar nuestras sociedades hacia una senda de sostenibilidad. Para ello, debemos de ser conscientes de la limitación al crecimiento que supone estar subsumidos en un ecosistema finito, y por tanto, debemos cambiar la noción de crecimiento exponencial por un crecimiento logístico que se mantenga entre los márgenes dibujados por el ecosistema. Para conseguir esto, necesitamos reconciliar las humanidades con las ciencias naturales. Mediante una combinación de humanismo y fe en la ciencia (que nos permite comprender esos límites naturales a través de la termodinámica), podemos desacoplar el funcionamiento de las sociedades al consumo de recursos y desecho de residuos para encaminarnos por una senda de progreso sostenible.
La primera Mesa Redonda estuvo moderada por Arturo Larena, Director de EFEverde y EFEfuturo. La Mesa giró en torno al tema de las Nuevas Métricas de Bienestar y Sostenibilidad.

La primera ponencia, titulada “Hacia una medida del progreso sostenible, mucho más allá del PIB”, corrió a cargo de Luis Jiménez Herrero, Profesor Honorífico e la UCM y Presidente de ASYPS. En su intervención, nos alertaba que ante una situación de Cambio global que nos adentra en la era del Antropoceno, emerge una crisis civilzatoria, que requiere nuevos paradigmas y nuevos sistemas de medida del crecimiento, del desarrollo, de bienestar, del progreso, e, incluso de la felicidad. La incapacidad del PIB es bien evidente para reflejar el bienestar y el progreso de las sociedades (como el propio Kuznets, creador de ese indicador, sostuvo tras su popularización). Además, existen multitud de índices alternativos siendo desarrollados por diferentes instituciones (Better Life Index, Indicador de progreso genuino, Índice del planeta feliz, etc.), que pretenden una visión holística del bienestar y que incluye no solo el aspecto material, sino otros ámbitos sociales y ambientales. El ponente destacó el oxímoron que supone la expresión “crecimiento sostenible”, y también descartó el concepto de “desarrollo sostenible” ya que ha sido apropiado por una visión desarrollista que impone el crecimiento como requisito indispensable para el progreso. Por esto, el progreso sostenible debe abarcar no solo los tres ámbitos básicos (social, económico y ambiental), sino el ámbito cultural, el político-institucional y el global. Por tanto, ante un diagnóstico compartido de crisis de civilización, el pronóstico es un cambio de época, donde se perfila una “gran transición” en la que cambien los objetivos sociales desde el crecimiento a toda costa, hacia un progreso sostenible que abarque los objetivos más amplios de estabilidad, resiliencia socioecológica y bienestar global (incluyendo el los seres humanos y el del los ecosistemas). Ante ello, se plantea el dilema de si el capitalismo es compatible con el no-crecimiento o con el decrecimiento. Así planteaba, el ponente, de acuerdo con Tim Jackson (, que en el capitalismo avanzado el crecimiento es insostenible mientras que el decrecimiento es inestable. Pero hacía, finalmente, la reflexión que planteaba Robert Sollow, autor de las principales teorías de crecimiento neoclásicas, quién ha llegado a afirmar que el capitalismo puede ser compatible con una suerte de estado estacionario o de no crecimiento. En las conclusiones, el ponente afirmaba que “tenemos que modificar la obsesión por el «fetiche» del crecimiento económico como un objetivo político-económico prioritario que puede ser socialmente excluyente y biofísicamente insostenible, y cambiar el adorado becerro de oro del PIB por nuevas métricas del bienestar global”.

 

Domingo Jiménez Beltrán, ex director de la AEMA y Vicepresidente de ASYPS, trató en extenso la temática de los “Indicadores de sostenibilidad: una perspectiva europea”. El ponente hizo hincapié en la existencia de indicadores y signos suficientes que nos muestran la degradación ambiental provocada por el ser humano. Tenemos evidencia científica de esa tendencia y de los peligros que supone para la propia existencia de la humanidad sobre la faz de la tierra. No es por tanto el planeta tierra lo que está en peligro, sino nuestra propia existencia en el mismo, ya que el planeta seguirá existiendo incluso después de la desaparición del hombre. Por tanto, no hay crisis de recursos sino una gravísima crisis de gestión, debida al cortoplacismo, la falta de visión y sentido de la dirección. Por tanto, debemos identificar las fuerzas motrices de ese cambio y poner en marcha las respuestas políticas necesarias en ese sentido con visión y estrategia de largo plazo. “Nos mata el cortoplacismo/ahora inmediatismo (económico-especulador, político-electoralista) y el desgobierno; No faltan indicadores; Falta en general, en España y muchos EMs de la UE propósito y compromiso político con la sostenibilidad y la gobernabilidad, con una visión estrategias y planes a medio y largo plazo, Pactos de estado y Sentido de la dirección (Hojas de Ruta; Indicadores ligados a objetivos acordados vinculantes y exigibles. Capacidades independientes de seguimiento: AEMA, OSE…). Aunque en la UE se ha contado con una Agenda para el Cambio, hacia un desarrollo más sostenible no se establecieron las condiciones para el cambio con Capacidad-Gobernanza, Responsabilidad-Fiscalidad, Recursos europeos para políticas europeas, a nivel UE.

 

El tercer ponente de esta primera mesa, Francisco Díaz Pineda, Catedrático de Ecología de la UCM, centro su intervención en “Los servicios ecosistémicos y el bienestar humano”. Definió los recursos naturales como manifestaciones de materia, energía y espacio susceptibles de ser usadas por el ser humano, y los ecosistemas como el conjunto de fenómenos biológicos, físicos y culturales de un determinado entorno. Por tanto, debemos tener una perspectiva amplia de análisis de los fenómenos sociales y de su relación con el medio natural. Haciendo hincapié en la idea mencionada por el anterior ponente, destacó que la humanidad consumo el 0,07% de la capacidad de producción alimentaria primaria de la tierra, por lo que refleja la nefasta gestión de los recursos en un mundo con persistencia de hambre y malnutrición en amplias capas de población. Hizo una disertación sobre las diferencias entre Recursos naturales, Ecosistemas, Sistema sostenible, y ‘Servicios’ ecosistémicos, de acuerdo con diferentes parámetros (H/B: energía, comida, espacio, transporte). De acuerdo con EME (Evaluación de los Ecosistemas del Milenio), Naciones Unidas, 2005), el ponente identifica los ‘Servicios’ de los ecosistemas, como Recursos de los procesos geobiofísicos o ecosistemas que benefician a los humanos, distinguiendo: Servicios de aprovisionamiento, (agua, alimentos…). Servicios de regulación (control climático, de las enfermedades, descomposición de desechos, ciclos de nutrientes, polinización. Servicios culturales (beneficios educativos, espirituales y recreativos).. Y la característica esencial de esos bienes y servicios ofrecidos gratuitamente por los ecosistemas y no contabilizados en las cuentas Nacionales, ni en el PIB, es que son esenciales para el propio bienestar humano.

La segunda Mesa de debate estuvo moderada por el periodista ambiental Luis Guijarro. Esta Mesa giró en torno al tema  la Ciudad, Territorio y Desigualdad.
En la primera ponencia de esta Mea, Antonio Serrano Presidente de Fundicot, y Catedrático de urbanística y ordenación del territorio, se centró en el tema de “La gestión sostenible del territorio”.  Puso en evidencia la creciente importancia de la urbanización, que se produjo  ya desde principios del S. XX en los países desarrollados, pero que con la emergencia de los BRICS se refleja ahora como un fenómeno mundial, con el exponencial crecimiento de la población y de las aglomeraciones urbanas. El ponente destacó la creciente vulnerabilidad de los sistemas sociales por la mayor frecuencia y gravedad de los desastres naturales, provocada por el cambio climático generado por la actividad humana. Al mismo tiempo que aumentan estos fenómenos aumentan las áreas urbanas costeras, que son asimismo las más vulnerables por el aumento del nivel del mar y otros fenómenos climáticos. Por tanto, al mismo tiempo que se reducen las emisiones para frenar el calentamiento global, es necesario aumentar la resiliencia de estas áreas. Asimismo, puso de manifiesto la importancia de las desigualdades territoriales y la necesidad de una gestión sostenible del territorio Para ello es necesaria una mejor planificación que tenga en cuenta todos estos factores, y que no esté al servicio de los negocios privados, sino del bienestar y la resiliencia social. Aseguró, que ni los problemas ni las soluciones son iguales para todos: “Hay que diferenciar espacialmente”
Carlos Martí, director de la Revista Ciudad Sostenible, trató el tema de Indicadores para Ciudades sostenibles. El ponente planteó algunos de los principales desafíos que afrontan las ciudades, como el transporte, la energía, el abastecimiento de agua, la gestión de los residuos sólidos urbanos, la contaminación ambiental, y el saneamiento y devolución del agua al ciclo hídrico. Ante esto, se hace necesaria una mejor gestión de estos espacios, que son intrínsecamente insostenibles, para mejorar las condiciones de vida y hacerlas accesibles a todas las personas, al mismo tiempo que se crean ciudades “inteligentes” que minimicen el uso de recursos y la generación de deshechos. En este sentido, habló de una ciudad “BIP” en lugar de “VIP”, donde se potencien los Bienes comunes, la Información que haga la ciudad más eficiente, y una ciudad que esté al servicio de las Personas. Por ejemplo, la relación peatón-vehículo es de aproximadamente 30-70%. Por ello, se deben definir y llevar acabo otros modelos de desarrollo de las ciudades en los que se tengan en cuenta los flujos metabólicos de las mismas. Respecto a la información, se destacó su importancia, haciendo referencia también a la “exformación”, definida como aquella información excesiva, sesgada o parcial que no tiene capacidad de generar conocimiento. En las sociedades contemporáneas, tan importante como el acceso y uso efectivo de la información, es su selección, y el consiguiente descarte de la mencionada “exformación”.
Finalmente, Joaquín Araújo, Escritor, naturalista y agricultor, abordó la temática de la Formas de vida y desigualdad. Ilustró a la audiencia con una profunda reflexión acerca del desafío que la sociedad tiene delante para cambiar el modelo de progreso que queremos. “El problema no es el analfabetismo, es la ceguera. No es que no lo tengamos delante, sino que no queremos mirar”. Por tanto, la transición hacia ese nuevo modelo de sociedad debe ser bidireccional, ya que si es solo de abajo para arriba será por vía revolucionaria, y si es de arriba hacia abajo será una dictadura, y en ningún caso la violencia es aceptable para construir esa nueva sociedad ya que debe ser una transición dialéctica. La solución es por tanto una combinación de eficiencia con suficiencia, recuperación de ciertos valores de comunidad y de naturaleza desde la infancia, nuevas formas de educar y de vivir para reconciliarnos con el medio ambiente y entender que se puede vivir mejor con menos. Se despidió con el deseo de que “la vida os atalante”.



Secciones:            
Administracion del sitio

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies