CAMBIO CLIMÁTICO

Empresas Comercio Justo pide “dimensión social y humana” en cambio climático

agua-egipto-cultivo de arroz Empresas Comercio Justo pide "dimensión social y humana" en cambio climático. EFE/ Khaled Elfiqi.

Las organizaciones de Comercio Justo a nivel internacional han pedido hoy en un comunicado dirigido a los participantes de la próxima COP26 en Glasgow que las negociaciones tengan en cuenta “la dimensión social y humana del cambio climático”.

Financiación climática

Reclaman también “más transparencia y compromisos” para las grandes empresas y una ampliación de la financiación climática para las pequeñas organizaciones agrícolas”.

En una conferencia de prensa virtual organizada por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo han mostrado además los impactos del cambio climático en las pequeñas explotaciones de Iberoamérica y las estrategias de mitigación empleadas por éstas para combatir siniestros como las sequías, inundaciones e incendios, además de proponer medidas de concienciación para el sector.

Así, el presidente de la entidad, Alberto Abad, ha insistido en que “el cambio climático no es justo porque afecta mayoritariamente a las poblaciones rurales que viven de su propia actividad agrícola”, por lo que necesitan que las instituciones “tengan en cuenta la variable sociedad y pobreza a la hora de tomar acción” ante lo que es ya “un fenómeno cotidiano” que afecta a sus cultivos.

Abad ha recordado que las pequeñas organizaciones agrícolas “se han visto perjudicadas” especialmente por esta situación y por eso ha pedido “garantías de precios, salarios y condiciones comerciales justas”.

Cultivos afectados

En la misma convocatoria, el coordinador del Programa de Cambio Climático de la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Comercio Justo (CLAC), Javier Aliaga, ha explicado con casos concretos cómo afecta el cambio climático a productos como el café, el cacao o la banana y cómo se ha hecho necesario orientar las estrategias en función de los fenómenos climatológicos.

Por ejemplo, las temperaturas que bordean los 21 grados centígrados provocan una disminución en la calidad del grano de café ,pero si alcanzan los 24 grados, afecta al rendimiento del cultivo y, si son más altas, incluso “dificultarían la formación de los granos”.

Del mismo modo, las lluvias extremas e inundaciones pueden alterar las raíces y facilitar la aparición de hongos en el cultivo. 

También ha participado la jefa del departamento agrícola de la cooperativa azucarera de Comercio Justo Manduvirá (Paraguay), Ada Zárate, quien ha añadido que las grandes temporadas de sequías han afectado “gravemente” a su producción de caña de azúcar, producto que necesita mucha agua en sus diferentes etapas de crecimiento. 

Incendios, inundaciones y heladas son otros factores perjudiciales por lo que su cooperativa trabaja ahora en la recuperación y nutrición del suelo para salvar la producción, fomentar el autoconsumo y defender la “seguridad alimentaria”.

Estrategias e iniciativas de mitigación

Para adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático, Zárate está desarrollando iniciativas como elaborar compost orgánico a partir del residuo de la caña, reforestación de parcelas, cambio en los sistemas de riego y medición de la huella de carbono.

Los participantes han lamentado que “sólo un 2 % de la inversión se destina a pequeños agricultores” y exigen mayor transparencia a las empresas en cuanto a publicar su huella de carbono y ayudar a los productores a conseguir beneficios en el mercado. EFEverde.

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com