JAPÓN FUKUSHIMA

Hay combustible fundido en el reactor 3 de la nuclear de Fukushima

La propietaria de la central nuclear de Fukushima ha detectado lo que parecen restos de combustible fundido y escombros en la base del reactor 3 de la accidentada planta en el último examen robótico realizado en el interior de la unidad.

Robot en Fukushima

El robot anfibio introducido esta semana en la vasija del reactor fotografió lo que “probablemente son materiales fundidos cimentados, algunos materiales caídos como la rejilla y sedimentos” en la tercera incursión realizada el sábado, informó en un comunicado Tokyo Electric Power Company (TEPCO) al término de la operación.

El espesor de los  depósito de residuos es de entre uno y dos metros, explicó en una rueda de prensa recogida este domingo por medios locales.

El día antes el autómata acuático ya detectó aparentes restos del combustible fundido justo debajo de la vasija de contención del reactor y captó imágenes de una sustancia naranja en un dispositivo que operaba las barras de control del combustible y algunos carámbanos del mismo material.

La propietaria de la central de Fukushima examinará ahora “la situación del interior de la vasija con precisión basándose en la información fotográfica obtenida durante las exploraciones” para averiguar cómo eliminar los residuos y proceder con el desmantelamiento del lugar.

Agua marina desde la crisis en 2011

TEPCO introdujo el miércoles un robot en el interior del reactor número 3, que se encuentra inundado con el agua marina inyectada para refrigerar el material nuclear durante la crisis nuclear.

Los reactores 1, 2 y 3 sufrieron fusiones parciales de sus núcleos a raíz del desastre desencadenado por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011, y conocer el estado exacto de las barras de combustible radiactivo es fundamental para su manejo y retirada.

La unidad número 3 es la que presenta mayores dificultades para su evaluación, puesto que a los niveles extremos de radiactividad -que impiden que operarios humanos puedan acercarse- se une el mayor volumen de agua de los reactores, unos 6,4 metros de profundidad.
Se cree que la mayor parte de barras de dióxido de uranio y MOX (una mezcla de uranio y óxido de plutonio) del reactor se fundieron a consecuencia del accidente y fueron a parar al fondo de la vasija.

La operadora ha empleado anteriormente otros modelos robóticos para investigar el interior de los reactores 1 y 2, donde los niveles de agua inyectada son menores que en la unidad 3, aunque en ninguno de los dos casos logró evaluar el estado exacto del combustible fundido por diversos problemas técnicos. Efeverde

 




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies