COLOMBIA DROGAS

Colombia plantea la reutilización del herbicida glifosato para la erradicación de cultivos ilícitos

COLOMBIA - ERRADICACION CULTIVOS Aviones para fumigación con glifosato en un cultivo de coca. EFE/Policía de Colombia/ARCHIVO

El Gobierno de Colombia ha abierto a discusión pública un proyecto de decreto que plantea la reanudación de las aspersiones aéreas con el herbicida glifosato las áreas de cultivos de coca en 2020, iniciativa que recoge el “control de riesgos para la salud y el medio ambiente”.

Así lo dio a conocer la ministra de Justicia, Margarita Cabello Blanco, quien aseguró que para “el Gobierno colombiano es importante contar con todas las herramientas” para combatir las hectáreas de cultivos de coca.

Aspersiones aéreas con glifosato

Cabello dijo que “lo que tratamos de hacer ver a la comunidad y al país es que más daño hace dejar que sigan aumentando los cultivos de coca en el país que la aspersión aérea con glifosato o con cualquier herbicida”.

En el documento presentado se desarrolla “el control de los riesgos para la salud y el medio ambiente en el marco de la erradicación de cultivos ilícitos mediante el método de aspersión aérea”, dijo la alta funcionaria.

El pasado 2 de agosto, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) divulgó un informe según el cual los cultivos de coca se redujeron ligeramente en Colombia en 2018 al pasar de 171.000 hectáreas a 169.000, pero siguen en sus cifras más altas desde que comenzaron las mediciones.

Desde 2013 el área sembrada de coca fue en constante crecimiento en Colombia, según la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), hasta el punto de que la Casa Blanca dijo que en 2017 alcanzó un récord de 209.000 hectáreas cultivadas.

Fumigaciones suspendidas en 2015

Las fumigaciones a las plantaciones de coca fueron suspendidas en 2015, durante la presidencia de Juan Manuel Santos, al acatar una sentencia de la Corte Constitucional basada en el argumento de que el herbicida puede ser cancerígeno y causar daño al medio ambiente.

Posteriormente, en 2017, el alto tribunal suspendió la fumigación aérea de cultivos ilícitos pero dejó abierta la posibilidad de volver a autorizar el glifosato en la lucha antidrogas si el Gobierno cumplía seis exigencias sanitarias ambientales.

La ministra Cabello explicó que la radicación del documento se hizo para “comentarios de la ciudadanía” y que “la publicación para comentarios del decreto no implica una reactivación automática de las actividades de aspersión”.

El documento señala que el seguimiento de los efectos ambientales será responsabilidad de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), en tanto que el Instituto Nacional de Salud (INS) responderá por temas relacionados con la salud.

“El presidente (Iván) Duque desde que se posesionó está empeñado en hacer una política integral contra el narcotráfico conocida como ‘Ruta Futuro’, que es una política íntegra que ataca y enfrenta todos los eslabones de la cadena del narcotráfico”, explicó la jefa de la cartera de Justicia.

Cabello enfatizó que el “proyecto de decreto que regula el control de los riesgos para la salud y el medio ambiente está colgado en la página del Ministerio”.

El documento estará disponible hasta el próximo 30 de enero para que cualquier persona o entidad lo estudie y haga comentarios, y luego el Ministerio de Justicia evaluará “si hay camino para modificar el decreto o no y luego se firmaría”.

“La reanudación de la aspersión aérea, como una herramienta complementaria de la estrategia integral para la reducción de los cultivos ilícitos y de la producción de drogas, será definida por el Consejo Nacional de Estupefacientes una vez se desarrolle la reglamentación que propone el proyecto de decreto”, detalló Cabello.

La iniciativa, agregó la ministra, también tiene definidos los caminos para la presentación de quejas de quienes puedan resultar afectados con la aspersión al igual que los mecanismos para solucionar “posibles daños que se puedan presentar”.

“Eso va a ayudar mucho a dar tranquilidad al país, para evitar riesgos a la salud y al medio ambiente”, apostilló.

“La aspersión aérea es importante porque ayuda junto a la erradicación manual y otros mecanismos a que avancemos más rápidamente a lograr la meta que pide el Gobierno que es que para el 2022 hayamos disminuido en un 50 % las siembras de coca en el país”, aclaró la ministra.

Para el Gobierno de Colombia el narcotráfico genera daños de todo punto de vista,porque afecta a la población, genera inseguridad y es motor de negocios ilícitos, además de causar deforestación y desplazamientos de campesinos.

Por su parte, el Estados Unidos ha expresado su satisfacción a la iniciativa de Duque y su Gobierno, según un comunicado de la embajada de ese país en Bogotá.

“Estados Unidos acoge con beneplácito la publicación por parte del gobierno de Duque de su proyecto de decreto sobre la reanudación de la erradicación aérea de coca, el que se detalla cómo se cumpliría con las estrictas condiciones de salud y ambientales establecidas por la Corte Constitucional de Colombia”, según la nota.

Añade que “la decisión de emplear fumigación aérea es soberana del Gobierno colombiano. La publicación de este proyecto de decreto es un paso crítico hacia la integración de la erradicación aérea de coca en la estrategia integral antidrogas de Colombia”.

“Estados Unidos apoya los esfuerzos del gobierno colombiano para lograr nuestro objetivo conjunto de reducir a la mitad el cultivo de coca y la producción de cocaína para fines de 2023”, dice. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com