Las ciudades que mejor reciclan abogan por el pago por generación

FORO WASTEINPROGRESS

Las ciudades que mejor reciclan abogan por el pago por generación

Las ciudades que mejor reciclan abogan por el pago por generación Visitantes del Fórum internacional Wasteinprogress. EFE/Robin Townsend

Las ciudades del mundo que mejor reciclan han expuesto sus experiencias durante el segundo día del foro internacional de gestión de residuos Wasteinprogress, que se desarrolla hasta este viernes en Gerona, y todas han abogado por el pago por generación como mejor vía para obtener resultados.

Hengelo (Holanda)

Uno de esos representantes presentes en la capital gerundense ha sido Bas Assink, que representa a la localidad holandesa de Hengelo en el marco de un proyecto que ha servido para alcanzar un 72 % de material reciclado del total de basuras.

Assink ha explicado que, en su caso, el acierto ha sido el de establecer un sistema que calcula una proporción entre la distancia a un punto de residuos y el volumen de los que se generan.

Todo eso por lo que se refiere al material de rechazo, ya que el que se selecciona para reciclar se recoge puerta a puerta y el vidrio y textil se lleva a supermercados.

El proyecto arrancó en 2012 con un 45 % de reciclaje y, siete años después, se ha alcanzado este 72 % gracias a campañas dirigidas a los vecinos, con los que hubo problemas inicialmente y también en 2018 con la implantación de ese sistema que tiene en cuenta la distancia hasta el punto que tuvieron que mediar los tribunales.

Leipzig (Alemania)

Otro de los ejemplos de esta segunda jornada del Wasteinprogress lo han dado los representantes de Leipzig (Alemania), Maria Horn y Enrico Frenkel, que han explicado que los ciudadanos solo pagan por la basura de rechazo y la orgánica, esta última con incentivos para que resulte más económico separar.

Esos dos tipos de basura, además del papel, plástico y metal, se recogen a domicilio y los propietarios de las viviendas pueden escoger si se hace semanalmente o cada quince días.

Cada casa recibe un número de contenedores en función de las personas que viven allí y los muebles o material que no caben en el cubo se deben llevar a un centro de reciclaje sin coste alguno.

Cuando se detectan impurezas en una de las fracciones de basura, se señala el contenedor de la persona responsable con una etiqueta y esta tiene que llamar para que lo retiren y abonar un aumento provisional del canon.

Besançon (Francia)

Con todas estas medidas, el porcentaje de reciclaje se sitúa en Leipzig en un 61 %, una cifra más elevada que la que alcanza otro lugar que ha contado con ponentes, Besançon (Francia), que se queda en un 30 %, pero que ha visto cómo los residuos no reciclables se reducían desde 2008 de 227 kilos por habitante y año a 150.

La representante de este modelo de gestión, Marie-Laure Journet, ha detallado que se aplica a toda la región con el pago por generación como clave del éxito.

La factura incluye una cuota fija que depende del volumen del contenedor que se tiene en casa y del nivel de servicio, así como de una variable en función de la frecuencia de recogida y del peso.

Cada cubo contiene un chip que identifica a su propietario y el camión de basuras dispone de un lector y de un sistema de báscula que calcula su peso antes de vaciarlo y tras hacerlo.

El Wasteinprogress continúa con talleres y encuentros entre ponentes y empresas o administraciones interesadas en conocer sus experiencias. EFEverde

Te puede interesar:

El pago por generación de residuos, consecuencia de la revolución digital

 





Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com