COVID-19 CRISIS CLIMÁTICA

El sufrimiento será insoportable si no se aborda el problema de la crisis climática

sufrimiento crisis Pablo Meira, experto en Educación Ambiental, Cultura de la Sostenibilidad y Emergencia Climática.EFE

Ana Martínez.- EFEverde.- Si el ser humano no aborda de forma “urgente y radical” el problema del cambio climático, “tendremos un siglo marcado por sufrimientos humanos crecientes e insoportables”, expone al reflexionar sobre la pandemia actual Pablo Meira, experto en Educación Ambiental, Cultura de la Sostenibilidad y Emergencia Climática.

“No deja de ser irónico que sea un virus, un organismo sobre el que se debate si es o no una forma de vida, el que nos sitúe ante esta realidad determinante”, dice en una entrevista con EFE, y apunta que la transgresión de los límites tiene sus consecuencias que, en este caso, se expresan en forma de una “zoonosis cuyo impacto se ve extendido y multiplicado por la globalización en un mundo lleno de personas y sociedades estrechamente interconectadas”.

– Pregunta: Las lecciones que puede extraer la sociedad de la pandemia dependerán de la experiencia que esté teniendo cada comunidad humana o, incluso, cada colectivo o grupo de población dentro de cada sociedad. Pero ¿cuáles le gustaría que se aprendiesen?

– Respuesta: Desde mi punto de vista, como educador ambiental, me gustaría que asumiésemos de una vez por todas que somos, mejor dicho, que nunca hemos dejado de ser una especie ecodependiente. A pesar de todos nuestros progresos y de nuestra capacidad tecnológica y social para modificar la biosfera en función de nuestros intereses, lo cierto es que seguimos dependiendo de los procesos naturales y de las relaciones que establecemos con esos procesos.

– P: Usted incide en otra segunda cuestión, precisamente la de que estamos tocando de manera peligrosa los límites ecológicos de la biosfera.

– R: Por los límites de los recursos que puede aportar para mantener el crecimiento geométrico de la población humana y, sobre todo, de sus actividades de producción y consumo; y también por los límites para absorber los impactos que generamos con nuestras actividades. La transgresión tiene sus consecuencias que, en este caso, se expresan en forma de una zoonosis cuyo impacto se ve extendido y multiplicado por la globalización en un mundo lleno de personas y sociedades estrechamente interconectadas.

– P: En estas circunstancias quizás debiéramos considerar…

– R: Que no hay ninguna ley de la historia que impida que podamos colapsar como civilización, como ha sucedido con otras en el pasado; o como especie, como ha sucedido con miles o millones de especies que han existido y se han extinguido durante la historia de la vida en la Tierra. Colapsos que han sucedido o se han acelerado por la transgresión de los límites y las condiciones que impone la biosfera a todas las formas de vida.

– P: Usted siempre apunta que el cambio climático es una catástrofe a cámara lenta que la ciudadanía no percibe como un drama. ¿No cree que ahora puede haber una mayor confianza en el conocimiento experto?

– R: No lo sé. Creo que en el momento actual la transferencia de la ciencia a la sociedad se enfrenta a nuevos retos. Si en los años 80 y hasta 90 del siglo pasado el problema podía ser la falta de competencias para la comunicación y la divulgación de la comunidad científica, ahora el problema está en la forma en que la sociedad re-procesa y re-presenta el conocimiento científico que llega por múltiples canales y mediadores, unos con capacidad para garantizar una transposición rigurosa de las representaciones científicas y otros no.

Unos que tratan de realizar una labor de transposición honesta y otros que tienen como objetivo distorsionar, manipular y retorcer la representación científica para responder y defender determinados intereses económicos, ideológicos o culturales.

– P: A esta labor consciente de distorsión, remarca cada vez que puede, se suma la capacidad de que tienen los nuevos canales de intercambio de información y de interacción social a través de las redes sociales para distorsionar la realidad, crear y recrear representaciones sociales que utilizan elementos (ideas, conceptos, teorías, imágenes) de la ciencia para dar cuenta de la realidad pero que nada tienen que ver con la lógica de la construcción del conocimiento científico.

– R: Esto lo estamos viendo con la pandemia y también está sucediendo con otros problemas socialmente controvertidos conectados con la ciencia, como el cambio climático.

– P: Todo lo que nos ocurra en el presente y en el futuro, inmediato y el que no lo es tanto, ¿dependerá de…?

– R: Dependerá, entre otras muchas cosas, de que seamos capaces de hacer entender a la sociedad que el cambio climático no es un problema más en la piscina de los problemas, sino un problema de la piscina. Si no lo abordamos de forma urgente y radical tendremos un siglo marcado por sufrimientos humanos crecientes e insoportables.

Tenemos una década para reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero, prácticamente a la mitad de las actuales. Dependerá, pues, de que no perdamos más tiempo y aprovechemos la pequeña ventana de oportunidad que aún tenemos para lograr ese casi utópico +1,5 grados de temperatura a final de siglo. Y dependerá de que seamos capaces de hacerlo globalmente.

– P: La ciudadanía no atribuye la relevancia que tiene a la emergencia climática.

– R: Y, por lo tanto, la clase política tiende a ignorar o aplazar las políticas de respuesta en la medida en que no tienen relevancia electoral a corto plazo; y, en la medida en que la crisis climática desaparece o es poco relevante en la agenda política, la ciudadanía tiende a considerarla poco relevante y se distancia psicológicamente de su potencial de amenaza.

Que seamos capaces de afrontar con realismo y cierta eficacia la cuestión climática dependerá de que seamos capaces de romper este círculo vicioso y en ello la clase política ha de tener un papel fundamental y, más allá de declarar la emergencia climática, tendrá que enviar señales más claras y contundentes de que esto es realmente un problema muy serio y urgente. EFEverde

 





Secciones: