DÍA MEDIO AMBIENTE

Cinco claves para la recuperación de los océanos

recuperación océanos Vista del Océano Atlántico desde la costa de Florida, Estados Unidos. EFE/Jim Lo Scalzo

Imponer vedas rotatorias a la pesca, detener el deterioro de los litorales y pasar de proteger piezas sueltas a la conservación global, son algunas de las claves para la recuperación de los océanos, ha explicado a Efe el científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN), José Templado.

Sobrepesca

A pesar de que cada vez hay más regulación” para limitar la sobrepesca, las cofradías de armadores “siguen teniendo mucho más peso que los conservacionistas”, ha lamentado Templado.

Este experto en biodiversidad marina ha señalado que “no hay ninguna restricción a la pesca de arrastre”, técnica que se practica “todos los días y en todas las zonas” y que produce un agotamiento de los principales caladeros.

Establecer “vedas rotatorias por zonas”, es decir, “dejar de pescar en una zona durante un año para hacerlo en otros lugares” y “fijar los periodos en los que se pueden capturar las tasas máximas”, permitiría la recuperación de los caladeros más explotados.

Deterioro de los ecosistemas costeros

Las playas son sistemas dunares que “han desaparecido en su mayor parte bajo los paseos marítimos y las urbanizaciones” que han interrumpido “el ciclo de la arena”.

Además, la construcción de estas infraestructuras en la costa impide que las corrientes repongan la arena de las playas de manera natural, lo que obliga a “reabastecerlas con arena del fondo”, ya que “si no, una buena parte de ellas desaparecerían”.

Templado ha planteado “un modelo de turismo de Naturaleza y conservación”, que busque el atractivo de “las costas vírgenes con aguas transparentes, donde se pueda bucear y ver fauna marina”.

Conservación global

Aunque hoy en día la conservación “se basa en proteger algunas piezas sueltas” en la forma de “especies y entornos emblemáticos”, este experto es partidario de una conservación global que abarque el conjunto del ecosistema, porque “en el mar está todo relacionado”.

Respecto a las áreas marinas protegidas, Templado destaca los avances de España, que a pesar de contar con “casi el 10 % de su litoral protegido”, debería “aumentar su ambición” ya que las reservas marinas “generan riqueza y fauna”.

La lista de especies protegidas, que suele contener especies llamativas como cetáceos, tortugas o corales, “representa un 0,01 % de las especies marinas”, sin embargo, “más del 90 % de la biodiversidad está representada por especies diminutas pero fundamentales para las redes tróficas”, asegura.

Para alcanzar la conservación global, Templado ha planteado “impulsar los acuerdos internacionales y restringir las infraestructuras costeras”, además de cambiar el modelo de turismo masivo de sol y playa por otro de “ambientes naturales que sean atractivos desde el punto de vista paisajístico”.

Acidificación

Aunque la absorción de CO2 en el océano es una consecuencia del cambio global “que todavía no estamos apreciando del todo”, la acidificación del océano es algo que ya sufren los organismos con caparazones calcáreos, y que les impide formar correctamente estas estructuras.

La acidificación de las aguas es un fenómeno que modificará las cadenas tróficas del océano y que ya está favoreciendo la expansión de organismos de tipo gelatinoso, como las medusas.

“El cambio global tiene dos vertientes”, ha explicado Templado, “una es el efecto invernadero, que provoca un aumento de las temperaturas”, y otra “la absorción de CO2 en el océano, que produce acidificación”, por lo que reducir las emisiones de gases contaminantes es clave.

Plásticos

Aunque empresas e instituciones ya han empezado a tomar medidas contra este residuo, la crisis sanitaria ha supuesto el resurgir del plástico en la forma de guantes y mascarillas, entre otros utensilios sanitarios, además de enormes cantidades de bolsas y embalajes de comida para llevar.

Sin embargo, “los plásticos que no se ven” o “microplásticos”, también acaban flotando en el mar, debido a “la degradación de objetos más grandes, productos textiles, lubricantes o cremas bronceadoras”, por lo que reducir el uso de estos materiales es “crucial” para la recuperación de los océanos, asegura Templado . EFEverde