ÁRBOLES EXPOSICIÓN

Exposición de MNCN muestra los secretos de la dendrocronología

Exposición de MNCN muestra los secretos de la dendrocronología Los anillos del tronco muestran lo ocurrido durante el desarrollo del ejemplar. EFE/Elena Delgado

El Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) ha inaugurado hoy 'Arbóreo, los árboles nos cuentan su vida', una exposición que busca divulgar la ciencia de la dendrocronología, especializada en datar su edad y circunstancias ambientales a partir del estudio de sus anillos de crecimiento.

Los árboles son “organismos que viven anclados al suelo”, ha recordado en la presentación de la muestra uno de sus comisarios, Miguel Ortega, por lo que no tienen más remedio que aguantar y adaptarse a las condiciones de su ecosistema, los depredadores, los parásitos y los insectos que puedan afectarles.

Durante su vida, almacenan información sobre todo ello tanto en las heridas que sufren en su corteza como en los anillos de crecimiento, que se aprecian a simple vista en el interior del tronco cuando éste ha sido cortado.

Los anillos muestran lo ocurrido durante el desarrollo del ejemplar pero “esto no quiere decir que cada anillo corresponda exactamente a un año de vida”.

La dendrocronología dictamina que “la parte clara de los anillos se corresponde con la primavera, mientras que la oscura representa el final de otoño” y, si la planta ha pasado un mal año “el anillo equivalente será muy estrecho”.

Interpretar la forma del árbol

Además, dependiendo de la forma que haya adquirido el árbol se puede deducir no sólo el clima en el cual se ha desarrollado o la cantidad de luz que ha recibido sino también si sufrió incendios, riadas o cualquier otro siniestro y cuándo sucedió.

Una presión elevada de depredadores y parásitos puede llegar a modificar el aspecto de la copa e incluso reducir el crecimiento del árbol, ha añadido Ortega.

Los anillos también ofrecen información sobre las podas ya que dificultan la fotosíntesis y el árbol debe aprovechar las reservas de tronco y raíces para volver a generar hojas, lo que frena su desarrollo.

De todas formas, para obtener ésta y otras informaciones del árbol, “no es necesario talarlo, basta con obtener una muestra de la madera utilizando una barrena específica”, ha explicado Ortega.

La exposición, que se podrá ver hasta el 23 de agosto está compuesta por troncos y dibujos originales, ejemplares de fauna ibérica y maderas fósiles. EFEverde




Secciones:            
efeverde
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies