NATURALEZA POBLACIÓN

El cielo como pantalla de cine

Laura Ventura ha elegido vivir y trabajar en una de las zonas donde la despoblación ha golpeado con fiereza, pero no se arrepiente, porque la conexión con la naturaleza es tan profunda que siente que seguir sus ritmos le aportan la paz, la tranquilidad y la libertad que necesita.

Y sobre todo, porque ahora siente que el cielo, con todo su inventario de colores, se ha convertido en “una pantalla de cine” que le reporta a diario un espectáculo único, diferente y gratuito. (GALERÍA FOTOGRÁFICA)

Natural de Barcelona, Laura Ventura (protagonista de un nuevo capítulo del proyecto “Rostros 360” que realizamos en colaboración con la Fundación Biodiversidad) se afincó hace quince años en la pequeña localidad oscense de Bierge, en el corazón del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, donde gestiona una empresa de turismo activo que ha situado la responsabilidad social y económica como el epicentro de su actividad económica y la educación y la sensibilización ambiental como el núcleo de su labor.

Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara. Mercedes Ventura (ecoturismo y educación ambiental). Foto: Javier Cebollada (EFE)

Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara. Mercedes Ventura (ecoturismo y educación ambiental). Foto: Javier Cebollada (EFE)

Compatibiliza ahora su vocación por la naturaleza con la presidencia de la Asociación de Empresarios de la Sierra de Guara, que reúne a más de cien socios en torno al propósito de promocionar este gigantesco espacio natural, que se ha consolidado como uno de los mejores lugares de Europa para practicar el turismo activo y de aventura.

La “magia” de la naturaleza 

Laura Ventura habla de “magia”, de cómo muchas de las personas que han vinculado su actividad económica a los recursos naturales se acaban convirtiendo en los mejores “guardianes” del territorio y de los recursos naturales de los que depende esa actividad.

En declaraciones a EFE, incide que éste es un buen lugar para comprobar y constatar “que la armonía entre el hombre y la naturaleza es posible”, que es una constante para quienes viven y trabajan en este entorno natural y que así lo perciben también los visitantes.

El espacio, que cuenta con una de las mayores concentraciones de barrancos y cañones de Europa, conserva el sello de esa armonía plasmado en sus rocas, en el arte rupestre más remoto de la Humanidad, en los dólmenes prehistóricos, en los viejos molinos o en las múltiples tradiciones culturales y etnográficas patentes en los pueblos de esta sierra.

Anclada a esa riqueza natural y cultural, Laura Ventura no se cansa de contemplar el cielo de Guara, “diferente y espectacular cada día”, y asegura a EFE que disfruta del cielo atormentado, despejado, de la luz del amanecer, la del atardecer o el estrellado por la noche; “el cielo me hace sentir pequeña, pero conectada con la naturaleza”.

Tranquilidad, paz, libertad y equilibrio

Y siente necesidad de retornar a “mi espacio” cada vez que está en una ciudad y recibe, “multiplicados por miles o por millones”, todos los “input” de las luces o de los ruidos artificiales, y siente que recobra “la tranquilidad, la paz, la libertad y el equilibrio” cuando vuelve a conectar con la naturaleza.

Formada como educadora social, Laura Ventura siente especial predilección por la educación y por la sensibilización ambiental, por las rutas guiadas o por la interpretación de la naturaleza.

Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara. Mercedes Ventura (ecoturismo y educación ambiental). Foto: Javier Cebollada (EFE)

Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara. Mercedes Ventura (ecoturismo y educación ambiental). Foto: Javier Cebollada (EFE)

Ella quiere además que eso sea evidente en todas las actividades que lleva a cabo, desde la gestión de los residuos o la recuperación de antiguos caminos hasta la propia ubicación de su oficina, en un antiguo pajar restaurado o las incursiones que ya hace como agricultora.

Ha calibrado las ventajas y los inconvenientes de vivir y de trabajar en este pequeño pueblo del pre-pirineo oscense y no ha dudado, aunque se reserva también reproches hacia las administraciones públicas por dar siempre prioridad en su gestión “al volumen de población” más que al “volumen de territorio”.

Los pobladores del mundo rural, protagonistas 

Porque a su juicio, son precisamente los pobladores del mundo rural los que más están contribuyendo a la conservación y el mantenimiento del paisaje y de los recursos naturales, pero también los que más padecen las consecuencias de la despoblación.

“Estamos en zonas muy despobladas, muy envejecidas; donde hay muchos inconvenientes porque no entramos en las ratios de rentabilidad” en los que se basan -ha dicho- muchas de las decisiones políticas.

Pero Laura Ventura insiste en que su forma de vida le reporta muchos beneficios y tiene el convencimiento de haber elegido bien; “si tu cine es el cielo, sabes que estás en el lugar adecuado”. EFE

Sobre “Rostros Naturales 360”

 

Rostros Naturales 360 (#RostrosdelaNaturaleza #Rostros360) de @efeverde se realiza dentro de la convocatorias de ayudas en régimen de competitividad de la Fundación Biodiversidad  para el impulso de la información ambiental.

 

Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara. Mercedes Ventura (ecoturismo y educación ambiental). Foto: Javier Cebollada (EFE)

Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara. Mercedes Ventura (ecoturismo y educación ambiental). Foto: Javier Cebollada (EFE)

El verano devuelve la actividad a la Sierra de Guara 

Por María Abad

Laura Ventura, gestora de una empresa de turismo activo en la localidad de Bierge (Huesca) y presidenta de la Asociación de Empresarios de la Sierra de Guara.

El verano hace renacer la actividad en los barrancos del Parque Natural de la Sierra y Cañones del Guara, congelada desde el invierno hasta que resurge poco a poco en otoño y llega a ser muy intensa en la época estival.

El parón invernal se produce tanto por la climatología como por normativa administrativa. El barranquismo es la actividad protagonista en la Sierra de Guara y su regulación, pionera en España con un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales que data de 1997, se encarga de que el medio natural en que se realiza se preserve.

Como explica Laura Ventura, en declaraciones a la Agencia EFE, se limita el acceso a los barrancos en los meses invernales y durante la época estival existen ratios, con grupos de entre ocho y diez personas máximo y se prohíbe, entre otras cosas, las visitas nocturnas.

El verano trae consigo una jornada frenética en la que “no ves ni a tus vecinos”, asegura Laura Ventura, mientra que en otoño la actividad económica se reduce hasta que se llega casi a parar en invierno .

La calendarización permite la convivencia del turismo activo con el desarrollo de la fauna y la preservación de la riqueza natural de la zona. Una normativa imprescindible en áreas de especial protección como el Parque Cultural del río Vero, que conserva arte rupestre paleolítico, Levantino y Esquemático y forma parte del Patrimonio reconocido por la UNESCO como Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica.

La Sierra de Guara, compuesta por cuatro comarcas, recibe a visitantes de todas partes del mundo. Los barranquistas franceses fueron los primeros en llegar a la zona y siguen siendo hoy en día los visitantes más numerosos. El turismo nacional poco a poco va aumentando, seguido de turistas de otros países como Bélgica e incluso Israel.

Como presidenta de la Asociación de Empresarios, Laura Ventura, destaca que la zona es más conocida y valorada en el ámbito internacional. Por ello, en el comienzo del año, mientras las lluvias aún dificultan el acceso a los barrancos, su actividad se centra en la promoción de la zona en ferias de turismo y en labores de formación y apoyo a los empresarios. Destaca que lo mejor de Aragón es que tiene “todo, del desierto a alta montaña” y bien conservado.

“Es una tierra marcada por la historia, por la despoblación,”, afirma Ventura. A pesar de ello, reivindica con fervor los beneficios de toda la Comunidad Autónoma y cómo se ha situado a la cabeza en la regulación de las empresas de turismo activo. Para Laura Ventura “en la montaña no hay cosas fáciles o difíciles, depende de la preparación de cada uno”.

Fruto de su formación como educadora social, participa en acciones como la campaña “Montaña Segura” para la prevención de accidentes en el medio natural. Desde su empresa de guías de Bierge informan de forma voluntaria a los visitantes de la situación de los barrancos, para que realicen la actividad de la forma más segura posible, para “salvar vidas”.

En barranquismo la dificultad de la actividad la marcan cuatro niveles, desde el uno que es para familias hasta el cuatro que requiere de unas buenas condiciones físicas y experiencia. Con el verano recién comenzado, los barrancos ya están disponibles para ser visitados. Una experiencia a la que Laura Ventura invita porque “hay gente que supera vértigo y salen con la autoestima alta. Los miedos se superan con creces”.




Secciones:            
Periodista de la Agencia EFE.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies