Los chimpancés carecen de la idea de justicia y aceptan la desigualdad, según estudio

CHIMPANCÉS CIENCIA

Los chimpancés carecen de la idea de justicia y aceptan la desigualdad, según estudio

Los chimpancés carecen de la idea de justicia y aceptan la desigualdad, según estudio Imagen de archivo. EFE/Manuel Bruque

Juanjo Cordero.-Los chimpancés carecen de idea de justicia y aceptan la desigualdad en el reparto de comida o materiales "siempre y cuando adquieran algo" para ellos, ha explicado a Efe la investigadora Nereida Bueno, de la Universidad Pontificia de Comillas.

Estos animales son “maximizadores racionales” y “no tienen aversión por la desigualdad” porque cuando pueden ganar algo, lo toman independientemente de cómo afecte eso a otros individuos.

Bueno ha participado junto con sus colegas Montserrat Colell -de la Universidad de Barcelona- y Christoph J. Völter, África de las Heras y Josep Call -los tres del Instituto Max Plank de Leipzig (Alemania)- en el estudio publicado por la revista norteamericana ‘Journal of Comparative Psychology’ que busca comprender cómo consideran los chimpancés los términos de justicia y venganza.

En el caso de los humanos, esta experta ha explicado que “culturalmente tenemos un umbral de lo que definimos como lo que es justo o injusto” y que varía ligeramente según las culturas: en España, el sentimiento de injusticia nace “cuando la oferta está por debajo del 40 % de lo repartido”.

Sentimiento de comunidad

Ello sucede porque los humanos entienden el sentimiento de comunidad mejor y “no solemos aceptar las desigualdades, pues la mayoría de las veces rechazamos un reparto si nos ofrecen menos”.

Sin embargo, los chimpancés “no tienen un sentimiento de grupo” por lo que “es muy difícil que alguna vez surja algo parecido a un sistema de justicia entre ellos”.

Para probar estas aseveraciones, los científicos desarrollaron dos experimentos con tres parejas de chimpancés: el ‘juego del ultimátum’ y el ‘juego del dictador’.

Juego del ultimátum

En el juego del ultimátum, uno de los chimpancés elegía entre dos opciones de cantidad de comida -una, considerada más justa y otra, menos justa-, a repartir entre él y su compañero, que podía aceptar o no la propuesta pero, si no lo hacía, ninguno de los dos comería.

El hecho de no recibir la comida enfadaba a ambos ejemplares pero “nunca fueron capaces de dar el paso siguiente, el de plantearse cómo evitar la situación” pues, al no tener en cuenta las necesidades ajenas ni aprender de los rechazos consecutivos, “se quedaban en el enojo que les llevaba a dar cada vez menos y castigar así al otro”.

Por el contrario, los seres humanos “sí somos capaces de cambiar nuestros comportamientos si recibimos varios rechazos”, ha recordado Bueno.

Juego del dictador

En el juego del dictador, uno de los chimpancés podía ofrecer la cantidad predeterminada que él quisiera y el otro no podía hacer nada: sólo aceptarlo.

En este caso, aunque “lo lógico sería que fuesen muy egoístas en esta dinámica, descubrimos que siempre que uno conseguía algo de comida, elegía opciones más justas”, ha explicado la experta.

Bueno está convencida de que el sentimiento de injusticia “puede surgir de manera individual en un primer nivel, pero existe un segundo nivel, más complejo y abstracto, que lleva a entendernos como especie o como grupo” en el que es posible identificar las injusticias de terceros.

Es este último pensamiento el que “no compartimos con los chimpancés”, ha precisado Bueno.EFEverde

Te puede interesar:

Laia Dotras (Instituto Jane Goodall): “Sólo quedan 250.000 chimpancés en el continente africano”




Secciones:                
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com