HidroAysén

Chile rechaza el “megaproyecto” hidroeléctrico HidroAysen en Patagonia

Chile rechaza el

Santiago de Chile (EFEverde).- El Comité de Ministros de Chile resolvió hoy por unanimidad rechazar el proyecto de HidroAysén, que contemplaba la construcción de cinco represas en la Patagonia a cargo del consorcio integrado por Endesa Chile y Colbún, con una inversión de 3.200 millones de dólares.

“Éste es un proyecto que tiene muchos aspectos que están poco o insuficientemente pensados (…), el proyecto HidroAysen adolece de faltas importantes en su ejecución”, declaró a la prensa el ministro de Energía, Máximo Pacheco, al término de la reunión.

Las razones por las que el Gobierno desestimó este proyecto en la Patagonía chilena, que comenzó a planificarse hace siete años, fueron por “no tratar con el debido cuidado los aspectos relacionados con las personas que allí viven”.

Tras recalcar que la decisión se tomó “por unanimidad, con tranquilidad y transparencia”, el ministro Pacheco puntualizó que ello “en nada compromete” la política energética diseñada por el Ejecutivo.

El Comité de Ministros -integrado por los titulares de Energía, Medio Ambiente, Minería, Agricultura, Salud y Economía- invalidó los acuerdos adoptados el 30 de enero pasado por el gobierno de Sebastián Piñera (marzo 2010-marzo 2014) “por considerarlos ilegales”.

Dichos acuerdos solicitaban nuevos estudios sobre caudales y asentamiento humano para pronunciarse sobre el controvertido proyecto.

En consecuencia, el gobierno de Michelle Bachelet -quien durante su campaña electoral calificó HidroAysen de “inviable”- tomó en consideración los requerimientos de las comunidades que se oponían al megaproyecto.

La decisión puede recurrirse ante el Tercer Tribunal de Valdivia, en un plazo de treinta días, la Corte de Apelaciones de Santiago y la Corte Suprema.

Al acoger los recursos de reclamación, el Comité de Ministros también dejó sin efecto la resolución de calificación ambiental.

Una de las razones por las cuales el Ejecutivo adoptó esta decisión son “la inexistencia de un plan de relocalización como medida de compensación para un impacto significativo declarado por el propio titular HidroAysén”, detalló el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier.

“Tampoco existe -dijo- una cuantificación adecuada de los impactos ambientales por efecto del cambio de la hidrología de los cursos alterados en el ecosistema acuático”.

“Y también hay una inconsistencia respecto a la línea base declarada por el titular en la fauna terrestre, lo que no permite configurar ni cuantificar impactos ambientales y por ende tampoco establecer medidas de mitigación, reparación y compensación”, concluyó Badenier.

ENDESA Chile: Cambio de actitud del Ejecutivo

Endesa Chile se refirió a la decisión del Gobierno de rechazar el megaproyecto hidroeléctrico de HidroAysén: “Con la decisión del Comité de Ministros queda en evidencia que hay un cambio de actitud del Gobierno de Chile hacia HidroAysén y que dicho proyecto, en su formato actual, no ha generado el respaldo necesario de las autoridades”, señaló en un comunicado la compañía que junto a Colbún son los gestores del proyecto.

En una escueta nota, Endesa Chile, la mayor generadora del país austral, aseguró que en múltiples ocasiones comunicó que el proyecto HidroAysén sólo se haría “si Chile lo considera estratégico para el desarrollo energético del país”.

En opinión de Endesa Chile, el uso de los recursos hídricos, como combustible primario limpio y seguro, favorece la competitividad del país y son necesarios para alcanzar una matriz energética que, junto con las renovables no convencionales y las otras energías convencionales “nos acompañe en el camino del desarrollo”.

“Es por ello que esperaremos el resultado de la discusión sobre el aprovechamiento de los recursos hídricos en Chile, para definir en su caso los cursos de acción”, concluyó el comunicado de Endesa Chile, que mantiene operaciones en Argentina, Perú y Colombia.

El proyecto de Hidroaysén había recibido 2.643 observaciones de 32 organizaciones, la mayoría de ellas grupos ambientalistas, aunque también encontró el rechazo de parlamentarios de distintos sectores.

Las cinco centrales se iban a construir en el cauce de los ríos Pascua y Baker, con la inundación de 4.010 hectáreas en un área de la Patagonia chilena de gran valor ecológico, y tenía previsto producir una media anual de 18.430 gigavatios por hora.

EFEverde

mf/son




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com