César Manrique, defensor de naturaleza y artista que embelleció su tierra

ARTE MEDIO AMBIENTE

César Manrique, defensor de la naturaleza y artista que embelleció su tierra

César Manrique, defensor de la naturaleza y artista que embelleció su tierra El artista canario Cesar Manrique, junto a uno de sus cuadros. EFE/aa

Escritores, periodistas y divulgadores celebran, coincidiendo en el Día Mundial del Medio Ambiente, la trayectoria de uno de los mayores defensores de los valores medioambientales, César Manrique, cuando se acaba de conmemorar los cien años de su nacimiento.

En el homenaje que tendrá lugar en el Instituto Cervantes de Madrid asistirán el naturalista, Joaquín Araujo; el periodista y escritor , Juan Cruz;, el urbanista,  Fernando Prats; el director de cine, Miguel G. Morales, y el director de la Fundación César Manrique (FCM), Fernando Gómez Aguilera. La mesa estará moderada por el periodista Saúl García.

Juan Cruz, un escritor cercano a Manrique

Para recuperar la figura de este hombre, cuyo nombre está profundamente ligado a la naturaleza canaria, habló con EFE otro artista, en esta caso escritor y también canario, Juan Cruz (Puerto de la Cruz, Tenerife-1948), quien no solo ha indagado en su vida y obra, sino que también tuvo la oportunidad de conocerle en persona y, como él confiesa, “vivir en su casa y estar cerca de él”.

césar manrique

MADRID.- El escritor Juan Cruz en una foto de archivo.

 

Juan Cruz, que el próximo día 13 de junio, presentará en el Parlamento canario un libro sobre las Islas Canarias, “Viaje a las Islas Canarias. Una historia cultural” (Edit. Aguilar), ha dedicado uno de sus capítulos a César Manrique (Arrecife-Lanzarote 1919-1992), “La maldita curva. César visionario”, en referencia a la curva que con un coche murió el artista lanzaroteño.

Para Juan Cruz, “Manrique fue un hombre que apostó por Canarias, sobre todo por Lanzarote”, donde encontró “un lenguaje que estaba bajo la tierra, el lenguaje de la lava y su estética”.

Manrique “consiguió que la superficie no interrumpiera” la belleza de la isla

César Manrique encontró en el subsuelo “un diálogo de la tierra con el fuego y de eso hizo también su pintura, puso de manifiesto el paisaje subterráneo y consiguió que la superficie no interrumpiera su belleza”.

Lanzarote es la isla canaria que se convirtió en símbolo de la tradición del archipiélago gracias al esfuerzo que César Manrique realizó, no solo artísticamente sino también a nivel político, para favorecer e impulsar la tradición y cultura de esta isla que deseaba extender al mundo entero.

“Cuidó de la superficie hasta el máximo, casi la pulimentó y terminó haciendo de Lanzarote, mientras le fue posible, una especie de manifiesto a favor de lo que hoy llamaríamos el medio ambiente, que entonces era la tierra, el cuidado de la tierra”, señaló Cruz.

En las Islas Canarias, Manrique tiene tres facetas por las cuales es admirado y querido, “una de ellas es el asombro que suscitó en el mundo de la cultura, de la arquitectura y del arte; el desconcierto que causó que no se supiera usar de ejemplo político y cultural para mejorar el paisaje de las islas, y el estupor que creó su muerte prematura”, señaló el escritor.

Para Juan Cruz, “desde los gobiernos se han despreciado los consejos de César Manrique, consejos prácticos que los hizo realidad y que se podían haber seguido haciendo, y creo que no haberlo hecho es una traición, pero no a Manrique sino a la propia tierra”.

El legado del artista canario “es la Fundación César Manrique”

“La única identidad que se ha impuesto para poner de manifiesto el legado de Manrique es la Fundación Cesar Manrique”, en la que las administraciones “tratan de amparase simplemente para decir que lo quieren pero luego no existe un correlato real”.

El legado de defensa del medio ambiente, según el escritor, queda solo en el trabajo de esa Fundación y poco más.

“Creo que tanto en el sur de Tenerife como en el de Las Palmas y en el sur de las islas en general, el buen clima ha hecho que éstas se cubran de hoteles hasta impedir ver el mar y los paisajes indómitos y maravillosos por los que, por otra parte, vendrían los turistas que ahora se encuentran allí como si estuvieran en Manhattan”.

El Mirador del Río es una de las grandes obras de César Manrique que se alzan sobre un promontorio y desde el cual se puede observar una larga línea de costa y, enfrente, la isla de La Graciosa, creando una panorámica espectacular difícil de disfrutar en otro lugar de España.

césar manrique

El Mirador del Río, construido por César Manrique en 1973, en el norte de Lanzarote frente a la isla de La Graciosa. EFE/Javier Fuentes

Para  el escritor canario, “el Mirador del Río es un lugar maravilloso que resulta símbolo de lo que él más quería, el mar, las islas, la tierra y la mirada. Es como si él estuviera mirando desde ahí”.

A pesar de la cantidad, cada año más numerosa, de turistas que acoge Lanzarote, a Juan Cruz no le cabe duda de que “el turismo, los extranjeros, conocen muy bien lo que van a ver a Lanzarote y las obras de Manrique, y los que destruyen las islas para acoger más turistas no saben que lo que están haciendo es expulsar a los turistas”.

“Yo creo que las cosas que Manrique encontró bajo la tierra de Lanzarote, por ejemplo, Los Jameos del Agua o, sobre la tierra, el Parque de Timanfaya, son sitios que él consiguió que no los estropearan y se han convertido en un gran tesoro”.

El color real y natural de la isla, la tierra, el mar y la memoria

Juan Cruz subrayó que lo que, sobre todo, César Manrique consiguió fue que el color de Lanzarote fuera el color real y natural de la isla, realzado gracias a que las casas recuperaron el blanco y el verde, y “esos colores en combinación con la lava fueron sus grandes logros”.

El que se mantenga ese espíritu, para Cruz, “depende de las nuevas generaciones. Ojalá se mantenga, pero tengo dudas de que sea así porque falta una administración potente y generosa”.

“Son las administraciones las que nos representan y debieran de cuidarlo porque representa lo que tenemos. No tenemos industria, solo tenemos la tierra, el mar y la memoria”.

Pero para el escritor canario, la seña de identidad de Islas Canarias es el horizonte. “Hay un muelle en el sur de Tenerife que ha roto el equilibrio del horizonte y es el horizonte lo que hay que cuidar y para eso hay que cuidar la costa y cuidar la mirada del horizonte”. EFEverde

 

Te puede interesar:

La Fundación César Manrique pide la nulidad de la sentencia sobre los sondeos en Canarias

https://www.efeverde.com/noticias/la-fundacion-cesar-manrique-pide-la-nulidad-de-la-sentencia-sobre-los-sondeos-en-canarias/

 

La Fundación C. Manrique envía a Rajoy 41.000 firmas contra las prospecciones

La Fundación C. Manrique envía a Rajoy 41.000 firmas contra las prospecciones




Secciones: