DESARROLLO SOSTENIBLE

Un centenar de entidades pide proteger a la Cordillera Cantábrica de megaproyectos energéticos

El oso, aquí en imagen cedida a Efe por la FOP, es el símbolo de la fauna cantábrica.

Un centenar de organizaciones ha firmado ya el manifiesto ‘Aquí no’ elaborado por la Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica (PDCC) para exigir que la implantación de las energías renovables se lleve a cabo con criterios de eficiencia, sostenibilidad y mínimo impacto, evitando que enclaves de alto valor ambiental y paisajístico sufran “un aluvión de nuevos complejos de aerogeneradores”.

“No es una campaña contra las energías renovables, con las que todos estamos de acuerdo, sino contra los lugares que se están eligiendo para su implantación, así como la dimensión de los proyectos”, ha precisado a Efeverde el portavoz de la PDCC, Ernesto Díaz, quien añade que “en realidad habría que decir ‘no’ a muchas cosas que han pasado en los últimos 50 años y lamentablemente tienen muy mal arreglo”.

Ahora “la amenaza es la implantación de grandes complejos de aerogeneradores”, pues la cordillera cantábrica es el destino elegido por distintos proyectos de aprovechamiento energético renovable de gran envergadura que, según el manifiesto, comprometen su futuro.

La pérdida de biodiversidad, la erosión del suelo y la reducción de los recursos hídricos son algunos de los peligros a los que se expone la zona si estos planes se materializan.

Además de “poner en riesgo los valores naturales de biodiversidad y paisaje que caracterizan nuestro territorio”, está la cuestión económica pues esta situación afecta a zonas despobladas donde “los últimos recursos económicos que quedan son precisamente el turismo rural y las actividades ligadas al disfrute sostenible de la Naturaleza…, ¿queremos cargarnos eso?”

Aerogeneradores gigantes

Díaz insiste en que “hablamos de grandes complejos con aerogeneradores de última generación, artefactos gigantescos de 200 metros de altura desde la punta de la pala hasta la base del pivote” que, según el manifiesto, multiplican por siete la altura de la catedral de León y duplican la de la Giralda de Sevilla.

“Vamos a llenar los montes, si se me permite el término, de chatarra” porque “si dentro de 40 años se descubre una forma de generación alternativa de energía que no necesita esas instalaciones, ¿quién va a desmontarlas?” 

La PDCC recuerda que “no partimos de una situación virginal, ya existen unos 6.000 aerogeneradores desde el norte de Navarra, casi besándose con Pirineos, hasta Galicia, implantados en zonas de montaña” y algunos de ellos “con mucha afección” como por ejemplo “los que hay en el territorio del urogallo cantábrico, una de las especies europeas en situación más crítica, o los de algunas zonas oseras”.

Además del impacto paisajístico, estos complejos “llevan asociadas infraestructuras muy lesivas” como “grandes pistas abiertas para dar acceso a ellos, vías de evacuación, subestaciones o líneas de alta tensión para llevarse esa energía a los grandes centros de consumo” ubicados en “las grandes aglomeraciones urbanas e industriales”.

Una verdadera transición 

El manifiesto exige “una verdadera transición energética, ecológica y justa” que “ahonde mucho más en el ahorro, en la eficiencia y en las pequeñas y medianas instalaciones” en lugar de “megaproyectos que únicamente se traducen en grandilocuentes resultados económicos para los grandes complejos empresariales” que, con su actividad, “desincentivan y anulan las pequeñas iniciativas locales para el autoabastecimiento y la autogestión”. 

“No se está haciendo un análisis de reducción de consumo, hacia lo que deberíamos tender”, añade Díaz, quien también apunta hacia el incentivo al autoconsumo para evitar proyectos desmesurados: “en algunos países europeos, puedes comprar en grandes superficies comerciales un sencillo kit de montaje de placas fotovoltaicas para uso doméstico y eso en España parece ciencia ficción”.

La PDCC ha solicitado una reunión al MITECO, a quien ya ha remitido el manifiesto, para “hablar de la planificación territorial y dotar de una dimensión asumible” para estas iniciativas en un entorno donde ya existen un parque nacional, parques naturales, reservas de la biosfera y regiones protegidas por la Red Natura 2000.

Apoyos al manifiesto

El texto, firmado originalmente por 61 organizaciones locales y vecinales, conservacionistas, ecologistas y animalistas, ha ido recibiendo más adhesiones desde entonces y alcanza ya el centenar aunque por voluntad de la plataforma no incluye partidos políticos “porque nos parece un tema delicado, que afecta a todas las sensibilidades y no queremos protagonismos ni partidismos”, señala Díaz.

Este mismo mes, la PDCC publicará un video de apoyo al manifiesto con participación de cerca de medio centenar de representantes de la literatura, el arte y la geografía, entre otros campos, como Antonio Gamoneda, Manuel Rivas, Sofía Berdasco, Joaquín Araújo, Eduardo Martínez de Pisón, Julio Llamazares, Ángeles Caso o José María Pérez ‘Peridis’. EFE.




Secciones:        
Periodista y escritor, con cerca de 40 años de experiencia, siempre interesado en la Naturaleza, la ciencia y las nuevas tecnologías.