UE PESCA

La CE abre procedimiento de infracción a España, Francia y Suecia por no evitar la captura de delfines y marsopas

captura de delfines Recurso de archivo. EFE/Nic Bothma

La Comisión Europea (CE) abrió este jueves un procedimiento de infracción a España, Francia y Suecia por no aplicar las medidas necesarias para evitar la “captura accesoria insostenible” de ciertas especies de delfines y marsopas por los buques pesqueros.

Según un comunicado emitido este jueves, la Comisión solicitó a estos tres países que apliquen las medidas requeridas por la Directiva sobre hábitats y la Política Pesquera Común para prevenir la pesca de dichas especies, puesto que tanto los delfines como las marsopas de puerto son “especies estrictamente protegidas”.

“Francia, España y Suecia no han tomado medidas suficientes para controlar las capturas accesorias en sus aguas y sus flotas”, aseguró la CE, quien opinó que dichos países tampoco han “aprovechado al máximo” las posibilidades que ofrece la Política Pesquera Común para cumplir con su obligación y proteger a estas especies.

Sin aplicar medidas necesarias

Además, la CE también consideró que los tres Estados miembros “no tomaron las medidas necesarias para evitar perturbaciones significativas de las especies marinas en las áreas especiales de conservación designadas para su protección”.

Concretamente, Francia no ha transpuesto por completo las obligaciones relacionadas con el establecimiento de un esquema de monitoreo de la captura accidental, ni tampoco ha llevado a cabo la adopción de medidas de conservación, según la Comisión.

Por su parte, Suecia no ha transpuesto correctamente la obligación de las medidas de protección dentro de los sitios Natura 2000 para evitar la perturbación de las especies marinas.

Ni Francia ni España han logrado garantizar un control e inspección efectivos con respecto a la obligación de los buques pesqueros de utilizar elementos disuasorios para ahuyentar a las marsopas de las redes, como lo exige la Política Pesquera Común.

Ante estos hechos, la Comisión envió “cartas de aviso formal” a los tres países, que tendrán tres meses para abordar y solucionar las deficiencias planteadas.

La consecuencia última de un procedimiento de infracción comunitario puede ser el envío del país ante el Tribunal de Justicia de la UE si este no cumple con las medidas requeridas por la Comisión para cumplir las normas europeas. EFEverde

 





Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com