CRISIS CLIMÁTICA

Cataluña aspira a cerrar nucleares en 2027 y prescindir energía fósil en 2050

La central nuclear de Ascó II (Tarragona). EFE/ Jaume Sellart/ARCHIVO

El gobierno catalán quiere un plan de transición para cerrar, no más allá de 2027, las centrales nucleares, velando por la preservación de los puestos de trabajo, y alcanzar en 2050 una descarbonización total, con un consumo de combustibles fósiles que sea nulo y sin participación de la energía nuclear.

Así lo ha explicado la consellera de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, Teresa Jordà, en respuesta a una pregunta formulada por el diputado autonómico de VOX Antonio Ramón López, sobre qué opinión tiene el Govern de la propuesta de la Comisión Europea de clasificar la energía nuclear como energía verde hasta el año 2045.

Transición energética

Jordà ha respondido que todas las medidas que adoptará el Govern irán «encaminadas a la transición energética hacia un modelo cien por cien renovable, desnuclearizado y descarbonizado, neutro en emisiones de gases de efecto invernadero, que reduzca la vulnerabilidad del sistema energético catalán y garantice el derecho al acceso a la energía como bien común».

La consellera concreta esta medidas en «impulsar políticas de ahorro y eficiencia energética» para reducir el consumo final de energía al menos un 2% anual, para llegar como mínimo al 27% en 2030.

También «promover energías renovables, que deben desarrollarse, siempre que sea «posible, aprovechando espacios ya alterados por la actividad humana, minimizando así la ocupación innecesaria del territorio» e «impulsar un modelo energético en el que el consumo de combustibles fósiles tienda a ser nulo, para que en 2030 se pueda alcanzar el 50% de participación de las energías renovables en el sistema eléctrico catalán, con el objetivo de poder llegar al 100% de renovables en 2050».

Jordà, partidaria de la participación «de actores locales en la producción y distribución de energía renovable», también quiere implantar redes de distribución de energía inteligentes y redes cerradas y promover un clúster de investigación y producción en energías renovables a partir de los centros de investigación en energías presentes en Cataluña.

Para hacer la transición energética hacia un modelo 100% renovable, desnuclearizado, descarbonizado y neutro en emisiones de gases de efecto invernadero, Jordà propone «establecer un plan de transición para el cierre, no más allá de 2027, de las centrales nucleares, velando por la preservación de los puestos de trabajo directos que generan en el territorio».

Taxonomía de energías verdes de la UE

La consellera opina que la inclusión de la energía nuclear y el gas natural (en determinadas condiciones) dentro de la taxonomía de energías verdes por parte de la UE «tiene como único objetivo facilitar el financiación de nuevos proyectos relacionados con estas fuentes energéticas, pero no constituye una apuesta firme por parte de la UE como en el caso de las energías renovables».

Jordà insiste en que la apuesta del gobierno catalán es «la descarbonización en el año 2050 con un consumo de combustibles fósiles que tiene que ser nulo y sin participación de la energía nuclear».

En este sentido, asegura que la Prospectiva de Energía de Cataluña (PROENCAT) 2050 «demuestra que este objetivo puede alcanzarse» ya que afirma que «en energías renovables, Cataluña tiene unos recursos suficientes para asegurar su desarrollo, según indican los estudios de potencial realizados».

«La decisión tomada por el Gobierno de la Generalitat en relación a la energía nuclear es el abandono, tal y como estableció la Ley del Cambio Climático», insiste Jordà, que reconoce «el reducido impacto sobre el cambio climático de la generación de electricidad de origen nuclear», pero argumenta que «el impacto ambiental de los residuos radiactivos y el elevado coste de generación motivan la exclusión de esta tecnología».

Según Jordà, «el anuncio de la UE no tiene ninguna repercusión para Cataluña, que ya ha elaborado su hoja de ruta de la transición energética en el horizonte 2050 sin contar con energía nuclear, demostrando que esta transición es posible».

La consellera afirma que el gobierno catalán «no dedicará financiación ni llevará a cabo ninguna actuación dirigida a promover y alargar la vida de las centrales nucleares en Cataluña», una competencia que no tiene la Generalitat. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com