DESARROLLO SOSTENIBLE

Costa del Caribe costarricense: de la economía circular a la inmersión total en ecoturismo

Costa del Caribe costarricense: de la economía circular a la inmersión total en ecoturismo Uno de los ladrillos confeccionados con basura reciclada en Tortuguero. EFE/Pedro Pablo G. May

"Cada bloque de este tipo contiene aproximadamente medio kilo de basura", precisa Enrique Obando, uno de los líderes comunitarios de Tortuguero, al mostrar a Efeverde uno de los ladrillos grisáceos que permiten reciclar el 30 % de la basura generada en esta localidad de Costa Rica y que pueden emplearse sin problemas para la construcción en la zona.

Se trata del último proyecto de la planta de procesamiento puesta en marcha gracias a la iniciativa de la propia comunidad para conseguir cerrar el ciclo de la economía circular a través de la recogida de todos los desechos que se producen en uno de los destinos turísticos más importantes del país centroamericano.

Enrique Obando, junto a diversos tipos de basura compactada dentro de la planta de procesamiento de Tortuguero. EFE/Pedro Pablo G. May.

Obando explica que esta planta es capaz de gestionar hasta 45 toneladas de basura por mes, de las cuales un 65 % -cartón, vidrio, plástico, aluminio o chatarra- ya está siendo reciclada y otro 30 % podría serlo si se regulariza la fabricación y venta de estos bloques, que incluyen cantidades medidas de basura y cerámica molidas y compactadas, además de otros ingredientes como el imprescindible cemento.

Estos peculiares ladrillos, que permitirán a Tortuguero acercarse a un proceso completo de economía circular, han superado las pruebas de resistencia a los que fueron sometidos en la universidad costarricense y, con su fabricación, “podremos conseguir los recursos necesarios” para construir el alcantarillado en la zona.

“Cuando comenzamos a trabajar en estos servicios básicos, aquí no había ni agua potable, ni planta procesadora, ni alcantarillado”, precisa Obando, “y ahora, gracias a la comunidad, ya tenemos los dos primeros elementos y esperamos no tardar mucho en disponer del tercero”.

El espectáculo de las tortugas

Este líder comunitario sabe que el turismo del Parque Nacional de Tortuguero ha sido el revulsivo necesario para la prosperidad de la zona, aunque también es consciente de la necesidad de gestionarlo de la manera adecuada, puesto que “aquí viven unas 3.500 personas, pero existe una población flotante de hasta 200.000 turistas anuales”.

Una cría de tortuga se esfuerza en la playa para alcanzar el mar Caribe tras salir del nido. EFE/Pedro Pablo G. May

La mayoría de ellos acude para contemplar el espectáculo que supone el ajetreo de las grandes tortugas -especialmente la Chelonia mydas, que puede pesar hasta 150 kilos-, sobre todo durante su temporada de desove entre julio y octubre.

Los habitantes de la zona han comprendido la importancia que estos animales poseen, no ya desde el punto de vista ecológico sino también para mantener los ingresos que supone la llegada de turistas y hoy está en vigor una estricta regulación a la hora de proceder a su observación, que incluye el uso de luces infrarrojas y el número limitado de personas a la hora de asistir a sus desoves nocturnos.

Y es que la enorme biodiversidad de Costa Rica es la base de su éxito turístico, motivo por el cual intereses públicos y privados trabajan desde hace decenios para proteger la naturaleza y promover iniciativas relacionadas con el ecoturismo, en un país donde más del 25 % del territorio está oficialmente protegido y más del 50 % posee cobertura forestal.

En la selva

Entre las empresas que combinan la protección y la rentabilidad de la naturaleza figura Selva Bananito Ecolodge, un complejo turístico pionero en la zona de Caribe sur guiado por directrices ecológicas desde hace más de 20 años y al que se accede en un vehículo cuatro por cuatro atravesando una pista forestal y atravesando el río Bananito.

“Es un lugar muy especial, basado en la sostenibilidad”, explica a Efeverde su impulsor, Jürgen Stein, de origen alemán y nacido en Colombia “pero costarricense de corazón cien por cien”, en el que “desde el principio construimos aprovechando material descartado por la deforestación, madera desechada de la tala de árboles que se había desarrollado en la zona” durante los años anteriores.

Los encargados del mantenimiento de las instalaciones calientan el agua con energía solar, tratan los residuos con bacterias para reciclarlos de la mejor manera posible y separan los distintos tipos de basura, entre otras normas de funcionamiento.

Jürgen Stein muestra en un mapa la localización de Selva Bananito Ecolodge, en medio de la jungla centroamericana del Caribe sur. EFE/Pedro Pablo G. May

Pese a ello, los alojamientos cuentan con “un alto estándar de calidad y todos los servicios”,  si bien está muy limitado el acceso a la energía eléctrica, al objeto de que los huéspedes “pueden despegarse un poco del teléfono, que dicta nuestro quehacer diario”.

Se trata de aprender a “desconectar y, al mismo tiempo, reconectar pero esta vez con la Naturaleza”.

Para ello, el lugar ofrece multitud de aventuras desde senderismo a observación de aves, pasando por rappel en cataratas, paseos a caballo o vuelos en autogiro, entre otras actividades, aunque el visitante puede, simplemente, tenderse en una hamaca para meditar frente a la selva.

Stein está convencido de que el turismo “no invasivo, diferente y sostenible nos proporcionará un futuro radiante” porque no sólo ayudará a “preservar los ecosistemas sino que permitirá legar una actividad económica rentable a las generaciones futuras”. Efeverde.




Secciones:        
Pedro Pablo G. May
Periodista y escritor, con más de treinta y cinco años de experiencia, siempre interesado en la Naturaleza, la ciencia y las nuevas tecnologías.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies