CAMBIO CLIMÁTICO

La captura de CO2, “necesaria” para reducir emisiones a gran escala

  • Uno de los mayores expertos en la materia, el investigador Edward Rubin, asegura que los modelos climáticos más serios sólo contemplan disminuciones rapidas de los gases contaminantes contemplando esta técnica.

La captura de CO2, El investigador de la Universidad Carnegie Mellon (EEUU), Edward Rubin

Por Caty Arévalo.- Lograr una reducción de las emisiones mundiales a gran escala para estabilizar el planeta en no más de dos grados de aumento de temperatura pasaría necesariamente por la captura de CO2 de las plantas de combustibles fósiles, afirma uno de los mayores expertos en la materia, el científico Edward Rubin.

Rubin ha dedicado su carrera profesional a investigar la captura, transporte y almacenamiento del CO2 emitido por las centrales térmicas desde la Universidad Carnegie Mellon (EEUU), y ha estado liderado este campo de investigación en los informes del panel intergubernamental de expertos de cambio climático de la ONU (IPCC, por las siglas en inglés).

En una entrevista con Efe coincidente con su visita a Madrid como jurado de los premios Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA, Rubin subraya que “la inmensa mayoría de los modelos climáticos no conciben una reducción de emisiones rápida, como la que se han propuesto hacer los países mediante el Acuerdo de París, sin la captura y el almacenamiento geológico del CO2”.

Una solución más

El carbón no se va a dejar de usar de la noche a la mañana, ni tampoco el gas que, aunque en menor medida, también emite notablemente, por lo que ni con grandes avances en energía eólica o solar veo que puedan disminuir las emisiones más de un 80% a mediados de siglo sin captura”, explica el científico, que en ningún momento ha estado relacionado con ninguna iniciativa privada para la aplicación de esta técnica.

“Vivimos en un mundo adicto a los combustibles fósiles, donde resulta muy difícil desenganchar a sociedad de los mismos pese a la gravedad del cambio climático”, agrega.

Rubin asegura que desde hace décadas existe conocimiento científico lo suficientemente robusto como para poner en marcha la captura, transporte y almacenamiento de CO2, y que si no se han desarrollado instalaciones que lo hagan es por la falta de regulación que incentive las inversiones.

“Hace una década se hicieron algunas inversiones de anticipación, ya que las empresas pensaron que se les iban a exigir esfuerzos relevantes para no contaminar, pero en cuanto se agotó la perspectiva de una acción política fuerte en esta materia se dejó de invertir”, aclara.

Parte de esas inversiones se ejecutaron precisamente en España, donde la Comisión Europea concedió 180 millones de euros al proyecto de captura y almacenamiento de dióxido de carbono (CO2) en Compostilla, la planta de Endesa situada en Cubillos de Sil (León), que quedó interrumpido en 2013, en parte por la caída de los precios de los derechos de emisión en la UE.

Inconcebible sin regulación

“Poner en marcha estas instalaciones requiere una inversión importante que no tiene razón de ser si no hay una regulación potente para luchar con el cambio climático que incentive estas inversiones, como podría ser un precio disuasorio a las emisiones”, indica.

Como ejemplo de cómo la regulación orienta el mercado y las inversiones el profesor Rubin cita el caso de los catalizadores que se instalaron en los tubos de escape de los coches después de que los gobiernos regulasen las emisiones de los vehículos.

“Hay una demanda natural por la electricidad y un negocio detrás, por eso cuesta menos apostar por ir suministrando esa creciente demanda con renovables. Sin embargo, no habrá esa demanda por reducir emisiones sin que haya una regulación fuerte detrás”, explica.

A diferencia de las renovables, la captura de CO2 no sólo no genera electricidad sino que la consume, por lo que su única razón de ser es “que se penalicen por ley las emisiones”.

Si esto ocurriera, el científico afirma que “no hay ninguna barrera científica ni tecnológica” actualmente que impidiera hacerlo.

Ocho proyectos en China

China, de hecho, acaba de poner en marcha el primero de los ocho proyectos de captura de carbono a gran escala que piensa desarrollar a lo largo de este año.

Rubin dice no conocer en profundidad estos proyectos, pero apunta como posible barrera para los mismos la falta de datos geológicos existente en el gigante asiático para el posterior almacenamiento en tierra del CO2 capturado.

El científico estadounidense, muy ligado a la ciudad de Valencia de donde es su esposa, concluye que otro de los motivos por los que “razonablemente” no se ha implantado la captura de CO2 a gran escala “es por el rechazo de la mayor parte de la sociedad a la quema de carbón, que tiene una historia ambiental muy negra”.

“Si no te gusta el carbón difícilmente apoyarás la captura porque de alguna manera implica seguir quemando este combustible fósil”, concluye.EFE




Secciones:                    
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies