NATURALEZA CONSERVACIÓN

Una cantera pone en jaque a los últimos cruzados de la revitalización rural

  • Los habitantes de La Mallona alegan amenazas a la seguridad de sus casas y a la biodiversidad del espacio, próximo a la Red Natura 2000

Una cantera pone en jaque a los últimos cruzados de la revitalización rural Vista general del paisaje de La Mallona (Soria). Imagen cedida por Julia Soria

La media docena de habitantes que emprendieron su particular cruzada para devolver la vida a una pequeña pedanía de Soria se enfrentan ahora a una "segunda muerte segura" del pueblo si prospera un proyecto de cantera a cielo abierto a escasos metros de sus casas.

Los últimos románticos

La Mallona, que llegó a estar completamente abandonado, es uno de los once municipios que componen el ayuntamiento de Golmayo; en el año 1981 contaba con casi un centenar de habitantes, concentrados en el núcleo principal, aunque en el año 2000 quedaron reducidos a una decena y en la actualidad sólo seis están censados. En declaraciones a Efe, su alcalde pedáneo, Jesús Arauzo, ha recordado que se trata de una de las áreas más despobladas de la provincia de Soria y que recibe por ello ayudas económicas de Europa con objeto de potenciar su revitalización.

Imagen cedida por Julia Soria

Imagen cedida por Julia Soria

“Nosotros nos hemos instalado aquí, hemos rehabilitado nuestras casas, hemos devuelto la vida al pueblo y ahora todos nuestros sueños se vienen abajo por culpa de unos intereses empresariales y económicos”, ha insistido.

Una amenaza a la Red Natura 2000

Situado junto al Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de la Red Natura 2000 Sabinares Sierra de Cabrejas, el entorno La Mallona encierra valiosos valores naturales, históricos y artísticos.

Según Jesús Arauzo, los habitantes de La Mallona conocieron en el año 2010 la intención de la empresa Collosa de recoger grava en una zona próxima al pueblo para ejecutar un tramo de cuatro kilómetros de una autovía, cuyas obras no se llegaron a iniciar por la crisis.

“Conseguí firmas de la gente y presenté alegaciones, en las que denunciaba la falta de información sobre la cantidad de grava a extraer, los plazos o el destino del dinero”, aunque el escrito fue finalmente desestimado.

Sin embargo, “hace unos días me citaron a una reunión a la que la empresa adjudicataria acudió con los planos y con todos los datos y donde Ayuntamiento, técnicos y propietarios asentían a todo con la cabeza”, ha añadido.

Y ha lamentado la falta de posicionamiento del ayuntamiento de Golmayo, que “parece que solo quiere dinero”, y la postura “personalista” del alcalde y sus concejales.

Paisaje de La Mallona (Soria). Imagen cedida por Julia Soria

Paisaje de La Mallona (Soria). Imagen cedida por Julia Soria

Según Arauzo, está previsto extraer de esa cantera 370.000 metros cúbicos de grava y profundizar en el terreno más de 20 metros, “que es lo que mide un edificio de seis plantas”.

Un abanico de alegaciones

El Ayuntamiento ha renovado la concesión a Collosa, la empresa adjudicataria “sin un estudio de impacto ambiental” y ahora “nosotros tenemos un plazo de un mes para alegar la concesión definitiva y, en caso de ser desestimada la alegación, otro mes para hacerlo ante el juzgado”, ha aclarado el alcalde.

En su escrito, la comunidad de vecinos de La Mallona alega no sólo la exposición a ruidos, polvo, detonaciones y temblores en los edificios que supondría la cantera, sino también problemas de seguridad, ya que su proximidad a las casas provocará movimientos en paredes y tejados; “los camiones van a pasar a solo 80 metros de algunas casas”, ha indicado Arauzo.

El escrito recuerda también que la explotación se constriñe a la ejecución de una autovía que a día de hoy se encuentra paralizada y sin expectativas de iniciarse, al menos en un plazo relativamente corto de tiempo.

Alega igualmente que existen alternativas a la instalación de la cantera en zonas muy próximas a la obra y más alejadas a núcleos de población; “a un kilómetro de donde está prevista la obra existe una gravera abandonada con material suficiente para abastecer el tramo de autovía adjudicada a Collosa”, ha relatado Arauzo.

Imagen cedida por Julia Soria

Imagen cedida por Julia Soria

El apoyo de Asden

El pasado 26 de marzo, la Asociación Soriana por la Defensa de la Naturaleza (Asden) presentó por su parte otro escrito de alegaciones, en el que solicitaban que se denegaran los permisos, que se encargara una evaluación de impacto ambiental al promotor y se repitieran los trámites administrativos.

Asden alegaba entre otras cuestiones que la cantera está en una ladera que vierte en dirección norte, perpendicular a la carretera N-122 y a la futura autovía y hacia la carretera de acceso al pueblo, y es perfectamente visible.

Además, está enfrente del LIC Sabinares Sierra Cabrejas, que ocupa toda la ladera al norte de la autovía con su límite en la parte baja del valle del río Viejo, lo que la hace igualmente visible desde esa zona.

Por otro lado, la distancia de la cantera al núcleo urbano no es de 2.000 metros, como dicta la legalidad, sino de 750, y sólo le separan 1.600 metros de otro pueblo, Las Fraguas.

Por todo, según Asden, “en tanto no se finalice este expediente no se puede autorizar el inicio de las obras de preparación de la parcela ni la extracción de materiales y, en caso de permitirse, se podría incurrir en un caso grave de dejación de funciones y responsabilidades por parte de técnicos y políticos”.

Daños ambientales y sobre aves protegidas

Asden ha denunciado además que la cantera va a generar polvo, tierras y escorrentías que desaguarán por los barrancos que bajan al río Viejo, con los consiguientes problemas a la calidad de las aguas del río y a la vegetación de ribera.

Y ha añadido que ignora la existencia de una población de la amenazada Alondra ricotí (Ch. duponti) oficialmente reconocida a tan sólo un kilómetro en dirección a las Fraguas, así como de sisón y ortega, que puede habitar tanto en la zona de explotación como en los caminos por donde se va a sacar el mineral.

Las peores sospechas

Encina. Imagen cedida por Julia Soria

Encina. Imagen cedida por Julia Soria

Según Jesús Arauzo, “con la ley en la mano este recurso estaría ganado, porque se incumplen todas las normativas, tanto por metros cúbicos, como por proyectos como por ausencia de declaración de impacto ambiental”.

Ha recordado que en su día “ya hicieron una cata y metieron unos tubos por el suelo”, algo que, en su opinión, “es bastante sospechoso de que se puede estar estudiando un proyecto de fracking”.

“La empresa -Collosa- ha salido mucho en los papeles, porque es una de las imputadas en el caso del cobro de comisiones ilegales en la industria eólica en Castilla y León y todos sabemos su intención de participar en el tema del fracking”.




Secciones:            
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies