ESPECIES INVASORAS

La prohibición del cangrejo rojo americano moviliza el Bajo Guadalquivir

  • El Supremo ha atendido un recurso de grupos ecologistas y ha eliminado la excepcionalidad que permitía hasta ahora comercializar este cangrejo.

Efeverde.- Una reciente sentencia del Tribunal Supremo que prohíbe la comercialización del cangrejo rojo americano, catalogado como especie exótica invasora, ha movilizado a los vecinos del Bajo Guadalquivir para quienes la captura y venta de este crustáceo supone uno de sus principales motores económicos.

El Supremo ha atendido un recurso de grupos ecologistas y ha eliminado la excepcionalidad que permitía hasta ahora comercializar el cangrejo rojo americano, del que se venden unos tres millones de kilos al año, la mayoría congelados para su exportación, con una facturación de 20 millones de euros y la generación de unos 150.000 jornales.

La decisión del Supremo ha alarmado a esta comarca aledaña a Doñana y el alcalde de Isla Mayor, Juan Molero (PSOE), lidera la defensa de esta actividad, que salvaguarda las rentas de miles de vecinos y es estratégicas para el empleo femenino de la zona.

“Hay una intranquilidad brutal porque se está perdiendo uno de los pilares económicos del municipio y se van a quedar sin un sustento económico gran parte de las familias del entorno”, ha señalado Molero a EFE.

LA PROHIBICIÓN DEL CANGREJO ROJO AMERICANO MOVILIZA EL BAJO GUADALQUIVIR

Ejemplares de cangrejo rojo americano en la planta de procesado de Alcofan, una de las principales empresas cangrejeras de Isla Mayor (Sevilla). EFE/José Manuel Vidal

El alcalde isleño ha recordado los problemas para generar empleo en esta zona de marismas, la mayoría catalogadas como parque natural o nacional con escasa o nula actividad económica, y ha destacado que la captura y comercialización del cangrejo rojo complementa la renta de miles de familias que trabajan en la temporada del arroz, el otro pilar socioeconómico de la comarca.

Molero ha reclamado que se mantenga la excepcionalidad de la venta de este crustáceo “que hasta hoy ha funcionado perfectamente, ha sido una actividad sostenible, respetuosa con el medio ambiente y que ha regulado la población de cangrejos”, ha subrayado.

El alcalde confía en las iniciativas parlamentarias que ya han anunciado la Junta de Andalucía y el PSOE para modificar la legislación sobre especies invasoras “y que se apruebe de una vez por todas la posibilidad de que el cangrejo se pueda pescar y comercializar para sustentar la economía familiar de la zona”.

La llegada del cangrejo rojo americano en 1973

El cangrejo rojo americano fue introducido artificialmente en las marismas del Guadalquivir en 1973 por Andrés Salvador Habsburgo-Lorena, nieto del emperador Francisco José de Austria, quien lo importó del estado de Lousiana tras el declive de las poblaciones del cangrejo autóctono.

Desde entonces, este crustáceo americano se ha expandido de forma exponencial en las marismas de Doñana sin que se haya implementado ninguna medida de control o gestión de esta especie, de la que también se intentó comercializar sus betacarotenos con fines cosméticos.

El presidente de la Asociación de la Pesca y Acuicultura del entorno de Doñana, Valentín Murillo, ha destacado a EFE que sólo en Isla Mayor existen 5 comercializadoras de este crustáceo, que exportan el 85 % de su producción y mantienen más de 150.000 jornales, la mayoría femeninos, en las cadenas de limpieza, envasado y congelación de colas de cangrejo.

Murillo ha recordado que, tras medio siglo de esfuerzos, España ha logrado ser el tercer mayor productor de cangrejo rojo del mundo, tras Estados Unidos y China, y el segundo mayor exportador.

En su opinión, la prohibición del Supremo eliminaría un producto español del mercado internacional “que sería sustituido por el mismo alimento, pero de origen extranjero”.

Nicolas Roux, de Alcofan, una de las principales empresas cangrejeras de Isla Mayor, ha instado a las administraciones a que palíen lo antes posible el fallo judicial porque una paralización temporal de sus ventas les haría perder unos mercados que han costado decenios conquistar.

El veterano naturalista de Doñana Beltrán de Ceballos, ha comentado a EFE que este crustáceo es una especie “determinante” tanto para este ecosistema protegido, del que “forma parte activa porque de su abundancia dependen numerosas especies”, como para el “socioecosistema” de la comarca porque forma parte de la economía de estos pueblos y  en el caso de Isla Mayor.

De Ceballos advierte de que la prohibición de la comercialización del cangrejo rojo expandiría sus poblaciones hasta arruinar las 35.000 hectáreas de arrozales de la zona, lo que irremediablemente se intentaría evitar con un uso indiscriminado del veneno, letal para el futuro de Doñana. Efeverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies