UE CLIMA

Arias Cañete: “Llegamos a París con muy buenas cartas para jugar la partida”

  • Arias Cañete está seguro de que en París se sellará un pacto. Pero advierte de que lo importante no es volver con un documento, sino con contenido.

Arias Cañete: Miguel Arias Cañete, durante la entrevista que ha ofrecido a la Agencia EFE. EFE/José Miguel Vilar

EFEverde.- La Unión Europea (UE) calienta motores para la cumbre climática de París, a la que acude con el escándalo de Volkswagen de telón de fondo, pero empeñada en lograr un hito histórico: un acuerdo contra el calentamiento global de obligado cumplimiento para todos.

A la cabeza de la delegación europea viaja el comisaria europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, que tendrá que probar ahora en la arena internacional las dotes de negociador que se le reconocían en Bruselas en su etapa de ministro español.

El objetivo es componer un puzzle poliédrico, bajo la sombra del fiasco de Copenhague y del escaso alcance de Kioto.

“Llegamos a París con muy buenas cartas para jugar la partida, pero la partida no va a ser fácil”, ha afirmado Arias Cañete en una entrevista con EFE, en referencia a la cumbre que comenzará el 30 de noviembre en la capital gala.

Apenas a dos semanas de que dé comienzo el encuentro, el antiguo ministro español, que acumula más de 30 años en política, ve dificultades, pero dice que lo único que le quita el sueño es el ‘jet lag’ que arrastra desde que asumió su actual cargo hace un año, en el que ha visitado más de 80 países en busca de alianzas.

Arias Cañete está seguro de que en París se sellará un pacto. Pero advierte de que lo importante no es volver con un documento, sino con contenido.

“Acuerdo habrá, lo que hace falta es que sea un acuerdo ambicioso y con potencia suficiente para frenar el calentamiento global en la cifra de dos grados centígrados que dice la Ciencia que es el límite máximo que podemos asumir”, ha recalcado el comisario.

Esto aún no está garantizado. Una de líneas rojas para la Unión Europea es que el pacto sea vinculante y que cubra a países desarrollados y en vías de desarrollos por igual.

Con la flexibilidad suficiente para que cada país actúe en función de su situación, sí, pero también la rigidez necesaria para que se cumpla.

“Compromisos vinculantes va a haber en París, porque tiene que ser un instrumento útil para luchar contra el cambio climático”, ha comentado Arias Cañete, frente a las dudas que ha sembrado el secretario de Estado norteamericano John Kerry, al afirmar que el pacto resultante de París no será de obligado cumplimiento.

Para el comisario, estas palabras solo reflejan los problemas internos a los que se enfrenta la Administración Obama para lograr la luz verde del Congreso y el Senado a unos objetivos vinculantes.

“La mayoría de las partes de la Convención (Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) quieren compromisos de mitigación vinculantes. Cuando hay posiciones contradictorias hay que buscar elementos de consenso”, ha advertido.

COP21

La UE llega a París defendiendo que el acuerdo vaya más allá de 2030 y que no solo permita, sino que empuje a todas las partes a ir gradualmente aumentando su ambición, con el objetivo de lograr una economía totalmente libre de emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 2100.

También quiere de sus socios acepten un sistema transparente a la hora de contar y comparar las emisiones de CO2. Una paradoja, tras el estallido del escándalo del productor automovilístico alemán Volkswagen, que trucó vehículos para que pareciera que emitían menos NOx y CO2 y eludir los límites europeos.

El comisario asegura que la UE mantiene intacto su liderazgo de cara a la COP21 de París tanto por la ambición de objetivos, como de las políticas climáticas que ya se aplican y de la solidaridad que ofrece, y que “un pequeño incidente no empaña en absoluto” esto.

“No tiene nada que ver que una marca europea de automóviles que tenga 800.000 automóviles con niveles de divergencia en el CO2 con el liderazgo de la UE”, ha recalcado.

Otra “batalla” será, a ojos del comisario, la de la financiación de la lucha contra el clima.

La UE llega a París sin haberse puesto aún de acuerdo sobre la cifra de su contribución para 2015, punto criticado por las ONG ecologistas que creen que esto puede socavar su alianza con algunos de los países más vulnerables al cambio climático.

“Yo creo que la críticas son absolutamente injustas, y que las ONG no hacen un análisis global de lo que están pasando en la financiación del cambio climático”, ha comentado el comisario, quien defiende que la UE “lidera la financiación” contra el calentamiento global.

Además, cree que en realidad el “problema” no es la financiación hasta 2020, sino la necesidad de “ampliar la base de países donantes” después de 2020. Es decir, los países que ponen dinero.

“No tiene ningún sentido que economías que hoy día son muy potentes no contribuyan a apoyar a los países menos desarrollados que tienen graves problemas”, ha afirmado, a la vez que se ha mostrado consciente de que “será muy complicado establecer una cifra”. EFEverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies