Canarias rompe el paradigma de la islas como sumideros de biodiversidad

Canarias rompe el paradigma de la islas como sumideros de biodiversidad

La ciencia considera que las islas suelen comportarse como sumideros de biodiversidad, callejones sin salida que atrapan a las especies que llegan a ellas hasta que evolucionan y se convierten en rarezas, pero los lazos de la flora marroquí con Canarias empiezan a cuestionar ese paradigma.

Fuerteventura y Lanzarote, la islas más antiguas del archipiélago, emergieron del océano hace unos 21 y 19 millones de años y desde el mismo Mioceno empezaron a ser colonizadas por flora de la costa africana -y de otras regiones geográficas no tan próximas- que se aclimató a sus hábitats, fue pasando de isla en isla y acabó generando con el tiempo cientos de endemismos.

Es el mismo proceso que se ha producido en otros archipiélagos oceánicos del planeta como Hawai, Galápagos, Azores o Madeira, con el añadido en el caso de la Macaronesia de que las glaciaciones que cubrieron de hielo Europa y el norte de África durante varios milenios convirtieron a Canarias en un refugio templado para múltiples especies que desaparecieron de los continentes, explica a Efe el responsable del Departamento de Biodiversidad Molecular y Banco de ADN del Jardín Canario Viera y Clavijo, Juli Caujapé.

El responsable del Departamento de Biodiversidad Molecular y Banco de ADN del Jardín Canario Viera y Clavijo, Juli Caujapé (sentado), y el resto del equipo de investigación (i-d) Miguel Ángel González, Carlos García-Verdugo y Ruth Jaén, posan en el laboratorio. EFE/Ángel Medina G.

El responsable del Departamento de Biodiversidad Molecular y Banco de ADN del Jardín Canario Viera y Clavijo, Juli Caujapé (sentado), y el resto del equipo de investigación (i-d) Miguel Ángel González, Carlos García-Verdugo y Ruth Jaén, posan en el laboratorio. EFE/Ángel Medina G.

Este centro del Cabildo de Gran Canaria, asociado al CSIC, lleva años revisando los parentescos de la flora endémica de las islas con las plantas de la costa que se extiende desde Agadir (Marruecos) hasta el sur de El Aaiún (Sahara), una franja litoral cuyos ecosistemas y clima guardan muchas semejanzas con Canarias.

Conexión africana

Los estudios moleculares disponibles corroboran que más de un 25 % de la flora canaria procede de antepasados del noroeste de África que dieron el salto a las islas hace millones de años, pero también revelan que, por lo menos en una veintena de casos, el viaje ha sido de ida y vuelta, de modo que hoy existen especies vegetales arraigadas hace tiempo en la costa africana cuyo ADN prueba que descienden de linajes canarios.

Los botánicos llaman a ese fenómeno “retrocolonización”, o “efecto bumerán”. “Lo que estamos viendo con datos moleculares es que en muchos casos, más de los que pensábamos, elementos de la biodiversidad canaria, endémica o nativa, han contribuido a la composición florística del continente africano”, relata Caujapé, que cita los casos de la Matthiola bolleana (o alhelí canario), algunos coranzoncillos del género Lotus o Convolvulus parientes del guaydil.

Este experto en biología molecular subraya que los descubrimientos que está realizando el Jardín Canario con ayuda del Jardín de La Orotava (Tenerife) y otros centros suponen “un cambio de paradigma”, una enmienda desde Canarias a la tesis de los sumideros de biodiversidad, que demuestra que “las islas también pueden ser fuentes de biodiversidad para territorios continentales”.

Una relación ancestral

El análisis genético les sugiere que el retorno de algunas especies botánicas canarias a la tierra de sus ancestros se produjo hace miles o millones de años, gracias a la proximidad de las islas al continente, pero persistía la duda de cuál fue el mecanismo que lo propició, ya que los vientos dominantes en Canarias soplan hoy en día desde el Nordeste (Alisios) y el Este (del desierto de Sahara).

“La explicación más plausible podría haber sido que la flora involucrada en esos fenómenos hubiera sido dispersada por aves que volvían al continente, pero hemos comprobado que en los grupos en los que sospechamos que la retrocolonización parece haber sido importante, este no es el caso”, apunta este investigador.

De hecho, enfatiza, “solo una pequeña porción de la flora endémica actual de Canarias es dispersada por aves”.

La respuesta a ese enigma reside en los gigantescos cambios que provocaron en el pasado las distintas glaciaciones, que alteraron también corrientes oceánicas y vientos, y estaba descrita desde 1992 en un trabajo publicado por dos científicos franceses.

“Muy poca gente le prestó atención”, relata Caujapé, “pero ese trabajo demuestra que durante muchas ventanas climáticas del Plioceno y el Pleistoceno, los vientos Oeste-Este (es decir, de las islas hacia la costa africana) pudieron ser dominantes en Canarias”.

Así que, según esa tesis, es factible que los vientos del Oeste permitieran el retorno de algunos elementos de la flora.

En cualquier caso, la proximidad a África hace que las especies vegetales exclusivas de Canarias “sean mucho más diversas genéticamente que las de la mayoría de archipiélagos oceánicos”, lo cual supone una ventaja en términos de conservación y una “garantía de supervivencia” ante las incertidumbres del cambio climático. EFE

jmr




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies