EL HIERRO ERUPCIÓN

IGN e IEO rebaten que hubiera otra erupción submarina en El Hierro en 2012

  • En noviembre de 2013, investigadores del Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan), de las universidades de La Laguna y Nagoya (Japón) y del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) publicaron que hubo una segunda erupción submarina en verano de 2012 en El Hierro

IGN e IEO rebaten que hubiera otra erupción submarina en El Hierro en 2012 Ecograma del IEO donde se ve la expulsión de CO2 y ceniza bajo el mar de El Hierro. EFE/IEO

EFEverde.- Científicos del Instituto Geográfico Nacional (IGN), del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y de las universidades de Granada y Las Palmas de Gran Canaria han descartado que se produjera una segunda erupción submarina en la isla de El Hierro en 2012, como sostienen sus colegas de Involcán.

El Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan), las universidades de La Laguna y Nagoya (Japón) y el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) publicaron en noviembre del año pasado en la revista científica “Bulletin of Volcanology” un artículo en el que aportaban una serie de datos para defender que hubo una segunda erupción submarina en verano de 2012 al oeste de El Hierro.

Investigadores del IGN, IEO y las universidades de Las Palmas de Gran Canaria y Granada publican ahora en la misma revista un contra-artículo en el que contradicen las tesis mantenidas por Involcán-ITER (Instituto Tecnológico de Tenerife) y aseguran que, analizando los datos disponibles, se constata que no hubo esa segunda erupción.

Según una nota difundida por los promotores del segundo artículo, sus colegas basaban sus tesis fundamentalmente en los registros de una ecosonda y en una foto aérea en la que se distinguían unas trazas de un color claro sobre la superficie del mar.

Datos erróneamente interpretados

La investigación liderada por el IGN -organismo responsables de los riesgos sísmicos y volcánicos que se puedan producir en España- mantiene que los datos de esa ecosonda fueron erróneamente interpretados y la fotografía fue rotada “y colocada a conveniencia, sin ningún rigor científico, a 12 kilómetros de distancia de donde fue tomada”.

Manchas en el mar de los materiales expulsados tras la erupción submarina de El Hierro fechada en noviembre de 2011.

Manchas en el mar de los materiales expulsados tras la erupción submarina de El Hierro fechada en noviembre de 2011. EFE/Guardia Civil

“Las trazas de color claro que aparecen en la fotografía del citado artículo, se interpretaron como material de la supuesta erupción y esta interpretación es imposible ya que la imagen aérea fue tomada en El Julan, distante 12 kilómetros de la erupción”, señala el artículo, cuyos dos primeros firmantes son la directora territorial del IGN en Canarias, María José Blanco, y el responsable de las campañas Vulcano del IEO en El Hierro, Eugenio Fraile.

En opinión de los autores de este segundo trabajo, los registros de la ecosonda presentados en el artículo de noviembre fueron interpretados por el Involcán y los coautores como una prueba directa de la supuesta erupción debido a su forma de filamento, pero estas imágenes son habituales en la zona y responden simplemente a ecos producidos por la abrupta batimetría del área.

“La mencionada forma de filamento de las imágenes se ha conseguido tras forzar una gran exageración en las escalas verticales de las figuras”, agregan.

Magma en profundidad

El nuevo trabajo añade que Involcan y los coautores de aquel trabajo interpretaron la gran sismicidad existente en esos días en El Hierro, junto con una rápida deformación superficial y cambios geoquímicos ocurridos antes del inicio del temblores y la deformación, como signos de una segunda erupción.

Apuntan que, sin embargo, estos datos son generalmente interpretados por la comunidad científica como evidencias de una inyección de magma en profundidad, pero no necesariamente de una erupción en superficie.

Es más, en opinión de los autores del contra-artículo, sería esperable que durante una erupción en aguas tan someras como las de la zona propuesta, se observara en el mar una decoloración semejante a la mancha que acompañó la erupción submarina de 2011-2012 cerca de la costa de La Restinga.

Asimismo, sería esperable también advertir una señal sísmica de tremor, que no fue registrada en ninguna estación sísmica.

Añade el artículo que, aunque demostrar la no existencia de algo es prácticamente imposible, “los comprobados errores o malas interpretaciones de los datos expuestos muestran que no existen evidencias que permitan afirmar la ocurrencia en junio de 2012 de una erupción submarina cercana a la costa de Lomo Negro“. EFEverde

 

 

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies