CAMBIO CLIMÁTICO / COP20

Canadá viaja a la COP20 de Perú a la defensiva por las críticas de la ONU

  • “Insto a Canadá a que sea muy ambiciosa y visionaria para el futuro global de la humanidad y el planeta”, declaró Ban,

Canadá viaja a la COP20 de Perú a la defensiva por las críticas de la ONU Recurso de archivo

Toronto (Canadá)  (EFEverde).- La ministra de Medio Ambiente de Canadá, Leona Aglukkaq, tendrá que defenderse en la cumbre COP20 de Lima de las inusuales críticas del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a las políticas medioambientales del Gobierno canadiense.

Durante una entrevista con la televisión pública canadiense CBC, el secretario general de la ONU dejó de lado el tradicional lenguaje diplomático para realizar una dura crítica de la postura del primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper, sobre el cambio climático.

“Insto a Canadá a que sea muy ambiciosa y visionaria para el futuro global de la humanidad y el planeta”, declaró este jueves Ban, que insinuó que la negativa de Harper a actuar contra el cambio climático es fruto de consideraciones electorales.

“Estoy al tanto de las políticas domésticas de Canadá, Australia y algunos otros países, pero esto es un problema global. Va más allá de las fronteras nacionales, porque el cambio climático ha estado impactando las vidas de todos”, añadió el secretario general de la ONU.

Ban se refería a la influencia del sector energético, especialmente el petrolero, en el Gobierno de Harper desde que llegó al poder en 2006.

La base ideológica y especialmente la financiera del Partido Conservador de Harper se sitúa en la provincia canadiense de Alberta, cuyas reservas de petróleo en las llamadas arenas bituminosas están consideradas entre las mayores del mundo, solo por detrás de las de Arabia Saudí.

La explotación de los yacimientos de Alberta, y en menor medida los pozos situados en la zona de los Grandes Bancos del Atlántico frente a las costas de la isla de Terranova, han convertido a Canadá en la última década en uno de los mayores productores de petróleo del mundo.

Desde la llegada al poder de Harper, Canadá ha multiplicado su dependencia de las exportaciones de petróleo y gas en detrimento de la producción industrial del país, concentrada en las provincias de Ontario y Quebec, que tradicionalmente votan al Partido Liberal o al socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD).

En la actualidad, el sector energético representa un 10 % del producto interior bruto (PIB) de Canadá y el 25 % de las exportaciones del país son de productos energéticos.

Solo en la primera mitad de 2014, el sector energético representó el 30 % del crecimiento económico del país y más del 40 % del crecimiento de las exportaciones.

Este crecimiento desde 2006 es en parte fruto de la falta de regulaciones medioambientales para el sector energético. Mientras que Ottawa ha impuesto límites en las emisiones de otros sectores, como el de transporte, Harper se ha negado a aplicar ninguna regulación en el sector petrolero.

El primer ministro señaló incluso la necesidad de que el sector petrolero actúe sin cortapisas como la principal razón por la que en 2012 sacó a Canadá del Protocolo de Kioto, convirtiendo al país norteamericano en el único que ha abandonado el acuerdo internacional tras su ratificación.

No es de extrañar que el informe “Climate Change Performance Index” recientemente dado a conocer por organizaciones europeas revele que Canadá es el peor país de la OCDE en términos de lucha contra el cambio climático.

El estudio coloca a Canadá en la última posición de entre 58 países de la OCDE -México se sitúa en el puesto número 20 y España en el 22- mientras que Australia es el número 57. Canadá también es el último país del G8, por detrás de Rusia, y entre los países del G20 es el penúltimo, solo por delante de Arabia Saudí.

Antes de salir mañana hacia Lima para participar en la cumbre COP20 contra el cambio climático, la ministra de Medio Ambiente de Canadá advirtió de que el país seguirá actuando exclusivamente de acuerdo a sus intereses.

Durante una entrevista con CBC, Aglukkaq afirmó el viernes que solo seguirá los pasos de China y Estados Unidos en términos de reducciones de emisiones “si tiene sentido para Canadá”.

Hasta ahora, Harper, que en el pasado calificó el Protocolo de Kioto como un “complot socialista”, se había negado a actuar contra el cambio climático argumentando que los principales emisores, China y la India, no estaban sujetos a límites.

Pero Ban atacó el argumento de Harper: “China y EE.UU. han acordado una iniciativa audaz. Alemania ha sido un líder y los 28 países de la Unión Europea han mostrado solidaridad y unidad. Por ello, es natural que Canadá, como uno de los principales países del G7, tome un papel de liderazgo. Espero”, dijo.

“Canadá es un país avanzado. Con la innovación en tecnología y la capacidad innovadora, Canadá tiene muchas formas de hacer cambios transformadores”, consideró el secretario general de la ONU. EFE

jcr/llb/psh/arm




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies