TIEMPO LLUVIAS

Campillos, en busca de la calma tras la tempestad

Campillos, en busca de la calma tras la tempestad Tareas de limpieza en Campillos (Málaga). EFE/Daniel Pérez

Pablo Marinetto.- Campillos (Málaga).- La escena continúa siendo desoladora en la carretera de acceso a la localidad malagueña de Campillos, donde los vecinos trabajan en busca de la calma tras la tromba de agua que la madrugada del domingo dejó más de 300 litros por metro cuadrado en menos de dos horas.

En el pueblo la situación no es mucho mejor, pese a que ayer por la tarde efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME) se incorporaron a las tareas de limpieza y evacuación del agua.

El tránsito de camiones del Ejército, de bomberos y de vehículos de Protección Civil es continuo, sobre todo en las zonas más afectadas de la localidad, como el pabellón polideportivo municipal, el centro de salud y el colegio “La Milagrosa”.

Desbordamiento del arroyo Rincón

“Lo hemos perdido todo, y no sabemos cuándo podremos tener el centro en condiciones para las clases”, ha explicado en declaraciones a EFE la directora del centro educativo, Lola Zabala, visiblemente sobrepasada ante una imagen desoladora, con aulas anegadas, muebles amontonados y material escolar destruido por completo.

La zona este del pueblo es la que se ha llevado la peor parte por el desbordamiento del arroyo Rincón, según ha indicado el cabo Benito del puesto de la Guardia Civil de Campillos, quien ha asegurado que al menos “hasta dentro de dos días” no podrá restablecerse el servicio de agua corriente.

Campillos

Unas mujeres limpian el interior del colegio de la Milagrosa de la localidad malagueña de Campillos. EFE/Álvaro Cabrera.

“Esto es un desastre, está todo para tirarlo, y el agua nos llegaba hasta las rodillas, menos mal que el quiosco lo teníamos asegurado”, cuenta Francisco Páez, que ha perdido varias gallinas y seis gatos, y cuya familia aún continúa con el miedo en el cuerpo y a la espera de volver a la normalidad lo antes posible.

Solo hace falta bajar al almacén del bar La Bodega para hacerse una idea del nivel al que llegó el agua, que ha dejado impracticable el local, con estanterías cubiertas de barro y toda la maquinaria averiada.

El gerente del Área Sanitaria Norte de Málaga, José Antonio Ruiz, ha explicado a EFE que desde ayer a las 17 horas y tras una primera limpieza, la situación está estabilizada y se han podido habilitar las consultas de urgencias.

“Esperamos que a partir de mañana podamos atender a los pacientes con total normalidad”, ha detallado Ruiz, quien ha agradecido a la UME y a Protección Civil las labores de limpieza en la zona para facilitar el acceso a pacientes y personal sanitario.

Colaboración 

La cara más amable de este episodio de lluvias sin precedentes en la provincia, es la de todo un pueblo que trabaja mano a mano para recuperar la normalidad.

Campillos

EFE/Daniel Pérez

Durante toda la mañana, vecinos y voluntarios han colaborado con palas, tractores y camiones para achicar el lodo y repartir herramientas, botas, y agua potable a todo aquel que lo necesitaba.

“No es la primera vez que ocurre, pero nunca a este nivel”, ha relatado a EFE Teresa Rodríguez, vecina de la avenida de la Candelaria, que ha denunciado “la falta de previsión”, y que el estado del cauce del Arroyo Rincón era mejorable.

Por el momento, aún quedan días para retirar toda la suciedad que se acumula en las calles de Campillos, al menos, parece que la meteorología ha dado una tregua, algo que está facilitando que la calma impere poco a poco, aunque todavía algunos siguen con la vista en el cielo. EFEverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies