CAMBIO CLIMÁTICO COP24

El cambio climático exige una transformación radical, dice enviado especial de la ONU

Raúl Casado.- EFEverde.- El enviado especial de la ONU a la cumbre de Katowice, el diplomático mexicano Luis Alfonso de Alba, subrayó hoy que el cambio climático exige una transformación "radical" del modelo de producción y de consumo.

 De Alba, en una entrevista con EFEverde, repasa los efectos más dramáticos y catastróficos del calentamiento y las predicciones basadas en evidencias científicas, pero incide también en la capacidad tecnológica que los países tienen para hacer frente a este reto.

El diplomático asiste a la cumbre de Katowice como enviado especial de la ONU, después de que el secretario general de este organismo, Antonio Guterres, le encomendara la organización de la Cumbre de Cambio Climático que reunirá a los líderes mundiales en Nueva York en septiembre de 2019.

Luis Alfonso de Alba, encargado de organizar la próxima COP, que  se celebrará en Nueva York en septiembre de 2019. EFE/©L.A. de ALBA

Su nombramiento para organizar esta cumbre supone además el reconocimiento a su larga trayectoria diplomática internacional, en la que destacó la organización de la Conferencia del Clima de Cancún (2009) que sirvió para reorientar la negociación climática mundial tras el estrepitoso fracaso de la Conferencia de Copenhague (2009).

De Alba subrayó la importancia que el acuerdo de la COP24 de Katowice va a tener para la trascendental cumbre de Nueva York, que se celebrará apenas tres meses antes de que entre en vigor el Acuerdo de París.

Conocer las reglas del juego para activar el Acuerdo de París

El diplomático mexicano incidió en que todos los países deben conocer con antelación cuáles van a ser “las reglas del juego” y la maquinaria deberá estar “perfectamente preparada” para activar el Acuerdo de París.

Y entre esa maquinaria, destaca los compromisos específicos de cada país de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático, “y nosotros esperamos que los mejoren e incrementen”.

A su juicio, los informes científicos han dejado claro con contundencia que los estados “deben hacer mucho más de lo que pensaban” y hacer un esfuerzo extraordinario para conseguir que el aumento de la temperatura del planeta se limite a 1,5 grados y no se eleve por encima de 2, para evitar los efectos más dramáticos y catastróficos del cambio climático.

“Hablamos de una transformación del modelo de producción y de consumo radical”, dijo el diplomático mexicano, y destacó que es preciso reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero también avanzar en nuevas tecnologías capaces de secuestrar el carbono.

De Alba observó que muchos de los efectos y problemas derivados del cambio climático “están ya aquí”, y advirtió de que la senda actual que sigue el planeta conduciría a un aumento de la temperatura al final del siglo de 3 grados, con las consecuencias dramáticas que eso supondría.

“La inacción sería suicida, pero tenemos los medios para evitar que eso suceda“, dijo, y entendió por ello que sería “doblemente grave” no actuar de una forma contundente sabiendo que existe capacidad tecnológica para afrontar ese proceso de transición y de transformación.

Incidió en la importancia de que todos los países asuman un mayor nivel de ambición en sus compromisos por combatir el cambio climático, pero diferenció la situación que existe entre pequeños estados o estados insulares o pequeñas economías y otros grandes países como China, India, Brasil o México y los diferentes niveles de responsabilidad y de exigencia.

El cambio climático es más que un problema ambiental, porque afecta a la economía y a toda la agenda social”, aseguró el diplomático mexicano. EFE/Raúl Casado

La próxima cumbre de Nueva York

Ante la trascendental cumbre de Nueva York, De Alba auguró que reunirá a unos 140 jefes de Estado o de Gobierno del mundo, y señaló que la cita pretende “dar una señal de alarma” sobre la gravedad de la situación pero también poner sobre la mesa las oportunidades que hay para paliar el problema.

“El cambio climático se ha visto como un problema ambiental, pero es mucho más; afecta a la economía y a toda la agenda social”, por lo que la Cumbre de Nueva York pretende, aseguró el diplomático mexicano, corroborará la dimensión real del problema y la necesidad de que la respuesta sea “política, económica, medioambiental y social”. EFEverde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com