CRISIS CLIMÁTICA

El cambio climático afectará a las carreteras y ferrocarriles de España

Carretera cercana a Valencia. EFE/ Miguel Ángel Polo/ Archivo

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han analizado los efectos del cambio climático en los tramos críticos de las vías de transporte en España, que se verán afectados en un 7% en la red de carreteras y en un 14% en la de ferrocarriles.

Para realizar el trabajo, recientemente publicado en ‘Journal of Transport Geography’, los investigadores han tenido en cuenta los posibles cambios en los escenarios climáticos en el período comprendido entre 2045 y 2055, explica la UPM en una nota.

En total, se analizaron 396 tramos de carreteras y 186 de ferrocarril en términos de “accesibilidad territorial, entendida como la posibilidad de alcanzar determinados destinos”, y se evaluó cómo se verían afectados por cambios de temperatura, precipitación, aridez o días con precipitaciones extremas.

En el caso español, los resultados muestran que el impacto del cambio climático, “aunque presente, es relativamente bajo y no afectaría a trayectos críticos”.

La “mala noticia” es que la erosión de los terrenos adyacentes, los deslizamientos de tierra o las inundaciones de terrenos próximos “sí conllevarán un incremento importante de los costes de mantenimiento” de las infraestructuras de transporte, según los autores.

En las carreteras, la longitud afectada sería menor del 7% del total y en el sistema ferroviario es ligeramente más alta, con un 14%. Estos tramos están “principalmente ubicados en el norte, noreste, este y sur de España”, según el investigador Emilio Ortega, de la Escuela de Montes de la UPM.

En la red de ferrocarriles, los problemas causados por el pandeo ferroviario, el hundimiento del cable catenario, el agrietamiento del asfalto o el ablandamiento del asfalto, entre otros, “no ocurrirán en los tramos que más contribuyen a la accesibilidad global”, explica la investigadora Belén Martín Ramos.

Cambios en la intensidad de precipitación

Los cambios más importantes en la intensidad de la precipitación tampoco incidirán de forma alarmante en los tramos más críticos de la red vial y ferroviaria española.

“La longitud de los tramos con cambios de precipitación es de unos 925 kilómetros en total, y un poco menos de 600 y 400 km de longitud de carreteras y ferrocarriles, respectivamente, para las precipitaciones extremas”, añade Martín Ramos.

No obstante, aunque la situación “no llega a ser crítica, los investigadores sí prevén un incremento importante de los costes de mantenimiento en estas infraestructuras”, no solo sobre las vías sino sobre los tramos que los rodean.

Lluvias intensas

Valores de precipitación más elevados pueden agravar los fenómenos de erosión en las laderas y estructuras, afección a puentes, deslizamientos de tierra y la sobrecarga de los sistemas de drenaje debido a la gran cantidad de arrastre causado por la erosión.

Las precipitaciones intensas en un periodo de tiempo corto pueden causar “inundaciones en las carreteras y afectar la estabilidad de las pendientes y las superficies de las carreteras debido a la escorrentía del agua”, explica Ángel Aparicio, investigador de la Escuela de Caminos, Canales y Puertos de la UPM.

El estudio confirma la utilidad de “una toma de decisiones a nivel estratégico que permita a las autoridades identificar los tramos más vulnerables y tomar medidas para reforzarlos”, optimizando el aprovechamiento de los recursos, concluye la universidad. EFEverde

 




Secciones: