Ramon y Cajal

Calvo Roy bucea en la biografía del introductor de la oceanografía en España

Calvo Roy bucea en la biografía del introductor de la oceanografía en España Ramon y Cajal

Madrid (EFEverde).- El nobel Santiago Ramón y Cajal definía a su compañero de tertulia Odón de Buen como un "joven naturalista de mucho mérito, un republicano exaltado y librepensador militante", lo que llamó la atención al periodista Antonio Calvo Roy y le animó a escribir una biografía del introductor de la oceanografía en España.

 

“Odón de Buen: toda una vida” (de Ediciones 94) pretende, según su autor, dar a conocer a este personaje “apasionante” y “concienzudamente olvidado”, con capacidad para “enfrentarse a lo que fuera con tal de lograr sus objetivos”, entre ellos la creación en 1914 del Instituto Español de Oceanografía (IEO), aún en activo.

Calvo Roy descubrió a De Buen cuando trabajaba en una biografía sobre el Nobel de Medicina español Santiago Ramón y Cajal.

Ambos compartían tertulia, ha explicado a Efe Calvo, quien ha asegurado, después de un año de estudio, compartir la definición que Cajal hacía de De Buen cuando éste era un joven naturalista.

“Es una definición acertada, a la que habría que añadir que fue el padre de la oceanografía en España”, ha remachado Calvo.

Odón de Buen nació en Zuera (Aragón) en 1863 y “tuvo la suerte de estar en el sitio adecuado y el momento justo”.

Y es que después de licenciarse y doctorarse en Ciencias Naturales, De Buen tuvo la oportunidad, junto a otro naturalista, de embarcarse con la Marina de Guerra en la fragata “Blanca”, con la que estuvo cinco meses por el norte de Europa y norte de África.

Zarpó de Cartagena en 1886 con rumbo a Escandinavia y regresó haciendo escala en las costas argelinas.

Este viaje fue vital para De Buen, que entonces sólo contaba con 22 años: “Fue un viaje iniciático, en el que se enamoró del mar y del conocimiento del mismo”, ha manifestado Calvo.

El también presidente de la Asociación Española de Comunicación Científica (AECC) ha relatado que este oceanógrafo pionero tuvo problemas con las autoridades tanto políticas como eclesiásticas.

Revolucionario en su manera de dar clases -apostaba siempre por llevar a la práctica la teoría-, a De Buen se le considera uno de los introductores del darwinismo en España, por lo que sus manuales fueron incluidos en el índice de obras prohibidas por la Iglesia Católica y él apartado durante dos meses de su cátedra, en 1895.

Esta decisión, según Calvo, provocó disturbios en la Universidad de Barcelona.

De Buen, finalmente readmitido en la universidad, fue también concejal en el ayuntamiento barcelonés y después senador.

“Tuvo mucha actividad política hasta que en 1908 cambió esa actividad por la gestión de la ciencia”, ha apuntado Calvo.

De Buen, que murió en el exilio en México en 1945, contribuyó a lo que es hoy la oceanografía moderna.

El autor de “Odón de Buen: toda una vida”, de 276 páginas, ha recordado una de sus frases: “No me gustaría haber sembrado en arenales estériles”.

Para Calvo, si se juzga el nivel “de primera magnitud” de la oceanografía española, De Buen “no solo no sembró en arenales estériles, sino que lo que sembró florece extraordinariamente bien”.

Otra de las cosas en que este personaje fue pionero, ha añadido, fue en la divulgación: “Comprendió que investigación y divulgación deben ir unidas”.

A juicio del presidente de la AECC, los científicos de hoy tienen cada vez esto más claro, aunque aún “es mejorable”.

Asimismo, ha advertido de que los medios de comunicación, en los que en general hay menos información científica, comenten un error al pensar que su negocio está sobre todo en la información política y opinión. EFE

ngg-lss




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com