OLA CALOR EUROPA

El calor llega al sur de Europa tras sofocar inusualmente el norte

El calor llega al sur de Europa tras sofocar inusualmente el norte Un niño se refresca en el parque "Madrid Río". EFE/Eduardo Oyana

En un verano inusual, las altas temperaturas han llegado ya al sur de Europa en el que hasta ahora el mayor calor se había registrado en el norte y el centro del continente, así como en el Reino Unido e Irlanda.

Mientras las altas temperaturas dan un respiro a las zonas más afectadas la semana pasada por la canícula, ésta azota ahora al sur de Europa: en Italia los termómetros se acercan a los 40 grados, en gran parte de Portugal se ha decretado la alerta roja y España vive su primera ola de calor del verano.

Temperaturas extremas

Italia empieza agosto con un intenso calor provocado por un anticiclón africano que ha elevado las temperaturas por encima de los 38 grados y estos días el país vive la ola más intensa desde el inicio del verano, en especial en el centro, el norte y la isla de Cerdeña, según el servicio meteorológico Meteo.it.

Hoy en ciudades como Florencia, Siena, Pistoia o Prato, en la Toscana (centro), las temperaturas superan los 38 grados, igual que en áreas del interior de la isla meridional de Sicilia, mientras en Alghero (Cerdeña) y en Roma (centro) se han mantenido por encima de los 36.

Córdoba OLA DE CALOR

Turista se refresca en unas de las fuentes del patio de los naranjos de la Mezquita Catedral de Córdoba. EFE/Salas

En Portugal, las autoridades han decretado la alerta roja por altas temperaturas en once de los dieciocho distritos del país, sobre todo en el norte y el centro, incluida Lisboa, y se esperan máximas que pueden llegar a los 45 grados en algunos puntos y mínimas de 25 grados durante la noche.

El Instituto Portugués de Mar y Atmósfera estima que la ola de calor dure hasta el próximo martes, con los termómetros por encima de los 40 grados en prácticamente la totalidad del territorio, en cuyo interior se ha decretado la alerta naranja por riesgo de incendios.

España se enfrenta desde hoy a la primera ola de calor del verano que dejará durante los próximos seis días temperaturas en torno a los 40 grados en gran parte del país, incluso superiores en el sur, el centro y el valle del río Ebro (noreste).

Tras un mes de julio suave, el calor apretará también durante las noches, cuando las mínimas serán, en general, más altas que las medias habituales de estos días y no bajarán de los 25 grados en amplias zonas del suroeste español.

En la misma línea, el sur y el este de Francia se encuentran en alerta y Météo France ha puesto 34 departamentos de los 95 de la Francia metropolitana en nivel naranja e insta a los ciudadanos a permanecer “extremadamente vigilantes”.

Grecia, donde no se registran temperaturas superiores a las de veranos anteriores, tiene especial miedo a sufrir nuevos incendios, tras ser arrasada la semana pasada por los fuegos más mortíferos de Europa este siglo, con al menos 90 muertos, y Protección Civil alerta de que a partir de mañana hay un alto riesgo al respecto en las islas del mar Egeo.

Mientras tanto, las temperaturas dan un respiro al Reino Unido y, tras vivir la semana pasada una de las olas de calor más intensas de los últimos años con hasta 35 grados, estos días han bajado más de diez, aunque a partir de mañana se espera que remonten hasta superar los 30 grados de nuevo el viernes, de acuerdo con la Oficina Meteorológica británica (Met Office).

Medidas curiosas 

Y es que el calor este año afecta a zonas de Europa que habitualmente no sufren temperaturas tan altas; así, en Austria los termómetros superan los 30 grados, aunque no se espera que se bata el récord de 40,5 grados alcanzado en 2013.

Ante el calor en el país alpino se han aplicado medidas curiosas, como “las vacaciones” que este martes disfrutaron los caballos que tiran de los Fiaker (carrozas turísticas) en Salzburgo, donde al igual que en Viena existe una normativa que establece que estos animales no pueden trabajar con más de 35 grados, marca que se espera alcanzar en los próximos días.

En Alemania, hay gran preocupación por las posibles consecuencias de la extrema sequía y la ola de calor para la agricultura, junto a un mayor peligro de incendios forestales.

Suiza, que ha vivido el sexto mes de julio más caluroso desde que existen datos de medición en 1864 y con escasas precipitaciones, sufre una ola de calor que comenzó el lunes y durará al menos hasta el domingo, con temperaturas en algunas zonas de hasta 36 grados y niveles de alerta máximos.

Los suizos han decidido proteger a sus animales: en el cantón del Vaud helicópteros militares transportan agua a las montañas para unas 20.000 vacas y la Policía de Zúrich ha ideado una solución para sus perros, les han puesto unos “zapatos” para no quemarse en el ardiente asfalto. EFEverde




Secciones:            
efeverde
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies