AGUA

California enfrenta una histórica restricción en su consumo de agua potable

  • La cantidad de agua que cada ciudad y cada distrito debe reducir varía de acuerdo con su consumo histórico

California enfrenta una histórica restricción en su consumo de agua potable Aspecto del lecho agrietado y seco en el Camanche de California (EE.UU.).EFE/EPA/MICHAEL NELSON

EFEverde.- Los residentes de California enfrentan por primera vez en su historia restricciones al uso del agua en las ciudades, que afectan desde el riego de prados y jardines hasta el consumo de agua potable como consecuencia de la grave sequía que en su cuarto año azota al Estado Dorado.

Las nuevas medidas, presentadas el pasado 1 de abril por el gobernador Jerry Brown y aprobadas anoche por la Junta Estatal de Control de Recursos del Agua, ordenan una reducción obligatoria del 25 por ciento en el consumo total de agua urbana a partir de junio.

“Es mejor prepararnos ahora que enfrentar recortes mucho más dolorosos si no llueve en el otoño”, argumentó la presidenta de la junta, Felicia Marcus, al respaldar el voto unánime a favor de las restricciones.

La cantidad de agua varía

A pesar de ello, la cantidad de agua que cada ciudad y cada distrito debe reducir varía de acuerdo con su consumo histórico.

De acuerdo con los volúmenes utilizados en el verano de 2013, año que se tomó como referencia, la junta estatal estableció la lista detallada de la reducción del consumo esperado para cada agencia local de distribución.

Así, mientras algunas ciudades como Cañada Flintridge y Arcadia enfrentan hasta un 36 por ciento de reducción obligatoria en su consumo, otras que ya han tomado medidas, como el Este de Los Ángeles, deberán disminuir sólo un 8 por ciento de su gasto.

Aunque la orden obligatoria ha tenido defensores tan importantes como Brown y Marcus, también ha recibido críticas por parte de organizaciones de usuarios.

Para Valerie Nera, de la Cámara de Comercio de California, el recorte ordenado tendrá efectos económicos severos en los negocios.

“Hay que hacer algo más para balancear las restricciones en el uso del agua con la realidad de que la economía de California no puede sobrevivir sin un suministro confiable de agua”, señaló Nera en un comunicado.

Un informe encargado por la junta reguladora del agua, calculó que la reducción del 25 por ciento podría costar al estado entre 1.000 y 1.300 millones de dólares incluyendo cerca de 600 millones por disminución en el suministro del líquido.

Los propietarios de piscinas privadas en sus viviendas, algo que no es extraño en muchas ciudades del Estado Dorado, también salieron en defensa de sus instalaciones.

“Una piscina o un spa bien mantenidos consumen menos agua diariamente que el riego de un prado”, aseguró hoy en un comunicado el presidente de la Asociación de Piscinas y Spas de California, John Norwood.

La organización igualmente resaltó que el área utilizada por la piscina generalmente reemplaza otras zonas normalmente dedicadas a jardines con terrazas y otras áreas sólidas que no necesitan agua para su mantenimiento.

Existen dudas de la efectividad de las medidas

Varios otros dudan de la efectividad del control de las medidas obligatorias, señalando que las agencias locales no cuentan con personal y recursos adecuados para hacer cumplir las restricciones.

Según señaló a Efe Carlos Estrada, asesor de la Asociación de Consumidores de California, el estado “no está preparado para controlar efectivamente el consumo excesivo de agua en las viviendas”.

Estrada explicó que según datos estatales, de más de 10.000 quejas recibidas en el último semestre por desperdicio de agua en California, sólo se emitieron cerca de 700 multas a los infractores.

“La clave para la reducción del consumo de agua es la educación y la concientización de las personas, más que la amenaza de multas que no se cumplen”, agregó Estrada sobre la multa que puede llegar a ser hasta de 10.000 dólares.

“Desde que el año pasado se anunciaron las multas, solo riego el prado de mi patio dos veces por semana. Pero si ahora hay que hacer recortes obligatorios estoy pensando en cambiarlo por grama sintética”, dijo a Efe Marcos Sierra, un residente de Los Ángeles.

Para este hispano, dueño de un negocio de distribución de alimentos, aunque se trata de una inversión inicialmente alta, los ahorros en agua y mantenimiento, “y evitar el riesgo de una multa grande”, justifican el esfuerzo económico del cambio.

El gobernador Brown tiene previsto dirigirse hoy a los participantes en la Convención de Primavera de la Asociación de Agencias de Agua de California, donde se espera que destaque la necesidad de las medidas de recorte obligatorio. EFEverde




Secciones:                

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies