ÁFRICA CICLÓN

Buscan supervivientes en Mozambique y Zimbabue una semana después del ciclón

Buscan supervivientes en Mozambique y Zimbabue una semana después del ciclón Supevivientes del ciclón Idai en un centro de evacuación. Foto: DENIS ONYODI/CRUZ ROJA

Una semana después de que el ciclón Idai tocara tierra en Mozambique y Zimbabue, los equipos de emergencia siguen buscando supervivientes mientras la cifra oficial de muertos se acerca al medio millar, aunque se temen muchos más.

La lluvia dio una tregua hoy en Mozambique, el país más afectado y donde Idai tocó tierra el jueves pasado por la tarde cerca de la ciudad de Beira, lo que permitió que se intensifiquen las labores de rescate y comiencen servicios necesarios como la atención médica.

Decenas de organismos humanitarios han establecido su base en la ciudad de Beira, de medio millón de habitantes y una de las urbes más afectadas, y mantienen equipos desplegados en la zona.

En Beira, “la gente ha podido salir de sus casas, desplazarse y estar en lugares de tránsito donde ya tienen menor tipo de riesgos y de problemas”, contó a Efe desde Maputo la coordinadora médica de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Mozambique, Carina Perotti, que acaba de regresar de una misión de evaluación en la devastada ciudad.

Sin embargo, alertó Perotti, “mucha gente fuera de Beira en zonas más rurales, o que no siendo rurales, han quedado totalmente bajo el agua”.

“La destrucción es peor de lo que imaginábamos”· 

“Cada día descubrimos que la destrucción que ha dejado el ciclón Idai es peor de lo que imaginábamos. Estamos muy preocupados por las comunidades remotas que están aisladas por las inundaciones y los deslizamientos de tierra y no han recibido aún ayuda humanitaria”, apuntaba en la misma dirección el jefe de la subdelegación de Beira del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Hicham Mandoudi.

MSF ha comenzado ya a proveer asistencia médica en Beira y a retomar algunas de las misiones que ya realizaba, como la atención a infectados por VIH (virus causante del sida).

Tras las inundaciones, la mayoría de los organismos médicos temen el surgimiento de enfermedades como el cólera o la malaria.

“Nos estamos preparando para ver la aparición de enfermedades que se transmiten por el agua, como la diarrea y el cólera”, dijo hoy el portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Christian Lindmeier.

Las previsiones también apuntan a un aumento de los casos de malaria y de enfermedades respiratorias.

Pero conseguir que todos vuelvan a sus casas y prevenir enfermedades, dijo la médica argentina de MSF, “va a ser algo que puede llevar realmente meses y que va a demandar una respuesta grande en términos médicos y de recursos humanos”.

En Mozambique, donde el paso de Idai se ha declarado emergencia nacional, los últimos datos cifran los fallecidos en 294, según los gobernadores de las dos provincias afectadas.

Además, hay 344.811 personas damnificadas, más de 1.500 heridos, y se ha rescatado ya a 89.177 personas, según datos emitidos este viernes por del Instituto Nacional de Gestión de Desastres (INGC) de Mozambique.

Unicef calcula que la mitad de los afectados son niños

Unicef, por su parte, calcula que la mitad de los afectados, tanto en Mozambique como en Zimbabue y Malaui, son niños.

“La escala y el alcance del sufrimiento y los daños es escalofriante. Centenares de miles de personas están afectadas de alguna forma”, dijo el secretario general de la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR), Elhadj As Sy, tras visitar la zona afectada.

En el vecino Zimbabue, donde avanzó Idai el viernes pasado, el número de muertos contabilizados es de 139, según las últimas cifras facilitadas este jueves por el Gobierno, pero la Organización Internacional de Migraciones (OIM) habló hoy de 259 fallecidos y centenares de heridos.

Son cifras aún provisionales, pues se espera que aumenten ya que hay localidades aún inaccesibles.

Entre las personas que aún están desaparecidas (189, según el Gobierno) hay 30 niños de tres escuelas del distrito de Chimanimani (este), sobre todo de un colegio de Ngangu, un pueblo que ha quedado en gran parte sepultado por los corrimientos de tierras.

Otra escuela en una localidad del mismo distrito publicó hoy su propia lista de desaparecidos, al dar los nombres de 39 niños y cuatro miembros de la plantilla del colegio.

La oficina de la ONU de Zimbabue señaló hoy que 16.000 hogares fueron arrasados por Idai en los 4 distritos más afectados, entre los que se incluye Chipinge, hogar de un campo de refugiados, que ha quedado destruido en gran parte.

“Doy gracias a Dios que estoy viva, pero mi corazón está roto porque he perdido a todos mis hijos. Todas mis pertenencias se han perdido”, comentó Chipo Dhliwayo, una mujer zimbabuense de 30 años, al periódico NewsDay.

Antes de formarse, en el canal que separa Mozambique de Madagascar, Idai era una tormenta tropical que causó graves inundaciones en Mozambique y Malaui, país en el que han muerto 56 personas.

El Comité Internacional de la Cruz Roja informó hoy de que ha habilitado una plataforma digital para ayudar a las familias a buscar a parientes desaparecidos en los tres países golpeados por Idai. EFEverde




Secciones: