Bruselas admite que el Pacto Verde se retrasará por el impacto de la crisis sanitaria

CRISIS CLIMÁTICA

Bruselas admite que el Pacto Verde se retrasará por el impacto de la crisis sanitaria

Bruselas admite que el Pacto Verde se retrasará por el impacto de la crisis sanitaria Fotografia de archivo EFE

Por Frédéric Simon (EA.com)/F.Heller (EuroEFE.EURACTIV.es).- La crisis por el coronavirus que afecta a la salud de miles de ciudadanos europeos, y tiene un fuerte impacto en las economías, también hará que iniciativas como el Pacto Verde de la Unión Europea (UE), entre otras, consideradas  a priori “no esenciales” (o urgentes), sufra considerables retrasos, según informaciones del portal EURACTIV.com, socio de EFE, que ha consultado a fuentes directamente vinculadas con la gestión de esos “dosieres” en Bruselas.

Según fuentes de Bruselas consultadas por EURACTIV.com, el ejecutivo comunitario se ha visto obligado a reordenar urgentemente sus prioridades ante las enormes proporciones que ha adquirido la crisis por el Covid-19.

Entre las “sacrificadas” –al menos temporalmente- por ese cambio de prioridades figuran la estrategia sobre biodiversidad y la estrategia “de la granja a la mesa”, que se retrasarán, por lo menos, varias semanas, según ha sabido EURACTIV.com de fuentes cercanas a la Comisión Europea.

El vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans en una foto de archivo .EFE/ Stephanie Lecocq

La estrategia  “de la granja a la mesa” podría retrasarse hasta finales de abril, y la de biodiversidad hasta esas mismas fechas (más de un mes sobre las fechas previstas, que era a finales de marzo de 2020), aunque tampoco hay una fecha totalmente garantizada –a día de hoy- para la presentación de ambas iniciativas.

Todo dependerá de cómo evolucione la pandemia, aseguran fuentes próximas a la Comisión.

Aunque de manera “oficial” siguen, formalmente, adelante, en la esfera privada los funcionarios de la Comisión admiten que, debido a un cambio de prioridades, será necesario reprogramar varias acciones, ya que la “potencia de fuego” en Bruselas está ahora casi en exclusiva concentrada en ganar la batalla a la pandemia.

“En este momento, no tenemos nada que comentar sobre algún posible efecto dominó que esto (la crisis por el Covid-19) pueda  tener sobre el trabajo legislativo en general”, aseguró esta semana Eric Mamer, portavoz de Bruselas, durante una de las habituales ruedas de prensa del ejecutivo comunitario en la capital belga (los “briefing” de cada mediodía).

Un “tele-trabajo” que ralentiza todos los procesos

No obstante, Mamer dejó entrever que en estos momentos en el seno de la Comisión Europea  se está produciendo una reordenación de prioridades de acción, entre otros motivos, además del impacto directo de la crisis del coronavirus, por la necesidad de trabajar a distancia de muchos funcionarios.

“Para que la actividad legislativa funcione, las instituciones tienen que estar operativas”, subrayó Mamer, quien agregó que “sin duda, vamos a tener que modificar nuestras prioridades para adaptarlas a las necesidades actuales”.

Las iniciativas “no esenciales”, a medio gas

A consecuencia de ello, las iniciativas legislativas consideradas “no esenciales”, entre ellas la estrategia de biodiversidad y la de “de la granja a la mesa” podrían retrasarse, esta última un mes, por lo menos, según las fuentes consultadas por el portal europeo.

“Si aprobamos esas estrategias dentro de dos o tres semanas, eso no supondrá una gran diferencia”, aseguró una fuente de Bruselas a EURACTIV.com, bajo condición de anonimato. “Nos tenemos que concentrar en la crisis del coronavirus”, agregó la fuente.

No obstante, eso no significa que la UE tenga que “olvidarse del Pacto Verde” para centrarse –exclusivamente- en la crisis por el Covid-19, como sugirió el pasado lunes el primer ministro checo,  Andrej Babiš .

No suspender  el sistema de comercio de derechos de emisiones

Según fuentes de Bruselas, eso tampoco supone que haya que poner en dique seco el sistema europeo de comercio de derechos de emisión del carbono, como pidió Polonia, a través de su viceministro para los Activos Estatales, Janusz Kowalski.

“El trabajo a largo plazo del Pacto Verde sigue adelante en paralelo” a la crisis del coronavirus y “sigue siendo una de las prioridades también”, aseguró Vivian Loonela, portavoz de Bruselas para el Pacto Verde.

Pero a pesar de las declaraciones oficiales, y de que la Comisión ha acelerado los procedimientos para que sus funcionarios puedan trabajar a distancia, el pasado lunes los servidores internos del ejecutivo comunitario dejaron de funcionar, ante la saturación de la demanda, debido a la conexión, al mismo tiempo, de miles de trabajadores, según ha podido saber EURACTIV.com.

Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable en Bruselas del Pacto Verde decidió ponerse en cuarentena (auto impuesta) hasta mañana, 20 de marzo, después de haber participado en una reunión con el secretario de Estado francés para la Transición Ecológica, Brune Poirson, quien dio positivo en los test de Covid-19.

Timmermans “se encuentra en buen estado de salud, y no tiene síntomas”, explicó Loonela.

El Pacto Verde sigue siendo una prioridad a largo plazo, dice Austria

La ministra federal austríaca para la Acción Climática, Leonore Gewessler, rechazó  la postura de Babiš, quien apostó por dejar en dique seco, al menos por el momento, el  Pacto Verde de la UE, hasta que pase totalmente la crisis por el coronavirus.

“No estoy de acuerdo con Andrej Babiš”, comentó Gewessler. A pesar de que la ministra se mostró de acuerdo en que “en estos momentos” es urgente atajar la crisis del coronavirus, matizó que los políticos tienen la responsabilidad de ofrecer perspectivas a largo plazo a sus ciudadanos.

“El cambio climático es una amenaza existencial que puede afrontarse con un programa económico, el Nuevo Pacto Verde europeo”, comentó la ministra en declaraciones a EURACTIV.com.

Modelo de energías fósiles, ya caduco

“Este programa estratégico define cómo podemos invertir junto con las empresas, y reestructurar y modernizar nuestras economías. Eso será una palanca que impulsará enormemente la innovación. Como europea, estoy convencida de que es la mejor manera de avanzar, y tenemos que seguir ese camino”. Agregó.

“Tenemos que empezar a planificar desde ahora para impulsar la economía”,  cuando se supere la crisis del coronavirus, dijo Gewessler a EURACTIV.com, al tiempo que agregó que “el viejo modelo de crecimiento económico impulsado por los combustibles fósiles está caduco”.

Apoyos en el Parlamento Europeo para no “abandonar” el Pacto Verde

“El fracaso en responder a la crisis climática no ayudará a resolver la crisis del coronavirus, así que quienes utilicen ese pretexto contra el Pacto Verde son unos irresponsables”, declaró a EURACTIV.com Pascal Canfin, eurodiputado francés (del partido Renovar Europa), y presidente de la Comisión de Medio Ambiente y Salud Pública del Parlamento Europeo.

“Cuando pase lo peor de esta crisis, cuando haya que acelerar la recuperación económica, nos encontraremos en una encrucijada: toda inversión en infraestructura, en el sector de la construcción o en el de la automoción, tendrá que ser coherente con el reto climático”, apostilló Canfin.




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com