BRASIL AMAZONÍA

Brasil prorroga hasta abril las operaciones militares para proteger la Amazonía

incendio Fotografía de archivo de una zona quemada en la Amazonía. EFE/Joédson Alves.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha firmado un decreto por el que prorroga hasta el 30 de abril de 2021 la autorización para que los miembros de las Fuerzas Armadas puedan participar en operaciones de combate a los crímenes ambientales en la Amazonía.

Las operaciones de miembros del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea en la mayor selva tropical del mundo comenzaron en mayo de este año como una reacción del líder ultraderechista a las crecientes críticas a la supuesta omisión del Gobierno frente a la devastación de la Amazonía y a su discurso antiambientalista.

La intervención militar en el considerado mayor pulmón vegetal del mundo, que vencía en octubre y fue prorrogada por otros seis meses, permite a los miembros de las Fuerzas Armadas participar en operaciones de apoyo al combate a los crímenes e incidentes ambientales en áreas fronterizas, reservas ambientales e indígenas y otras áreas vulnerables en la Amazonía.

A petición de los estados amazónicos

Las operaciones militares de prevención y represión a los delitos ambientales, así como las tareas de combate a los incendios forestales, son coordinas por los ministerio de Medio Ambiente, Defensa y Justicia y dependen de las peticiones puntuales de los gobernadores de los estados amazónicos.

La permanencia de los militares en la Amazonía había sido anticipada y defendida la semana pasada por el vicepresidente de Brasil, el general retirado del Ejército Hamilton Mourao, quien comanda un consejo intergubernamental responsable por las políticas de desarrollo sostenible en la región amazónica, que se extiende por cerca del 60 % del territorio brasileño.

“Necesitamos mantener las operaciones militares porque queremos entrar en un círculo virtuoso en la caída de la deforestación. Nuestro compromiso es reducir las tasas de deforestación y para ello necesitamos de personal fiscalizando la región”, afirmó Mourao.

Pese a la participación de cerca 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas en operaciones de combate a los crímenes ambientales, los índices de deforestación y los incendios forestales se han disparado desde la llegada de Bolsonaro al poder en enero de 2019.

Los incendios en la Amazonia crecieron un 85%

El año pasado la deforestación y los incendios crecieron un 85 % y un 30 %, respectivamente, en la Amazonía, según los datos del estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE).

El número de incendios en la Amazonía aumentó un 4,6 % entre enero y octubre de este año frente al mismo período de 2019 y superó los 89.176 focos de fuego registrados en todo el año pasado.

Por su parte, las alertas de deforestación entre enero y septiembre de este año abarcaron 7.063 kilómetros cuadrados de selva, lo que supone un descenso del 10,25 % frente a los primeros nueve meses de 2019, aunque aún presenta niveles alarmantes.

Las organizaciones medioambientales y algunos gobiernos europeos han atribuido la creciente devastación de la selva a la retórica antiambientalista de Bolsonaro, quien defiende la explotación de las riquezas naturales del ecosistema y es contrario a delimitar nuevas reservas indígenas.

El anuncio de que los militares permanecerán otros seis meses en la Amazonía se produjo el mismo día en que Mourao inició un viaje con una decena de embajadores extranjeros por la región con la intención de convencerles de que la degradación y los incendios están controlados.

Durante los próximos dos días, el vicepresidente y la comitiva de diplomáticos sobrevolarán algunas zonas de los estados Amazonas, Roraima y Pará, que han sido objeto de vastos incendios y de una intensa deforestación.

En el viaje participan los embajadores de Alemania, Heiko Thoms; Canadá, Riccardo Savone; Colombia, Darío Montoya; España, Fernando García Casas; Francia, Brigitte Collet; Perú, Javier Yépez; Reino Unido, Liz Davidson; Portugal, Jorge Cabral; Suecia, Johanna Brismar Skoog; y Sudáfrica, Ntsiki Mashimbye.

“El gran objetivo de este viaje es mostrar que Brasil no tiene nada que esconder y está abierto a un diálogo para demostrarle a la comunidad internacional su compromiso” con el medioambiente, declaró Mourao. EFEverde




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com