BRASIL MEDIOAMBIENTE

Un árbol permanece en pie en una avenida en Brasil gracias a la presión ciudadana

Foto cedida por la Alcadía de Paraiso do Tocantins (Brasil). EFE/ Anderson Vieira

Un árbol ha logrado permanecer vivo en la mitad de una avenida de un municipio del norte de Brasil y no ser talado, gracias a la férrea defensa de sus habitantes que lo consideran un símbolo para su comunidad.

El famoso árbol se ha mantenido erguido en medio de la vía durante más de 30 años, gracia al amor de la gente de la localidad de Paraíso, que continúa impidiendo que lo tumben, a pesar del paso del tiempo.

Un árbol símbolo de la resistencia

De acuerdo con testimonios registrados en las redes sociales, el palo de “cajá”, un árbol también conocido “jobo” o “mango ciruelo”, ha sido un símbolo de resistencia al progreso de la región.

El municipio de Paraíso está en el centro de Tocantins, un estado ubicado al sur de la región Amazónica, en el norte del país, y es un importante polo de ecoturismo.

El barrio de Jardín Paulista, donde se levanta el “treintañero” arbusto, nació en 1976 y según las autoridades locales, desde que se construyó la avenida Piracicaba, el árbol siempre ha estado en medio de la vía.

La avenida fue asfaltada recientemente, y en vez de talar el árbol, la municipalidad optó por mantenerlo.

Resistente a la sequía

La decisión fue de la secretaría municipal de Infraestructura que decidió preservarlo por lo que representa para los habitantes, pero tuvo que hacer algunas obras para evitar accidentes.

Así las cosas, rodeó la planta con columnas y construyó reductores de velocidad -que también iluminó- para alertar a los conductores, sobre todo a los que no viven en Paraíso, y evitarles así sorpresas al circular por la particular avenida.

El Cajá, árbol que puede llegar a medir hasta 30 metros de altura y que resiste a largos períodos de sequía como los que se registran en la región de Tocantins, es conocido por su fruto, la ciruela juba. EFEverde

 

Te puede interesar:

Un quinto de soja y carne de Brasil vendida en la UE procede de la deforestación

 




Secciones: