ENERGÍA MERCADOS

BP anticipa un año “duro para la industria”

  • La compañía británica prevé además una continua expansión de la producción de petróleo de esquisto, que aumentará un 9 % en dos décadas y alcanzará unos 8 millones de barriles diarios para 2035, el doble del volumen actual.

  • En 2015, la caída del crudo y del gas hizo que BP registrara sus peores resultados en las últimas dos décadas, con unas pérdidas atribuidas de cerca de 6.000 millones de euros.

BP anticipa un año BP anticipa un año "duro para la industria" . Foto Alejandro Ernesto

El consejero delegado de la petrolera BP, Bob Dudley, anticipó hoy que 2016 será un año "duro para la industria", al tiempo que se mostró confiado en que el mercado de la energía se equilibrará de forma gradual y la demanda continuará creciendo a largo plazo.

Al presentar en Londres el informe Energy Outlook, que desarrolla las perspectivas estratégicas de la compañía para los próximos veinte años, Dudley señaló que espera un incremento de la demanda global de un 1,4 % anual hasta 2035.

Para entonces, los combustibles fósiles supondrán cerca del 80 % de las fuentes energéticas del planeta -en la actualidad representan el 86 %-, a pesar de que anticipa un crecimiento del 285 % en energías renovables.

La compañía británica prevé además una continua expansión de la producción de petróleo de esquisto, que aumentará un 9 % en dos décadas y alcanzará unos 8 millones de barriles diarios para 2035, el doble del volumen actual.

Persistente debilidad del mercado del petróleo

“Nuestra industria continúa centrada en la persistente debilidad del mercado del petróleo”, destacó el consejero delegado, para quien “el proceso de ajuste va a ser doloroso y las compañías energéticas deberán adaptarse para capear la tormenta”.

Dudley dijo que el mercado, que ha visto cómo los precios del petróleo se desplomaban más de un 70 % en año y medio debido al exceso de oferta, muestra a pesar de todo “claros signos de que se está ajustando y recuperará el equilibrio de manera gradual”.

En 2015, la caída del crudo y del gas hizo que BP registrara sus peores resultados en las últimas dos décadas, con unas pérdidas atribuidas de cerca de 6.000 millones de euros.

Detrás de la caída del precio está la negativa de la OPEP a rebajar producción

La negativa de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y de sus principales competidores a rebajar su techo de bombeo, a pesar de que el nivel de oferta sobrepasa al de la demanda, ha desplomado el crudo hasta los 30 dólares el barril.

Spencer Dale, economista jefe de la petrolera, anticipó que en los próximos años “ocurrirá algo que volverá a hacer repuntar los precios” hasta cerca de los 100 dólares el barril, si bien admitió que no es previsible que se mantengan en esa cota durante mucho tiempo.

En su análisis para las próximas dos décadas, BP trabaja con un escenario en el que la OPEP continuará rechazando recortar su producción para mantener su cuota de mercado alrededor del 40 %.

El cártel petrolero liderado por Arabia Saudí aumentará su bombeo en unos 7 millones de barriles diarios de cara a 2035, hasta los 44 millones de barriles diarios, según las previsiones de la petrolera.

A nivel global, la producción de combustibles fósiles líquidos crecerá en unos 19 millones de barriles diarios en los próximos 20 años, principalmente debido al crecimiento en las extracciones de petróleo no convencional en Estados Unidos y otras fuentes, como los pozos en aguas profundas de Brasil y las arenas bituminosas canadienses.

En su análisis, Dale señaló que el buen funcionamiento de la industria en el futuro dependerá del equilibrio entre el crecimiento de la demanda global y el incremento de la eficiencia energética.

“Mientras la economía mundial se expanda, será necesaria más energía para soportar esa actividad”, señaló el economista, para quien el mayor avance provendrá de las economías emergentes asiáticas y africanas.

Cada vez se necesitará menos energía para realizar la misma actividad

“Al mismo tiempo, cada vez se requiere menos energía para llevar a cabo la misma actividad, en particular gracias a los esfuerzos por incrementar la eficiencia energética tras la cumbre de París”, añadió.

La petrolera anticipa que el crecimiento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) se reducirá a la mitad en las próximas dos décadas y será del 0,9 % anual, en lugar del 2,1 % que se ha registrado desde 1995.

“El ritmo de crecimiento de las emisiones de carbono se reducirá a más de la mitad en el periodo estudiado en relación a los últimos veinte años. Eso refleja tanto la mejora en eficiencia energética como el cambio hacia combustibles poco contaminantes. A pesar de eso, las emisiones continuarán creciendo, lo que indica que serán necesarias nuevas medidas”, dijo Dudley.

BP avanza que el carbón continuará perdiendo preeminencia como fuente energética y supondrá menos del 25 % de los recursos en 2035, cuando habrá sido sobrepasado por el gas como segundo combustible fósil más utilizado en el mundo. EFECOM

gx/ad/mgm

 

(audio)




Secciones:                

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies