BOSQUES MEDITERRÁNEO

El bosque mediterráneo aumenta en superficie pero sufre más el cambio climático

El bosque mediterráneo aumenta en superficie pero sufre más el cambio climático Recurso de archivo. EFE

La superficie de bosque mediterráneo aumentó el 2 % entre 2010 y 2015, si bien ese ecosistema cada vez está afectado por la degradación y amenazado por el cambio climático, según un nuevo informe de la ONU.

Extensión del bosque mediterráneo

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) han publicado hoy un estudio sobre los bosques de los países mediterráneos, que suman 88 millones de hectáreas (equivalente al tamaño de Francia e Italia), un 2 % de la superficie forestal a nivel mundial.

En cinco años su extensión ha crecido un 2 % impulsada por la política agrícola europea y la reforestación, lo que supone un incremento de 1,8 millones de hectáreas (como el tamaño de Eslovenia), sobre todo en el norte del Mediterráneo.

Portugal, Bosnia-Herzegovina y Albania han registrado las mayores pérdidas de área de bosques entre 1990 y 2015, según el estudio, que fue realizado en 27 países y que estima en 80 millones las hectáreas de tierras degradadas en toda la región.

“Los bosques mediterráneos llevan adaptándose desde hace tiempo a las presiones causadas por el desarrollo humano, pero estas presiones nunca han sido tan extremas como ahora”, ha comunicado el jefe forestal de la FAO, Hiroto Mitsugi.

Cambio climático

Además de la degradación, esos bosques también están cada vez más amenazados por el cambio climático, ya que se prevé que el aumento de las temperaturas, los patrones de lluvias irregulares y las sequías más prolongadas alteren la cobertura y la distribución de los árboles en los próximos años.

También están influyendo negativamente el crecimiento de la población en los países ribereños (entre 1960 y 2015 se duplicó hasta los 537 millones de personas), los incendios forestales y la falta de agua.

El estudio señala que cada año se queman más de 400.000 hectáreas de bosques y cerca de 340 especies de animales y plantas (un 16 % del total) se encuentran en peligro de extinción en la segunda región del mundo con mayor concentración de biodiversidad.

La ONU ha recordado la necesidad de conservar los bosques mediterráneos, que almacenan más de 5.000 millones de toneladas de carbono, con el fin de reducir la degradación del suelo y contribuir a la transición hacia una economía baja en emisiones de gases de efecto invernadero. EFEverde




Secciones:                    
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com