POLÍTICA AMBIENTAL UE

El borrador de “hoja de ruta” de la UE para una “reconstrucción verde” en Europa. Por Frédéric Simon (EA.com)

Recurso de archivo

Por Frédéric Simon (EA.com)/Versión en español: F.Heller (EuroEFE.EA.es).- El plan de “recuperación verde” prometido por la Comisión Europea se centrará en la renovación y rehabilitación de edificios, las energías renovables y el hidrógeno, además de en la movilidad y el transporte sostenibles, y la economía circular, según un documento de trabajo del ejecutivo de Bruselas obtenido por EURACTIV.com, socio de EFE

Según los documentos obtenidos por el portal paneuropeo, la Comisión está elaborando un plan para impulsar la recuperación de la economía de la UE tras la crisis del coronavirus. Y se prepara para invertir al menos 1 billón de euros en un amplio programa de estímulo que se presentará la semana próxima en la capital belga y comunitaria.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, explicó el plan ante el Parlamento Europeo la semana pasada y prometió colocar el Pacto Verde europeo como eje central en el esfuerzo de recuperación del bloque comunitario para superar el golpe económico de la pandemia.

El lanzamiento de este mega-plan está previsto para el próximo 27 de mayo y aunque todavía faltan detalles clave sobre la financiación, algunos aspectos de esa “hoja de ruta” ya empiezan a conocerse. Ayer martes, EURACTIV.com accedió a un borrador presentado como “un documento de trabajo” relacionado con los aspectos “verdes” de ese “Plan Marshall” para la salida de la crisis.

La Comisión Europea no se suele pronunciar sobre borradores o documentos de trabajo, pero EURACTIV.com se puso en contacto con el portavoz principal de Bruselas, Eric Mamer, quien no negó la autenticidad del documento, al tiempo que instó a “actuar con precaución” al tratar con supuestas filtraciones informativas.

Un documento de una “fuente fiable” centrado en el aspecto ecológico del plan

El documento obtenido por EURACTIV.com proviene de una fuente fiable. Pero solo se refiere a los aspectos ecológicos del plan de recuperación, y no aborda otros aspectos importantes como salud o finanzas.

Se divide en varias secciones, incluida la renovación de edificios, las energías renovables y el hidrógeno, y la movilidad limpia.

Este es un resumen:

Renovación de edificios

Se sabe que el lanzamiento de la iniciativa (conocida como  “ola de renovación”) en toda la UE se produciría en septiembre y tendrá como objetivo triplicar la tasa de renovación actual, que representa alrededor del 1% del total del “stock” inmobiliario europeo.

Con el plan de recuperación, la Comisión apuesta ahora por alcanzar una “renovación más rápida y profunda” de los edificios, y afirma (en el borrador) que es “imprescindible para una UE neutra en términos climáticos netos” y es “una clara prioridad de inversión” en beneficio de una “recuperación verde, digital y justa” en Europa.

En el aspecto de la financiación, la Comisión prevé lanzar un “Fondo Europeo de Financiación de la Renovación”, con una dotación aproximada de 91.000 millones de euros al año y combinado con otras fuentes de financiación hasta alcanzar 350.000 millones anuales de inversión.

Fomentar la concesión de “hipotecas verdes”

La prioridad será en primer lugar para los edificios del sector público, especialmente a los hospitales y escuelas, así como a las viviendas sociales y otros tipos de viviendas de bajos ingresos.

Para edificios residenciales privados, las ayudas apoyarán la concesión de “hipotecas verdes”, con el objetivo de movilizar inversiones por valor de 50.000 millones de euros para “desarrollar un producto de financiación de mercado masivo, que sea atractivo para la renovación”.

Para respaldar todavía más la renovación, la Comisión de Bruselas también estudia revisar sus normas sobre ayudas públicas para 2021, con el fin de “proporcionar un marco adecuado para que las autoridades públicas apoyen la renovación de alta calidad”.

Energías renovables e hidrógeno

Aunque durante la fase más aguda de la crisis sanitaria del coronavirus las energías renovables han demostrado ser más “resilientes” que los combustibles fósiles, las cadenas de suministro se han visto seriamente afectadas, y se prevé que los mercados de energía solar y eólica se reduzcan entre un 20 y un 33% este año, según la Comisión.

El plan de recuperación propone centrarse en las energías renovables y el hidrógeno en paralelo, ya que, se asegura, ambos son necesarios para lograr una descarbonización profunda.

“Sin un crecimiento sostenido del mercado de energías renovables, no hay futuro para el hidrógeno limpio en Europa, mientras que la tecnología sostenible del hidrógeno tiene un papel fundamental que desempeñar en la descarbonización de la economía”, se asegura en el documento de Bruselas.

En energías renovables, los aspectos clave del plan de recuperación de Bruselas incluyen:

Un programa de licitación de la UE para proyectos de electricidad renovable por valor de 15 GW durante 2 años, con una inversión de capital total de 25.000 millones de euros.

Apoyo a planes nacionales con 10.000 millones de euros durante dos años, mediante cofinanciación del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Para el hidrógeno limpio, la Comisión tiene la intención de:

reconstrucción verde ue

Archivo. EFE/HANNIBAL HANSCHKE

Duplicar la cantidad de fondos para investigación e innovación de hidrógeno limpio, que actualmente asciende a 650 millones de euros.

Destinar otros 10.000 millones de euros en los próximos diez años, que implican cofinanciación, para “reducir sustancialmente los riesgos” de proyectos grandes y complejos como el hidrógeno.

Con el fin de ampliar la producción de hidrógeno limpio, la Comisión también tiene la intención de lanzar un “compromiso de 1 millón de toneladas de hidrógeno limpio”.

Eso incluirá un programa piloto de “contratos de carbono por diferencia (CCfD)” destinado a apoyar la producción de hidrógeno limpio. El programa es “similar a los sistemas de licitación para energía renovable” y “podría pagar la diferencia entre el precio de mercado de CO2 y el precio real de CO2 en el ETS” para cerrar la brecha de costes entre el hidrógeno convencional y el descarbonizado “.

También se crearía un fondo por valor de 10.000 millones de euros anuales, administrado por el BEI, para otorgar préstamos para infraestructura de hidrógeno.

Movilidad limpia

Para la industria automotriz, el plan propone:

Un mecanismo de compra de vehículos limpios en toda la UE, que reduzca las emisiones de CO2 y contaminantes de acuerdo con las normas de la UE. Dotación: 20.000 millones de euros para los próximos dos años.

Un Fondo de Inversión Automotriz Limpio para acelerar las inversiones en equipos de propulsión sin emisiones. Dotación: entre 40.000 y 60.000 millones de euros.

Duplicar la inversión de la UE en infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, con el objetivo de llegar a las 2 millones de estaciones de recarga pública y estaciones de servicio alternativas para 2025.

Para el sector ferroviario:

Un paquete para fomentar la reactivación de las inversiones ferroviarias, centrándose en corredores clave donde pasajeros y carga puedan optar por usar el ferrocarril. Dotación: 40.000 millones de euros.

Apoyo financiero para la modernización de las unidades de material rodante más antiguas y una recuperación de los servicios de trenes nocturnos en toda Europa.

El plan de recuperación también prevé una mayor financiación para los programas de movilidad urbana, como la infraestructura para bicicletas, que se sufragará con los programas de financiación regional de la UE.

Otras dos secciones del documento están dedicadas a la economía circular y al sector agrícola, con un enfoque en la digitalización.

Preocupación de los activistas climáticos

EFE/Archivo/Georgi Livocski

A medida que la Comisión daba los últimos retoques a su plan de recuperación “verde”, algunos ecologistas expresaron su preocupación acerca de que el borrador de trabajo conceda excesiva atención al tema del hidrógeno.

“La Comisión sugiere que el gas y la energía renovable se utilicen para producir cantidades masivas de hidrógeno, en lugar de usar energía renovable para eliminar los combustibles fósiles lo antes posible”, comentó Sebastian Mang de Greenpeace.

Mang asegura que los fondos de la UE se gastarían mejor en “soluciones ya probadas para disminuir las emisiones como la energía renovable descentralizada, reducir el consumo de carne y lácteos, y aumentar el uso del transporte público y los carriles para bicicletas”.

Los ecologistas también están preocupados por el hecho de que, a su juicio, el documento de Bruselas no cumpla con los objetivos de fomentar la movilidad limpia en Europa, al poner demasiado énfasis en la industria automotriz.

Limitar los coches diésel y de gasolina para 2028

“La financiación pública de la industria automotriz o de las aerolíneas debe estar condicionada a la eliminación gradual de las ventas de automóviles diésel y de gasolina para 2028, limitando estrictamente los vuelos de corta distancia, manteniendo a los trabajadores y reduciendo drásticamente las emisiones”asegura Lorelei Limousin, asesor para temas de transporte en la UE, en Greenpeace-Bruselas.

Greenpeace también planteó varias preguntas sobre el proceso de consulta de la Comisión en este tema. Para alcanzar un consenso sobre sus propuestas legislativas, el ejecutivo de la UE suele enviar de manera habitual borradores de documentos sobre proyectos normativos a las capitales nacionales, pero también a organizaciones del sector privado, incluidos grupos de la sociedad civil, sindicatos, asociaciones empresariales y ONG.




Secciones: