CAMBIO CLIMÁTICO

Bonos de carbono, una herramienta financiera al rescate de los bosques mexicanos

Bonos de carbono, una herramienta financiera al rescate de los bosques mexicanos Vista general del Bosque de Niebla, en Cofre de Perote (México). EFE/Luis Ayala

México  (EFE).- Los bonos de carbono constituyen una herramienta económica que pueden tanto disminuir la tala excesiva que sufren los bosques como aumentar la reforestación de los mismos, explicó ayer en conferencia de prensa la ingeniera Leticia Espinosa.

La experta definió los bosques como “sumideros de carbono”, ya que acumulan grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) y lo convierten de manera natural en oxígeno.

Bonos de carbono

“Estos sumideros de carbono pueden mejorar su retención natural si se apoyan proyectos forestales de captura de carbono”, indicó la especialista en cambio climático, refiriéndose a dichos bonos de carbono que se pueden adquirir.

Este mecanismo, creado dentro del Protocolo de Kioto, resulta un aliciente para las empresas y entidades gubernamentales a la hora de descontaminar el planeta pues, al adquirir estos bonos, reducen sus emisiones de carbono y promueven proyectos como la reforestación y la preservación de los bosques mediante la tala planeada o la regeneración del ecosistema, entre otras medidas.

Según el Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero, se estima que México emitió en 2013 665.304,92 gigagramos de CO2, cifra que lo posiciona en el décimo segundo lugar de emisores a nivel mundial.

Dentro de esa emisión hay una parte que se genera por cambio de uso de suelo debido a la deforestación, y que vierte a la atmósfera un total de 45.007.61 gigagramos de CO2.

Absorber emisiones

El sector forestal permite absorber estas emisiones, y en México la absorción fue de 172.976 gigagramos de CO2 en 2013. Un bono, también llamado crédito, equivale a una tonelada de CO2 y es comercializada en mercados para que las entidades reduzcan su impacto al medioambiente materializando los mencionados proyectos de auxilio y mantenimiento de los bosques.

Estos proyectos consisten en hacer “un mantenimiento forestal adecuado, en algunos casos puede haber tala pero es una tala moderada, selectiva y planeada”.

También existe el acondicionamiento para regeneración natural, es decir, las tierras que fueron usadas para cultivo o ganadería “se dejan descansar y se acondicionan para que naturalmente pueda regenerarse la vegetación”.

Por último, existe la “regeneración inducida”, término que utilizó Espinosa evitando la palabra reforestación, ya que “en términos de ecosistemas se debe hablar de regeneración ya que no es solo poner los árboles sino medir que el ecosistema se regenere adecuadamente”.

Asimismo, apuntó que las zonas verdes deben reforestarse con especies endémicas, puesto que cada zona del país requiere de ejemplares que puedan adaptarse adecuadamente a las condiciones climáticas.

México dará comienzo en el segundo semestre de 2018 a la fase piloto del mercado de carbono, una iniciativa pionera en América Latina que ayudará a cumplir la meta de reducción del 22 % de gases invernadero para 2030. EFE
zch/mqb/laa/lc
(foto)




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies