CIENCIA OCEANOGRAFÍA

Una bolsa de agua mediterránea del tamaño de Murcia vaga junto a Lanzarote

posan junto al vehículo robotizado que descubrió la estructura marina. EFE/Quique Curbelo

Medio mundo miró asombrado en octubre de 2019 hacia la Antártida cuando de ella se desgajó un enorme iceberg tan grande como Gran Canaria. Casi en esas mismas fechas, quizás un poco antes, salió del golfo de Cádiz una bolsa de agua del Mediterráneo unas siete veces mayor, del tamaño de Murcia, que ahora vaga de forma sigilosa al oeste de Lanzarote.

Uno de los planeadores submarinos que la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocán) envía regularmente a tomar datos de las aguas que rodean el archipiélago para controlar la evolución del clima en el océano acaba de detectar cerca de la costa nordeste de Lanzarote un “meddy”, una de esas grandes bolsas de agua que el Mare Nostrum expulsa de cuando en cuando hacia el Atlántico y que llegan a sobrevivir años sin mezclarse con el océano que les rodea.

Enormes masas de agua que giran sobe sí mismas

El nombre que reciben estas estructuras proviene de un juego de palabras en inglés que combina Mediterráneo con remolino (“eddy”), porque realmente son eso: enormes masas de agua que giran sobre sí mismas en sentido de las agujas del reloj y que suelen moverse por el Atlántico bastante por debajo de la superficie, a entre 800 y 1.200 metros de profundidad, porque son más pesadas que el agua del océano, explica a EFEverde Andrés Cianca, oceanógrafo de Plocán.

¿Por qué no se mezclan con el agua que les rodea, si también son agua? Por el mismo principio físico por el que el hielo o aceite flotan sobre el mar, pero al revés: el agua del Mediterráneo tiene una concentración de sal mucho mayor que la del Atlántico, es más densa, más pesada, con lo que se hunde. Y la inercia del movimiento que la hace girar sobre sí misma tiende a mantenerla compacta.

Los “meddies” se descubrieron a finales de los setenta, cuando se detectó un remolino bajo la superficie del mar Caribe, junto a la República Dominicana, cuyo origen se situó en suroeste de España, detalla Andrés Cianca. Esas masas de agua salen del Mediterráneo por el estrecho de Gibraltar, generalmente se hunden por su propio peso y suelen quedar largo tiempo “estancadas” en el golfo de Cádiz.

Se calcula que unas 17 veces al año, bloques de esa agua mediterránea son expulsadas hacia Atlántico, generalmente hacia el suroeste, en una ruta que cruza entre Azores y Portugal; hacia el oeste, rumbo al Caribe; o hacia el noroeste, hacia Terranova.

Tercer “meddy” cerca de Canarias

Pero muy pocas veces vagan hacia el sur, como el “meddy” que se localizó el 10 de diciembre en Lanzarote. De hecho, el oceanógrafo de Plocán subraya que en sus 26 años de trabajo en esta zona del Atlántico, este es solo el tercer “meddy” que se ha descubierto en el entorno de Canarias, que probablemente haya seguido la derrota que marca el talud submarino del continente africano.

Los “meddies” se mueven por el Atlántico a una velocidad de unos dos centímetros por segundo (1,72 kilómetros al día). Por lo que cabe deducir que si este roza ya la isla de Lanzarote, a unos 1.000 kilómetros del golfo de Cádiz, lleva vagando por el océano alrededor de un año y siete meses. Y el planeador submarino autónomo (“glider”) que lo ha detectado ha detallado además sus dimensiones.

Tiene forma de óvalo, con un diámetro menor de unos 100 kilómetros y uno mayor de unos 150, lo que da una superficie de unos 11.780 kilómetros cuadrados, ligeramente inferior a la de Murcia. Y ocupa una capa de agua de unos 300 metros de espesor, situada entre una profundidad mínima de 850-900 metros y una máxima de 1.150-1.200.

Muestra, además, dos características que delatan que ese agua no de es del Atlántico: su salinidad es una unidad mayor que la del agua que le rodea y su temperatura oscila entre los 13 grados (a 800 metros) y los 11,5 grados (a 1.150), cuando las temperaturas del océano a esas profundidades fluctúan entre 8 y 9 grados.

Hasta 5 años sin diluirse

Los “meddies” pueden sobrevivir en Atlántico hasta cinco años sin diluirse. En realidad, precisa Cianca, duran hasta que choquen con un monte submarino que rompa su estructura y haga que se dispersen.

¿Cuánto tiempo le queda al de Lanzarote? Si su deriva le lleva contra la isla, tiene los días contados. Y si logra atravesar Canarias por la canal que separa Gran Canaria de Fuerteventura, al sur del archipiélago le esperan varias elevaciones submarinas. EFEverde




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com