BIOTECNOLOGÍA INFORME

La biotecnología reclama protagonismo en una reconstrucción más sana y verde

biotecnología Presentación del informe anual de AseBio, con la presencia de Pedro Duque. © AseBio

Las empresas biotecnológicas españolas han reivindicado este miércoles la función que cumplen para conseguir que la sociedad sea más sana, sostenible y mejor alimentada, y la importancia que este sector debe tener en la nueva hoja de ruta de la economía para la reconstrucción del país.

Reconstrucción más sana y verde

Lo han hecho durante la presentación telemática del informe anual de la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO), que agrupa a casi trescientas empresas del sector -entre ellas ocho multinacionales y seis grandes empresas-, el 65 por ciento de las cuales se dedica a la biotecnología sanitaria.

El evento ha sido clausurado por el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, quien ha coincidido con todos los ponentes en el papel que la ciencia, la educación y la innovación están jugando para superar la crisis y el que deben desempeñar “en la España del mañana”.

“Es el único camino; sin ciencia no hay futuro“, ha dicho Pedro Duque, y ha manifestado que tras la “admiración” demostrada hacia los sanitarios y los científicos que trabajan contra el crono por buscar una vacuna y medicamentos más eficaces contra la COVID-19, ahora “es momento de la acción”.

El titular de Ciencia ha subrayado que la crisis ha puesto de relieve el valor estratégico de muchos centros de investigación “de referencia” españoles y ha asegurado el esfuerzo del Gobierno por aumentar las inversiones en ciencia y tecnología hasta lograr que se sitúen -en consonancia con la media europea- en el 2 por ciento del PIB nacional.

Desde Estados Unidos ha intervenido el arquitecto e informático Nicholas Negroponte, fundador y director del Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts, muy crítico con el presidente del país, Donald Trump, a quien ha responsabilizado de haber convertido esta crisis en algo “mucho peor” de lo que tenía que ser.

Frente a los nacionalismos, Negroponte ha reivindicado la colaboración en todos los ámbitos de la vida, pero en especial en la ciencia y la tecnología y ha denunciado el sentimiento “antichino” que propugnan algunos dirigentes.

Desde Portugal lo ha hecho el excomisario europeo de Ciencia, Investigación e Innovación Carlos Moedas, quien ha aseverado que “lo único que nos salvará de esta crisis es la ciencia” y ha valorado la rápida respuesta de la UE, frente a la lentitud con que lo hizo en la pasada crisis económica y financiera.

Moedas ha aplaudido la respuesta de la UE en un momento “excepcional e histórico”, y ha comparado las cantidades económicas que se van a activar para la reconstrucción en Europa con el Plan Marshall que se puso en marcha tras la Segunda Guerra Mundial.

Agenda 2030

Ante una emergencia sanitaria “sin precedentes” cuyos efectos económicos aún se desconocen, las empresas de este sector han subrayado su importancia en una hoja de ruta que va a estar marcada por la Agenda 2030 para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y por el Pacto Verde (Green Deal) europeo.

Representantes de varias de esas empresas han incidido en que este es el momento de impulsar el sistema de ciencia e innovación español para conectarlo con retos como el envejecimiento, la protección de la sociedad frente a enfermedades emergentes, la alimentación sostenible o la emergencia climática.

Y han incidido en que la biotecnología ofrece respuestas para proteger a la sociedad frente a emergencias sanitarias como la creada por la COVID-19 con vacunas y tratamientos, y soluciones innovadoras para afrontar retos como la cura de enfermedades, la seguridad alimentaria o la reducción de gases de efecto invernadero.

I+D

Las empresas biotecnológicas invirtieron en investigación y desarrollo en el año 2018 cerca de 770 millones de euros y se situaron como el sector industrial que más invierte en I+D, superando por primera vez a la industria farmacéutica.

Los datos revelan que el número de empresas que realizan actividades de biotecnología en España rondan ya las 3.000 y que el 65 % de ellas son “microempresas” con menos de 10 trabajadores, y el mayor número de esas empresas se concentra en Cataluña, Madrid, Andalucía y el País Vasco.

La presidenta de ASEBIO, Ana Polanco, ha constatado que la ciencia y la innovación son un motor de prosperidad económica y social “y el pilar sobre el que se debe apoyar el país de cara a la reconstrucción pos-COVID-19”.

Polanco ha subrayado que, una vez que se han superado las fases iniciales de la crisis, es momento de aprender las lecciones que deja esta pandemia “y comenzar a pensar qué país queremos ser y cómo queremos reconstruir nuestra sociedad y nuestra economía”.

Ha reivindicado en ese sentido el papel que debe jugar la biotecnología en la estrategia de reconstrucción del país, para estar mejor protegidos frente a futuras emergencias sanitarias e impulsar un crecimiento económico “verde y sostenible”. EFEverde

 





Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com