BIOCULTURA

BioCultura de Barcelona, suspendida definitivamente hasta 2021 por la incertidumbre sanitaria

Una imagen de BioCultura Barcelona en su edición de 2017, compartida por la organización. EFE.

La 27 edición de BioCultura tendrá que esperar al menos hasta mayo de 2021, debido a la incertidumbre generada por la actual crisis sanitaria, según ha confirmado hoy la Asociación VidaSana (AVS), encargada de su organización.

La feria de referencia tuvo que postergar su edición barcelonesa el pasado mes de mayo debido a la reclusión forzada por el estado de alarma, pero había conseguido programar sus actividades en el Palau Sant Jordi de Barcelona para las fiestas de la Merced, en la segunda quincena de septiembre.

Sin embargo “a día de hoy ninguna autoridad competente asegura poder conceder el permiso para abrir las puertas”, según el comunicado que ha transmitido la AVS a todos los implicados, que define el panorama como “de incógnita total” ante la posibilidad “nada remota” de un hipotético cierre forzoso y por causas ajenas a la organización.

“Las autoridades no nos aseguran la licencia para poder abrir las puertas”, ha explicado, advirtiendo de que BioCultura en Barcelona sólo podría contar con el permiso correspondiente “si todo va bien” con unos días de antelación a la apertura de puertas y, “como ya sabéis, un evento de estas características no se puede improvisar”.

“¿Cómo se puede trabajar así?”

La presidenta de la AVS y directora de BioCultura, Ángeles Parra, ha denunciado en el comunicado que “ninguna autoridad competente en la materia nos quiere asegurar que podríamos contar con el permiso” porque la feria se ha convertido en “la diana de todos los dardos envenenados” al ser una cita que concentra a grandes públicos en un espacio cerrado y con la alimentación como principal interés.

A pesar de ser una entidad sin fines lucrativos y de interés público “todo son silencios, nadie sabe nada” y, en referencia a las autoridades políticas, “nadie quiere asumir las responsabilidades que les han sido otorgadas”.

“¿Cómo se puede trabajar así?”, se pregunta, al tiempo que advierte de que “no sólo están jugando con nosotros sino con toda la gente del sector, para los que la feria es la mejor oportunidad de darse a conocer” y que resultará perjudicada por la imposibilidad de presentar sus productos a un gran público.

Día triste

El de hoy es “un día triste” porque después de 36 años de ediciones consecutivas en varias ciudades españolas “hemos tenido que tomar una decisión muy dura para nosotros, la más dura de toda la historia” pero necesaria porque “una feria no es una timba de poker”.

Parra ha reconocido que “una gran parte del capital invertido ya lo hemos perdido y no nos podemos arriesgar a perder más todavía”.

Con la de Barcelona ya definitivamente suspendida, está también en el aire el futuro de las ediciones en otras ciudades, como la de Madrid, la más veterana de todas, que inicialmente está programada entre el 26 y el 29 del próximo mes de noviembre y “aún está activa pero no sabemos qué pasará tampoco” según fuentes de la organización.

Nuevo proyecto

La AVS ha aprovechado el comunicado para adelantar la puesta en marcha de “un gran proyecto” en el que viene trabajando “desde hace meses” para ofrecer lo mejor del mundo bio en expositores, oferta de productos, con información veraz y contenidos relevantes para todos los consumidores conscientes “sean cuales sean las adversidades”.

Esta iniciativa permitirá que BioCultura “crezca en todos los sentidos, para satisfacer tanto a productores como a consumidores” y se concretará a lo largo de las próximas fechas.

EFEverde




Secciones:            
Periodista y escritor, con cerca de 40 años de experiencia, siempre interesado en la Naturaleza, la ciencia y las nuevas tecnologías.