VÍBORAS NATURALEZA

Terra Natura Benidorm incorpora una pareja de víboras cornudas incautada

Parque de Terra Natura (Benidorm). EFE/ Manuel Lorenzo

El parque de naturaleza y animales Terra Natura Benidorm acaba de incorporar en sus instalaciones a una pareja de víboras cornudas (Protobothrops cornutus), especie venenosa y de origen asiático, que había sido incautada por las Fuerzas de Seguridad del Estado, según un comunicado del complejo.

El equipo de herpetología del parque ha trasladado a esta pareja a su nuevo terrario para que pueda ser observada por el público visitante.

A su llegada, ambos ejemplares han sido sometidos a una estrecha supervisión por parte de los especialistas de Terra Natura Benidorm para controlar su adaptación y confirmar que se encontraban en perfecto estado de salud.

Está previsto que esta especie forme parte dentro de unos meses del grupo de serpientes que participa en el estudio sobre venenos y antídotos, desarrollado por el Instituto de Biomedicina de Valencia (CSIC) y el National Natural Toxins Research Center de Texas (EEUU), con el que Terra Natura Benidorm colabora desde hace unos años.

El herpetólogo del parque se ha encargado de realizar un examen visual y también se ha practicado un análisis coprológico a ambos ejemplares para comprobar que no presentaban ningún problema de salud.

Durante el examen visual se ha revisado que no tuvieran ninguna retención de muda, con el fin de asegurar que su piel presentaba un aspecto terso y estuviera bien hidratada, ya que estos signos denotan el buen estado de salud del ejemplar.

El terrario de las víboras cornudas ha sido diseñado cuidadosamente conforme a las condiciones climatológicas y ambientales que posee su ecosistema.

Su instalación se ubicará en la zona de exposición permanente de criaturas venenosas, situada en el interior del volcán de Terra Natura Benidorm, que está compuesta por más de cuarenta especies diferentes de reptiles y ofidios.

Terra Natura Benidorm ha recibido también a una pareja de serpientes de la especie Pareas carinatus.

Esta serpiente, cuya actividad se desarrolla principalmente en horario nocturno, no es venenosa y se alimenta exclusivamente de caracoles. De ahí que esta especie sea un vector natural para controlar plagas de caracoles en los entornos salvajes donde suele habitar, según la nota de prensa. EFEverde

 

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com