INVESTIGACIÓN ESPECIES

Las baterías de collares GPS “limitan” la localización de animales silvestres

Imagen cedida por la organización.

Las baterías de los collares GPS son la “causa principal de que la misiones para geolocalizar animales silvestres acaben prematuramente”, ha afirmado a Efeverde el investigador del Departamento de Botánica, Ecología y Fisiología de la Universidad de Córdoba, Carlos Rouco.

Rouco ha participado en un estudio internacional donde se han analizado el funcionamiento de los collares GPS en fauna terrestre mediante la combinación de datos de más de 3.000 dispositivos desplegados en 62 especies estudiadas en 167 proyectos en todo el mundo, según un comunicado.

Además, en el rendimiento de los collares también influyen las características ambientales, tanto en la cantidad y calidad de los datos registrados. “Esto se ha determinado comparando el número de localizaciones potenciales que se esperaban de cada dispositivo con el número real de localizaciones que finalmente pudieron completar dichos dispositivos”, ha explicado Rouco.

Controles  “más eficientes”

Durante su estancia postdoctoral en Landcare Research de Nueva Zelanda, Rouco utilizó estos dispositivos durante 5 años con las poblaciones de zarigüeyas australianas en dos áreas distintas de Nueva Zelanda, empleaba los dispositivos para “determinar hábitats preferentes de la zarigüeya australiana” y así poder realizar controles poblacionales “más eficientes”.

Según indican, con este estudio se obtuvo una eficiencia del 58% de los dispositivos GPS en una de las áreas (de 89.000 localizaciones estimadas se consiguieron 51.000) y una eficiencia del 71% en la otra área.

Optimizar la batería

Para optimizar al máximo la batería, que es el principal problema que encuentra la mayoría de usuarios, Rouco programó las localizaciones cada hora durante la noche, ya que durante el día la zarigüeya permanece en su madriguera.

Posteriormente, el investigador localizaba a la zarigüeya mediante radio-seguimiento (sistema VHF) para localizar y atrapar a las zarigüeyas marcadas con collares y así poder descargar los datos del dispositivo.

Estos aparatos sirvieron para conocer los movimientos de la especie y transferir los datos a las instituciones encargadas de controlar sus poblaciones en el territorio neozelandés. “Ahora se han convertido en símbolo de conocimiento compartido y en el nexo de unión de la comunidad investigadora mundial”, han valorado desde la universidad.EFEverde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com