MEDIO AMBIENTE COSTAS

Ecologista en Acción planta 36 “banderas negras” en el litoral valenciano

  • La entidad trata una vez más de informar a la ciudadanía de la situación en la que se encuentran las costas a lo largo de las provincias de Alicante, Castellón y Valencia.

Ecologista en Acción planta 36 Fotografía de archivo de la playa de Guardamar de Segura (en Alicante). EFE/Manuel Lorenzo

EFEverde.- La organización Ecologistas en Acción ha "plantado" 36 "banderas negras" en la costa de la Comunidad Valenciana debido a la contaminación orgánica derivada de "una mala" depuración de aguas residuales y a su vertido en el litoral, entre otros motivos.

Con este nuevo informe de “banderas negras” facilitado hoy, la entidad trata una vez más de informar a la ciudadanía de la situación en la que se encuentran las costas a lo largo de las provincias de Alicante, Castellón y Valencia, además de abarcar “temas relacionados con la mala gestión ambiental por parte de las diferentes administraciones”, como es el caso del puerto de Alicante.

También cita también la gestión realizada en el caso del proyecto Castor, que califica de “nefasta” y sostiene que ha “costado millones de euros a todos los españoles”, o “la improvisación en los accidentes marítimos como el caso del buque Sorrento”.

“El fondeo de embarcaciones de recreo sobre pradera de Posidonia oceánica en la Isla de Tabarca (Alicante) se ha merecido también una bandera negra”, según han expresado fuentes de la asociación ecologista.

Además Ecologista en Acción resalta “episodios de contaminación con efectos negativos, como fue el desarrollo de una marea roja (bloom algal) en la playa alicantina de San Gabriel”, así como “el vertido de aguas depuradas al mar y afección por la construcción de la desaladora” en la zona de la desembocadura del río Seco, en El Campello y ha concedido una “bandera negra” a “la problemática de la erosión costera debido a la mala gestión ambiental del Gobierno valenciano presidido por el PP durante los últimos 20 años”.

Aguas residuales

En el informe denuncia “episodios de contaminación orgánica y de aguas residuales en aguas de baño en las que se asignan banderas azules” y la “regresión costera” por “la mala gestión hidrológica y de las costas, debida a urbanizaciones a pie de mar, diques de contención de riadas, regeneraciones artificiales de playas y obras de infraestructuras de ampliación de puertos y de defensa costera”.

 “Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las costas valencianas es el de la regresión costera y el impacto sobre uno de sus pilares económicos fundamentales: el turismo”.

“Según diversos estudios, la Comunidad Valenciana tendría la costa más erosionada de la península ibérica: el 14 % se encontraría afectado por procesos graves de erosión y el 52 % estaría en regresión, un deterioro causado por diversos factores”, entre los que destaca “la brutal ocupación del frente litoral”.

“Las regeneraciones artificiales de las playas, dejando aparte el coste económico, estarían afectando a las características de los sedimentos” a causa de “la artificialización de los aportes de sedimentos”.Esta circunstancia afectaría, sobre todo, a municipios valencianos como Miramar, Piles y Oliva”.

El informe alerta de la “disminución de aportes sedimentarios a causa de la sobreregularización de los ríos mediante embalses y otras obras”. Así, “en la cuenca del río Segura, la aportación de estos materiales que habría creado históricamente las zonas de dunas de su desembocadura supone ahora la regresión de la misma al reducirse estos aportes”.

Retroceso de la costa

Mientras, “la regularización del Júcar o del Segura ha sido muy fuerte y se ha ido limitando el aporte de nuevos sedimentos fluviales al sistema por parte de su principal fuente de suministros”, “esto puede apreciarse notablemente en la regresión de la playa de Babilonia en Guardamar del Segura, en Alicante, donde el mar está demoliendo literalmente las casas construidas hace años en la playa”.

 “El retroceso de la costa resulta más que evidente en algunos tramos del litoral valenciano y, aunque en otras zonas no sea tan palpable, es una tendencia generalizada”.

“Según algún experto, todo el litoral comprendido entre Benicarló y Oliva sufriría regresión en mayor o menor grado, otros incluso ampliarían este problema a toda la costa del territorio autonómico valenciano” “En lo que se coincide es en las zonas más críticas: Oropesa, Cabanes y las playas sur de Burriana en Castellón; el sur del puerto de Valencia, la desembocadura del Júcar en Cullera y el sur del puerto de Gandia, en la provincia de Valencia, y Santa Pola-Guardamar en Alicante”, asegura el informe de Ecologista en Acción. EFEverde




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies