CORONAVIRUS NATURALEZA

Balcones solidarios que ven florecer huertos urbanos

Un huerto urbano en un balcón. EFE/ La Huertoteca

Rafael González .- Efeverde .- Los hay solidarios, cantarines e incluso reconvertidos en improvisados centros deportivos; los balcones y terrazas, que han pasado a ser considerados uno de los lugares más venerados durante el periodo de confinamiento actual, también albergan rincones verdes donde florecen huertos urbanos.

Estos espacios, desde donde cada tarde se asoman mayores y pequeños para mostrar su solidaridad con todas aquellas personas que están luchando contra la pandemia causada por el coronavirus, acercan la naturaleza a los hogares a través de cultivos y plantas, que ayudan a oxigenar el aire y a reducir la contaminación atmosférica.

Poner en marcha un huerto urbano “no precisa de muchos materiales” y, sobre todo cuando “no disponemos  de demasiado espacio”, se pueden emplear aquellos recipientes que “utilizamos para macetas”, explica a EFEverde María Abalo, responsable de comunicación de La Huertoteca, un proyecto dedicado a la creación y diseño a medida de estos lugares naturales.

La clave está en disponer de luz natural porque “si no tenemos acceso a esa incidencia lumínica, no se podría dar un huerto”, apunta Abalo, quien especifica que “mientras dispongamos de una ventana, alféizar o un espacio por donde pueda penetrar algo de luminosidad, se puede cultivar”.

Se pueden plantar casi de todo, desde pimientos, tomates, lechugas a coles. EFE

Otros de los elementos necesarios serían el sustrato que, debido a las circunstancias actuales, “podemos aprovechar la tierra que ya tenemos”; y recipientes en los que poder sembrar “cuyo tamaño dependerá de lo que queramos plantar”, ya que una lechuga, por ejemplo, “puede crecer en un pequeña vasija de dos o tres litros de capacidad y una tomatera precisa de un mayor volumen”.

¿Qué podemos cultivar en el hogar?

¿Qué se puede cultivar en casa? “Prácticamente de todo”, señala esta experta, pues uno de los mayores inconvenientes, que sería acceder a las semillas, se puede solventar recurriendo a los propios alimentos que consumimos como pimientos, tomates, lechugas o coles, entre otros.

Hay que tener presente, además, los ciclos de la naturaleza, pues hay hortalizas, como la lechuga, “que se pueden plantar durante todo el año y requieren en torno a tres o cuatro horas de luz al día”, y otras “más exigentes”, como el tomate, que “necesitan entre seis y ocho horas de luminosidad”.

El riego, añade, también constituye un aspecto “fundamental”, por lo que “hay que vigilar que los cultivos posean humedad, además de “cerciorarnos de que el tiesto cuente con agujeros para poder drenar el agua”.

Curso digital gratuito

La Huertoteca ha lanzado un curso digital gratuito para “todo aquel que desee curiosear o empaparse de la información necesaria para iniciarse en el mundo de la horticultura” durante la cuarentena.

“¿Por qué no transmitir a los demás todo este mundo que a mí me llena tanto?”, se preguntó David Lagares, creador e impulsor de esta iniciativa, un ceutí al que su familia había inculcado la inquietud y pasión por este mundo y, al llegar a Madrid, “conocí de lleno el cultivo ecológico y me inicie con una pequeña parcela”, recuerda.

Una tarea para sobrellevar el confinamiento

Y es que la huerta urbana se convierte en una tarea “estupenda” para sobrellevar el periodo de reclusión y, en el caso de los niños, “puede ser una magnífica oportunidad para enseñarles valores como la responsabilidad, el cuidado o la constancia”, relata a EFEverde la psicóloga infantil especialista en Atención Temprana, Carmen Nevado.

Una actividad que, “además de mantenernos la mente ocupada”, también “fomenta la transmisión de conocimiento entre generaciones y sirve como vehículo para afianzar vínculos”.

El grado de ocupación durante los días de reclusión, asegura Nevado, dependerá de cada persona pues “algunas necesitarán contar con una agenda de actividades porque su personalidad y energía así se lo piden” y, sin embargo,  otras se decantarán por planes “más tranquilos como leer o ver la televisión”.

huertos urbanos coronavirus

Es una tarea “estupenda” para sobrellevar el periodo de reclusión. EFE/Mario Guzmán

Marcar un ritmo propio

“Cada uno debe organizar su día de forma que esté a gusto en casa, consigo mismo y con las personas que convivan bajo el mismo techo”, insiste esta especialista, quien recomienda “no dejarse llevar por la ansiedad ni las inmensas listas de cosas por hacer que estamos viendo estos días por las redes sociales”.

Todo pasa porque cada uno se marque su propio ritmo y considere “qué le apetece hacer cada jornada, pero sin objetivos irreales o difíciles de cumplir”, concluye la psicóloga Carmen Nevado. EFEverde

 




Secciones: