BIODIVERSIDAD AVES

Aves silvestres cogen fuerzas en invierno gracias a un comedero gigante

Jilgueros en el comedero cedida por Jaume Sañé. EFE

Mar Morales.- EFEverde.- Pájaros carpintero, jilgueros, currucas o estorninos acuden a un comedero de grandes dimensiones que ofrece todo un festín con manjares como semillas o frutas para recobrar fuerzas ante la dificultad de capturar insectos durante el invierno.

Así lo explica en una entrevista a EFEverde el naturalista y divulgador ambiental, Jaume Sañé quien alberga en su finca Soler de l’Espina -ubicada en Balenyà (Barcelona)-, un tronco originario de “un viejo roble que murió y ha sido adaptado para alimentar a los animales”, como una tradición que ya cuenta con más de treinta años de experiencia.

Los meses fríos, explica, acuden las aves a estos puntos geográficos al “buscar un clima más cómodo y comida” por lo que en esta finca encuentran ayuda para favorecer la conservación de las diversas especies.

Observatorio por pandemia

La pandemia por coronavirus ha motivado que el comedero de diez metros de longitud por tres de ancho cuente ahora con un observatorio con el que “cualquier persona puede contemplar de cerca a las aves y al mismo tiempo dar a conocer este rincón natural al público”, afirma Sañé.

Observatorio y comedero por Jaume Sañé. EFE

La llegada de aves migratorias a este peculiar mesón coincide con la reciente bajada de temperaturas al cobijar a “muchas especies de diferentes puntos de Europa”, por lo que estos días se pueden encontrar hasta una veintena de “comensales”, que según el naturalista, cada uno “tiene su horario y preferencias”.

Suñé sostiene que ha percibido que los pájaros carpintero optan por comida muy grasa ya que “normalmente comerían insectos” y durante estos meses, cambian a semillas u otro tipo de grasa, por lo que indica que para estos ejemplares “deben ser alimentos con mucha proteína”.

Sin embargo, aquellos que son granívoros durante todo el año, “siguen comiendo semillas de cualquier tipo”, aunque el divulgador matiza que, dentro de ellos, también hay distinciones, como el arrendajo que “toma solamente el maíz, al ser adecuado para su tamaño”.

Gustos personales

En este sentido, el naturalista apunta que un pinzón “no podría con el maíz, pero sí con semillas más pequeñas” y demuestran gustos personales como en el caso de los jilgueros a los que “les encanta las semillas de cardón”. Cada especie “tiene sus inclinaciones”.

El divulgador ambiental indica que este comedero “podría compararse con un restaurante ya que cuanto más amplio tengas el menú, más clientes acogerás” al destacar frutas como las manzanas, granadas o caquis entre “las favoritas de las currucas y los estorninos”.

Durante los últimos días han aumentado las visitas porque “se lo cuentan entre ellos”, bromea Sañé, ya que “el que lo conoce se queda y se trae a sus amigos”, por lo que anima a las familias y a otras personas con interés a conocer este espacio natural.

Simbiosis natural

Sañé añade que se trata de una “simbiosis” al tener a los animales muy cerca mientras cuentan con “comida gratis” por lo que invita a conocer más sobre las aves mientras éstas “disfrutan de su menú”.

Un carbonero toma fuerzas en la finca por Jaume Sañé. EFE

Durante este tiempo, explica, “hemos ido viendo qué les gusta y a raíz de la crisis sanitaria aprovechamos para explicar con el observatorio sus peculiaridades y promover la educación ambiental”.

Además recomienda que con la llegada de la primavera, época de cría de las aves, “podemos dejar de ayudarlas cuando cuentan con más alimento con la aparición de insectos y la floración” y esto también favorece “a que no se vuelvan dependientes del comedero y puedan aportar las proteínas necesarias para sus crías”.

De hecho, Sañé comenta que “en condiciones naturales no tendría que haber problemas para buscar alimentos”, aunque factores como la destrucción de sus hábitats o la crisis climática motivan a dar “alguna ayuda o recompensa”. EFEverde




Secciones:                        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com