NATURALEZA AVES

Casi 2.500 aves acuáticas invernan en la Laguna de Navaseca, en Daimiel

Un ejemplar de malvasía cabeciblanca. EFE/Mario De los Reyes

El último censo de aves acuáticas invernantes realizado en la Laguna de Navaseca, en Daimiel (Ciudad Real), ha arrogado una cifra de 2.464 ejemplares contabilizados de 24 especies diferentes.

El censo, elaborado por la empresa de ecoturismo activo ‘Caminos del Guadiana’ para la Sociedad Española de Ornitología (SEO-BirdLife), revela que la abundancia de aves en 2.022 está por encima de la media de los invernantes de los últimos cinco años (2017-2021), que es de 2.010 ejemplares.

El ornitólogo Alejandro del Moral, en declaraciones a Efe, ha explicado que este año es de destacar, con respecto al la media de los últimos años, el incremento de anátidas buceadoras porrones y fochas, y el descenso que se ha registrado en cuanto a la presencia de una especie muy significativa de esta laguna como son las malvasías.

En este sentido, ha destacado que es notable el incremento de porrón europeo con 305 ejemplares censados, la de patos cuchara común con 171 ejemplares y la focha común con un total de 165 ejemplares.

Por el contrario, es reseñable el que sólo se detectara la presencia de dos ejemplares de malvasía cabeciblanca, un dato que contrasta con las 19 censadas el pasado año, las 82 en 2020, las 93 en 2019, las 70 contabilizadas en 2018 y las 112 que se registraron en 2017.

Pueden llegar más invernantes

Del Moral ha comentado que, a pesar de estos bajos datos de Malvasía, «en unos meses la composición de la comunidad de aves de un humedal puede cambiar ostensiblemente, hay pasos migratorios, se pueden llegar más invernantes o comenzar a irse la aves estivales».

Incluso, ha añadido el naturalista, «en semanas o según las horas del día el censo puede cambiar, y como muestra es que hace unos meses las malvasías eran comunes aquí, pues estaban las parejas nidificantes con los jóvenes del año».

Del Moral también ha indicado que las gaviotas siguen siendo las dominantes en el humedal pero el uso que hacen de este espacio natural es como dormidero, contabilizándose 1.508 ejemplares de gaviota sombría.

Asimismo, resulta llamativo en el ceso el incremento de cormoranes registrados, con un total de 66 ejemplares, sobre los que, ha recordado el ornitólogo, «son una especie piscívora, de modo que o se han introducido peces en la laguna o están aquí están sólo de descanso».

Ha destacado igualmente la importancia de la laguna para los porrones pardo que «son escasos y amenazados», ha razonado, y de los que se han registrado un total de 10 ejemplares.

Dato curioso

También, ha advertido, el censo de este año registra como dato curioso la presencia de un ejemplar de una especie de porrón muy rara en Europa, de origen americano, el porrón acollarado, que recientemente fue avistado por un grupo de ornitólogos y naturalistas.

El censo se ha completado con la presencia de 63 ejemplares de flamenco común, 47 de ánade azulón, 31 de tarro blanco, 20 de gallineta común, 13 de combatiente, 12 de zampullín común, diez de ánsar común y de cerceta común, nueve de cigüeñuela, cinco de garza real, tres de aguilucho lagunero, como de agachadiza común, dos de rascón europeo, calamón y gaviota reidora, y un ejemplar de avefría europea.

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com